.- Buenos días Aldia, ¿estás más tranquila? Ayer te sentí asustada.

.- Sí, papi, estoy más tranquila, aunque temo que vuelva a pasar todo de nuevo.

.- No hija. El clima se está estabilizando porque la temperatura global no sube desde hace unos 10 años. Así se mantendrá durante siglos, aunque con exactitud no se sabe y ya la población que queda nos hemos adaptado, aunque con mucho esfuerzo.

.- ¿Qué quieres decir con la población que queda?

.- No te asustes, porque insisto que ya pasó todo. A principios del siglo XXI la población mundial era de unos 7.000 millones de seres humanos y casi el 40% vivía a menos de 100 kilómetros de la costa.

.- ¿Cuántos?

.- Uff, bastantes menos, hija, bastantes menos. Vamos a dejarlo así, no quiero que te afecte todo esto que estamos hablando.

.- Pero, ¿tantos perecieron?

.- Bastantes, insisto hija. A mediados del XX ya había científicos que independientemente de lo que decía la información de los gobiernos sobre el clima, pronosticaban desastres naturales y guerras como consecuencia de ello. Uno de ellos, tal vez el más lúcido, había lanzado una hipótesis, que llamó Gaia. Previó grandes catástrofes y en consecuencia grandes mortandades, para finalmente sobrevivir sólo unos cientos de millones de seres humanos.

.-¿ Y por qué la llamó así?

.- Gaia es el nombre que le daban los antiguos griegos a la madre Tierra.

.- ¿Y qué decía esa Gaia?

.- Siempre se supuso que la Tierra poseía las condiciones apropiadas para que la vida se diese en ella, y que la vida se había limitado a adaptarse a las condiciones existentes y a los cambios que se producían. La hipótesis Gaia, en aquel momento, lo que propuso es que después de unas condiciones iniciales que hicieron posible el inicio de la vida en el planeta, ha sido la propia vida la que las ha ido modificando, y que por lo tanto las condiciones resultantes son consecuencia y responsabilidad de la vida que lo habita.

.- Pero eso es como decir que la Tierra está viva y se regula sola para que siempre haya vida.

.- ¡Bingo!, qué hija más inteligente tengo, me maravilla.

.- Y ¿por qué decía eso? Si era un científico lo tendría que decir por algún motivo.

.- Claro. Él se basaba en tres argumentos que soportaban su hipótesis, por aquel entonces.

.- ¿Cuáles?

.- Un momentito, lo miro. Aquí está. Menos mal que esto es rápido. Pues decía y aún se siguen manteniendo esos argumentos como ciertos, que la temperatura global de la superficie de la Tierra permaneció constante o con muy pocas variaciones durante millones de años a pesar del incremento en la energía proporcionada por el Sol. Que la composición atmosférica permaneció constante, aunque debería ser inestable y que la salinidad del océano permaneció constante.

.- ¿Por qué hablas en pasado?

.- ¡Ajá, te has dado cuenta!

.- Él las formuló en presente, porque eso fue antes del cambio climático. Como consecuencia del mismo esos tres puntos se incumplieron. El cambio del clima fue demasiado rápido si consideramos el tiempo no a la escala humana, claro. La temperatura superó dos grados a principios del XXII, lo que hizo que la atmósfera cambiara junto con la salinidad del mar.

.-¿Y entonces qué pasa con Gaia?

.- Pues que irá cambiando lentamente el clima para que las condiciones sean óptimas de nuevo. Los modelos matemáticos hacen un cálculo de casi 1.000 años para que el clima vuelva ser como al principio del XIX. Eso suponiendo que cambie el clima para mejor, porque puede ocurrir que se quede tal cual. Pienso y siguiendo el discurso de esa teoría, que si la vida se adapta definitivamente a este cambio, siempre según Gaia, este cambio se considerará como bueno y así permanecerá.

.- Pero para nosotros no es el mejor.

.- Claro hija, pero ten en cuenta que para Gaia nosotros somos una especie más, no somos los reyes del planeta. Para ella lo que cuenta es el conjunto de la vida, no una especie en concreto.

.-¿Por qué no le harían caso?

.- La estupidez y el egoísmo humano, junto con los intereses políticos y comerciales no hicieron caso de las voces acreditadas que avecinaban lo que se les venía encima, y como para aquellas personas el cambio fue de forma lenta, reaccionaron cuando ya fue muy tarde.

.- ¿Qué se hizo entonces cuando dices que reaccionaron, papi?

.- La política o la organización de la sociedad antes del cambio estaba basada en lo que se llamaba la democracia representativa. Cada cuatro años, en la mayoría de los paises, se elegían a los representantes. Era el mejor sistema en aquella época pero bastante deficiente. No era participativo. La ciudadania no elegía siempre a los más preparados ni a los más honestos, pero mal que bien funcionaba si se comparaba con épocas anteriores. Lo malo de aquel sistema es que no veía mas allá de esos cuatro años, no tenía perspectiva ni visión de futuro.

.- ¡Ah! No tenían planes como los de ahora.

.- Esos planes que tenemos se pusieron después del desastre, como puedes entender.

.- ¿Por qué no los tenían si es lo más razonable?

.- No se darte una explicación lógica. Ten en cuenta que lo que hoy puede ser muy normal, en el pasado ni se tenía en mente.

.- ¿Y tú crees que podemos mejorar de cómo estamos ahora?

.- Si no afecta al clima seguro que sí. Porque de lo contrario el Consejo de Sabios no lo permitirá.

.- ¿Cuando se creó el Consejo? Es que presumo que tendré que hacer un trabajo sobre él.

.- Tendría que mirarlo pero fue despues de acabar la Guerra. No hubo más remedio. Esta vez no fue como la vez anterior cuando se creó lo que se llamó las Naciones Unidas.

.- Sí, ya sé lo que fue aquello.

.- Esta vez todo cambió por dos motivos, porque el desastre fue total y porque finalmente se tomó conciencia de que los seres humanos podríamos perecer como especie. Nuestros antepasados fueron culpables de todo.

.- ¿Hubo algún juicio a los responsables?

.- No hija, porque los responsables fueron todos, aunque los dirigentes más.

.- ¿Cómo se creó el Consejo, papi?

.- Déjame buscarlo y te lo explico. Ahora a hacer tus cosas que yo también necesito salir.

José Abeledo. Presidente de la asociación para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente Itaca.

Puedes leer el resto de capítulos del relato pinchando aquí.



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído