Cabreo de Hernández, en el Parlamento andaluz, en una imagen reciente.
Cabreo de Hernández, en el Parlamento andaluz, en una imagen reciente.

Estimada Presidenta,

Siento como una obligación, como ciudadano y como andaluz trasladarle mi enorme preocupación por los hechos de la pasada semana en la sesión del Parlamento de Andalucía.

Porque, honestamente, como andaluz, siento vergüenza ante lo sucedido el pasado jueves en el Parlamento de Andalucia con la actitud de portavoz del grupo parlamentario VOX, Alejandro Hernández de desprecio y falta de respeto hacia la presidenta del Parlamento y la propia Institución. Las frases recogidas por los diversos medios de comunicación así lo evidencian.

No son de recibo las explicaciones y justificaciones posteriores a esa conducta. Al parecer, tras una reunión en privado, la conclusión ha sido hacer “borrón y cuenta nueva”. O las declaraciones del propio presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno y el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín que no consideran necesaria una disculpa.

Estos hechos en si mismos son absolutamente injustificables y no podemos permitir entrar en un cruce de acusaciones respecto a otros ámbitos para caer en un rancio “y tú más” que resulta insultante a la ciudadanía.

Son estos hechos los que hacen que las personas pierdan la confianza en las instituciones. Me duele en lo más profundo cuando recuerdo la intensa lucha durante tantos años de tantas personas, que incluso se dejaron la vida para que hoy, todos nosotros podamos disfrutar de una democracia, de un marco normativo, de unas reglas de juego, de unas instituciones que tienen la obligación de, cuando menos, respetar todo el trabajo realizado, todos los logros alcanzados. Unas instituciones que deben ser la salvaguarda de nuestro régimen democrático, que tienen que ser la mayor referencia para las mujeres y hombres de hoy, del mañana.

No podemos consentir estas actitudes en representantes públicos, de ninguna manera, y es su obligación como presidenta del Parlamento de Andalucía defender la integridad de la institución que es en realidad la de todos las andaluzas y andaluces. No se puede hacer oídos sordos ni pasar página, rotundamente no. Eso supondría abrir la puerta a que vuelvan a ocurrir situaciones similares en el futuro.

Algunos, entre los que humildemente me encuentro, defendemos siempre nuestras instituciones. Es en ellas a las que debemos ampararnos, son ellas las que tienen que velar por las reglas del juego que hemos definido entre todos y las encargadas de que nuestra sociedad siga progresando en bienestar, dignidad e igualdad.

No podemos hacer borrón y cuenta nueva Sra. Presidenta. Andalucía no se merece eso, después de tanto trabajo, esfuerzo, sacrificio, de varias generaciones me atrevería a decir. Debe tomar las medidas disciplinarias que el régimen de la cámara le otorga y que como presidenta tiene la obligación de aplicar. Cualquier representante público que opta a ese cargo de manera voluntaria y que representa a tantas personas no puede tener, de ninguna manera esa conducta y actitud. Es hora de defender las instituciones de esas agresiones que en verdad son un insulto para Andalucía.

Estoy a su disposición para mantener una reunión y estudiar vías en la que pueda ayudar a ello.

Un cordial saludo

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído