Jóvenes ejemplares frente a la barbarie

logo lavozdelsur

Francisco Casero / Ezequiel Martínez

Un grupo de jóvenes ha limpiado este pasado domingo el paseo de El Espolón de Logroño tras los incidentes del pasado sábado. Autor: RTVE La Rioja
Un grupo de jóvenes ha limpiado este pasado domingo el paseo de El Espolón de Logroño tras los incidentes del pasado sábado. Autor: RTVE La Rioja

“Cualquier persona sabe que la maldad es voluntaria, y los legisladores así lo aceptan cuando penalizan a los que van contra la ley sin haber sido obligados y sin ignorancia responsable". "Hay hombres tan echados a perder que no parecen responsables de sus actos" (La responsabilidad moral, Éticas, Aristóteles). Barcelona, Bilbao, Madrid, Vitoria, San Sebastián, barriada de Pino Montano (Sevilla), barrio de Huelin en Málaga, Santander, Valencia, Burgos, Ceuta, Logroño. Ciudades todas ellas de las que guardamos recuerdos y vivencias entrañables, sacudidas por el vandalismo en torno a la noche de Halloween, ese fenómeno bárbaro importado del mundo anglosajón. Y antes de la celebración de las fiestas íntimas y entrañables de los Santos y los Difuntos.

Grupos antisistema, radicales de extrema, da igual si son de izquierda o de derecha, negacionistas de la pandemia, alborotadores profesionales, aficionados ultras del fútbol insano y violento, propietarios y empleados de restaurantes, y bares de copas, indignados y cabreados por la situación económica provocada, no por el Gobierno Central ni por los autonómicos, sino por la Covid-19, se pusieron la capucha y el uniforme de bárbaros del Norte, del sur, de la Rioja, y se lanzaron a celebrar su particular Halloween, en sus respectivas ciudades.

Ataques a establecimientos, rotura, violenta de escaparates, saqueo de mercancías y productos, quema y destrozo de mobiliario urbano. Todas estas señas de cultura y civilización, fueron grabadas por móviles y cámaras de TV, que acuden al festín como los buitres en busca de carnaza. Fueron centenares los provocadores, en cada ciudad, pero la televisión agranda y lo micro se hace macro con planos cortos de un lugar reducido de la ciudad. Agentes heridos, decenas de detenidos. ¡Viva Hallowenn! ¡Viva la barbarie! La mayor parte de los líderes políticos responsables han criticado duramente estos incidentes, aunque no todos, como Vox que lo apoya, que recuerdan a los de 2005 en los suburbios y barrios marginales cercanos a París. Ahora, en protesta por las medidas y restricciones de movimiento decretadas por el Gobierno de España y los gobiernos de las Comunidades Autónomas y por los gobiernos de toda Europa.

Los miles de muertos y los millones de contagiados en el mundo hacen necesario, aunque sea doloroso, un confinamiento que debería ser más drástico, como en la primera oleada y durante varias semanas, si no queremos colapsar todo el sistema sanitario y condenar a la muerte a miles de personas que podrían salvarse de esta hecatombe, sino tomamos con firmeza esas medidas duras, pero necesarias e imprescindibles, como afirma Angela Merkel al anunciar el cierre del ocio en Alemania: “ No es solo una medida sanitaria, también es económica. Cuanto más tardemos en actuar, peor será para la economía”.

Y ahora viene la buena noticia. En Logroño, tras la noche de Halloween que nos mostró la maldad y fealdad del ser humano violento y delincuente, amaneció un día de Todos los Santos, en el que un grupo de varias decenas de jóvenes logroñeses se convocaron en las redes (al igual que los delincuentes, violentos y radicales negacionistas) para dar una lección de ética, moral y ciudadanía aristotélica. Armados con mascarillas, bolsas de basura, escobas, guantes, etcétera, estas brigadas ciudadanas fueron recogiendo los destrozos de los bárbaros, colocando el mobiliario y dando una lección de ciudadanía y democracia a los energúmenos que salidos del infierno quisieron sembrar el caos y el pánico entre la gente de bien.

¡Qué gran lección la de estas muchachas y muchachos! Con la pandemia campando a sus anchas, aniquilando vidas, y con la amenaza del Cambio Climático, la realidad nos muestra las dos caras de nuestra sociedad: dignidad, compromiso, ciudadanía, sacrificio, defensa, de los valores de la democracia, frente a la barbarie, la violencia y la destrucción social que propugnan esas minorías jaleadas por grupos y partidos de extrema radicalidad que habría que atar en corto bajo el Imperio de la ley.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído