chiringuito tarifa.jpg
chiringuito tarifa.jpg

Sirvan estas líneas como especial homenaje a los trabajadores del Hotel 100x100 Fun de Tarifa.

Para que media España pueda disfrutar de sus merecidas vacaciones, hay otra media que trabaja a destajo desde hace meses. Sacrificados compatriotas que, bajo un sol de justicia y aguantando condiciones laborales y climáticas complicadas, se desviven por brindarnos unos días de asueto para el recuerdo, y que muchas veces son “recompensados” con nuestras destempladas respuestas agrias, malos modos y faltas de respeto, la mayoría de las veces injustas.

Son los que hacen posible que la habitación de nuestro hotel esté arreglada, la paella del chiringuito en su punto, la cerveza de la terraza bien fría, y la playa adecentada para cuando vayamos a plantar la sombrilla como hiciera Colón con el pendón de Castilla en América. Temporeros vacacionales, que soportan jefes abusones y horarios deshumanizados con tal de ganarse las únicas “perras” a las que aspiran para el resto del año.

Ni que decir tiene que hay otros profesionales a nuestros ojos más heroicos (bomberos, policías, personal sanitario…) pero estos reciben reconocimientos por doquier, así que hoy quisiera romper una lanza por estos infatigables currantes que hacen nuestros veranos más sencillos, más cómodos y, a veces, incluso más glamurosos e inolvidables.

Sirvan estas líneas como especial homenaje a los trabajadores del Hotel 100x100 Fun de Tarifa, que han sufrido recientemente un accidente laboral del que hasta el momento, se cuenta dos fallecidas y varios heridos graves. A la espera de que los propietarios del Hotel y Endesa dejen de echarse mierdas y culpas los unos a los otros, y tomen un sorbo de sensatez y decencia, son un claro ejemplo de lo sacrificado de estos profesionales, y de las lamentables condiciones en las que tienen que trabajar, a veces jugándose la vida, como ha sucedido con la joven tarifeña de tan solo 33 años y la de Facinas.

La investigación pondrá a cada cual en su sitio y esperemos que la Justicia haga su labor, y paguen quienes tengan responsabilidad en un episodio tan triste como el vivido en Tarifa. Mientras tanto, no estaría de más que la próxima vez que tarde en servirnos el camarero que atiende nuestra mesa y veinte más, respiremos hondo, contemos hasta diez, miremos alrededor y seamos sensibles con su situación. No pasa nada por esperar cinco minutos más. Estamos de vacaciones. No aticemos con el mismo látigo con el que nos fustigan a lo largo del año ni caigamos en los mismos defectos que denunciamos en los demás. 

Ánimo a los heridos del Hotel100x100 Fun. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído