Artículo de opinión escrito por Iván Casero, titulado 'La amargura de la naranja'.
Artículo de opinión escrito por Iván Casero, titulado 'La amargura de la naranja'.

Origen de la pólvora en manos de los chinos, siempre me llamó la atención que al acercar un cerrillo encendido o llama del mechero a una cáscara de naranja, y la doblaba, se inflamaba con gran interés siendo niño. Las esencias de naranjas sevillanas son publicitadas con llamativos calificativos en caras bebidas espirituosas importadas, y que afortunadamente ya empezamos a valorar y exigir consumiendo las fabricadas aquí.

Es conocido la atracción inglesa por la mermelada de naranja amarga, curioso que conviviente con el mayor naranjal amargo del mundo, no transformemos una gran parte en ese dulce untable aunque no sea de nuestra tradición. Mi amigo José Antonio las recoge en una plaza peatonal, en su punto óptimo de maduración anunciado por el dueño de la cafetería allí emplazada, pues huye de los malos humos de los coches que impregnan las vías por donde circulan de ese negro hollín proveniente de los tubos de escape. Coches eléctricos o de hidrógeno, pero sobretodo bicicletas y a pie harán que podamos rentabilizar estos frutos en nuestra gastronomía mediterránea.

Es tal la cantidad producida, el dispendio que tenemos acabando en gran parte en vertederos, que se está investigando hasta para estabilización de lodos de depuradora de las aguas residuales de Sevilla, por su aporte de fibra. Fruto, no residuo, maravilla a forasteros ante el colorido que aporta, así como aromas que impregna el ambiente, gran fuente de vitamina C, quema grasas, efectiva ante dolencias de estómago, disminuye la presión arterial y reduce el colesterol. Se utiliza para el singular licor de naranja amarga, para el maridaje perfecto con el chocolate puro e insustituible en el aliño de nuestras aceitunas de verdeo.

El aceite italiano de bergamota es un aceite esencial muy apreciado en cosmética que se extrae de la naranja muy madura y concretamente de la corteza por presión de la bergamota, Citrus bergamia. Si se quiere aun así dotarle de sabor dulce a la naranja amarga, la miel certificada ecológica CAAE le complementa hasta alcanzar ese punto más grato para la mayoría de nuestra gente.

La verdadera amargura de la naranja agria es debida a que a pesar de tantos y tantos años impregnando identitariamente nuestra tierra, no ha sido capaz de materializar una gran economía cuya base sea los frutos de nuestras calles y campos. Falta investigación de nuevos usos que pongan en valor las excelentes propiedades del naranjo amargo Citrus aurantium, empresarios con carácter innovador y demandantes ciudadanos de estos frutos, transformados y valorizados.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído