2017111119003667665.jpg
2017111119003667665.jpg

No es nada nuevo. Los aullidos vienen de lejos, de muy lejos. Todas en algún momento de la vida hemos sentido la mano peluda de un mal lobo tocándonos el culo y la dignidad. Un mal lobo, o un imbécil.

Una jauría de monstruos con formas diversas, cuya sombra lo impregna todo y contamina lo que toca. Yo la he visto en las fiestas primaverales y barriladas, en las cervezadas, en los cotillones, en la feria, en las discotecas, en los bares, en el autobús, al acecho en muchas multitudes y actitudes. Imbéciles peligrosos sedientos del beneplácito de la voluntad herida, se aprovechan de las grietas y los trenes baratos. Se alimentan de los pasos vacilantes de la juventud. De los lobos, y todos los seres, la peor estirpe es la de los que olvidan que tienen o tuvieron madre.

Imbéciles de antología. Y los hay, y muchos. Y hasta hoy, protegidos, silenciados, camuflados entre más imbéciles, clónicos, con la lengua intoxicada que les abre paso: Y esa es una calientapollas que habla con todos los tíos; es que tu amiga es muy guarra; te vas a poner más vista que el tebeo; Fulana es ligerita de cascos; qué facilona es Mengana; qué buscona es Sultana, ¿has visto cómo se viste la puta esa?.

Y cuánta perdida y tonta, sin guía, también, y tan sola, que confunde a un imbécil con un refugio. La libertad en los bosques oscuros es peligrosa. Y no nos enseñaron a protegernos de las esquinas ni a abrir los ojos en los portales. Y demasiado tiempo nuestro cuerpo ha sido campo abonado donde fermentan los prejuicios. Ahí, donde la herida es más profunda e irreparable y el desvalimiento y la fragilidad actúan de reclamo para el macho cabrío que acude, descerebrado y salvaje, a rematarse a sí mismo también.

Claro. Yo también he sido una chica idiota y eufórica, con deseos de disfrute y desenfreno, con minifalda y dieciocho años, hambrienta de baile y amor. Yo también he sido buena loba a la búsqueda de un lobo bueno, para jugar juntos, cuando hemos querido ambos.

No es nada nuevo. Lo que ocurrió hace dos veranos, ha pasado siempre. Pero ahora empezamos a identificar los sonidos, los olores y clasificar a las alimañas según su grado de imbecilidad feroz, para borrarlas, extinguirlas del todo.

Después del asco, la perplejidad, el ruido y el horror, sobreviene el dolor, pero también hay calma y conclusiones: no está todo tan podrido, y nosotras (y nosotros), estamos aprendiendo a actuar en grupo. No somos manada, somos civilización, y nuestros mecanismos de defensa, quiero pensar, son cada vez más eficaces.

Qué buscona es Sultana: Sultana que busque, que viva, que disfrute lo que quiera. Sultana es libre. Sultana tiene derecho a vivir como le venga en gana.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído