Festivales

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

ana_morales_-_festival_jerez.jpg
ana_morales_-_festival_jerez.jpg

En general, resulta cansino el abuso de la celebración de efemérides que se produce hoy en día, por eso precisamente resulta chocante que el Ayuntamiento no se haya volcado en mayor medida con el vigésimo aniversario del Festival de Jerez. Veinte años es una cifra lo suficientemente redonda como para haber programado algo especial, algo grande en la calle. Es un hecho que el Festival está plenamente consolidado en Jerez, nadie duda del beneficio que supone para la economía de la ciudad (bares, restaurantes, hoteles, tiendas) un evento que se prolonga a lo largo de casi tres semanas, aunque tanto tiempo después de su inicio sigue habiendo un cierto desencuentro de buena parte de la ciudadanía hacia el mismo.

Por ahí tal vez es por donde se podía haber hecho algo más, algo propio del Ayuntamiento que, por un lado, homenajeara al Festival y, por otro, lo hiciera más palpable en la calle para lo que se llama habitualmente gran público, más allá de su colaboración en exposiciones y muestras que en la mayoría de los casos son iniciativas ajenas (la estupenda exposición Objetivo Flamenco, de Juan Salido en la plaza del Arenal –por cierto, Juan, te lo dije y desgraciadamente se cumplió- o los espectaculares murales de las ‘Presencias’ de Juan Carlos Toro) aunque cuenten con la colaboración del Ayuntamiento o el Teatro Villamarta. No soy yo partidario de grandes fastos y menos aglomeraciones –a mi edad ya…– pero creo que hay ocasiones en que hay que echar el resto. Vale. Para el vigésimo quinto…

CODA: Mención aparte merece Flamencook. Cocina con compás, que me lo comí, Paco, me lo comí, y mira que tenía una pinta estupenda. Para la próxima...

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído