Almendros en flor.
Almendros en flor.

Ayer vi impactado una plantación en riego de almendros en flor, un espectáculo de color, blanco nieve y una ópera de zumbidos de abejas en busca del preciado néctar. Una foto de detalle que inspira tranquilidad.

Sin embargo el paisaje era desolador, ni una brizna de hierba de esta primavera en el ruedo, ni la laureada cubierta vegetal en calles y de trabajadores ni rastro. El suelo desnudo, con guijarros en superficie, es la dura imagen de lo que se avecina. A continuación, se producirá la fumigación a diestro y siniestro, asesorados por técnicos de casas de fitosanitarios a partir de productos químicos de síntesis, conllevando la muerte anunciada de colmenas alquiladas para polinizar a sabiendas y sin producción de miel, lluvias convertidas en arrastre de toneladas de suelo, colmatando arroyos y ríos, un sistema tan industrial que hipoteca su futuro. La pela es la pela, las externalidades las pagamos y sufrimos todos, sin embargo la almendra donde mejor se conserva es con cáscara.

Los linderos de campos de secano siguen contando con almendros testigo, resistiendo avatares y siendo referencia. Tenemos la mayor superficie mundial, la mejor almendra del mundo la marcona y sin embargo sólo preocupa producir más, le pese a quien le pese, a unos agricultores de grandes impactos, consumos para grandes producciones hasta que el sistema aguante, sin generar trabajo estable. ¿Y tú de quién eres? Lectura obligada de un consumidor, responsable y con ganas de vivir, a la etiqueta de precio más bajo de unas almendras sin enseñar su nocivo sistema de cultivo hasta para el ser humano. “Caro es el desconocimiento en nuestra alimentación, barato la mejora en la educación de nuestra Salud”.

Descontaminar lo contaminado nadie lo evalúa, ni balances económicos ni auditores, y menos para las generaciones futuras. Las Universidades a través de sus facultades de Económicas y Empresariales han de tomar buena nota del almendro como cultivo, social y medioambiental es nuestra bandera, cultivado en los espacios de mayor biodiversidad de Europa.

“Aunque tengas más amores que flores tiene un almendro, ninguno te ha de querer como yo te estoy queriendo”. Que la belleza de la floración no nos haga perder la visión del suelo, por una agricultura ecológica y sostenible en nuestro tiempo.

Comprar almendras certificadas ecológicas por CAAE, con cubiertas vegetales, con vida silvestre todo el año, con arroyos de agua limpia y con vegetación de ribera, setos en linderos repletos de biodiversidad, nidos de insectívoros, de rapaces, de murciélagos, hoteles de insectos, miel ecológica, nos permite saborear con plenas garantías los frutos y aromas de la tierra sana que queremos de presente y de futuro.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído