feria-29.jpg
feria-29.jpg

En la Feria del Caballo ocurren fenómenos extraños. Muy extraños. La tolerancia del individuo a determinadas canciones simplemente va más allá de lo que hasta ahora se consideraban tácitamente límites humanos.

En la Feria del Caballo ocurren fenómenos extraños. Muy extraños. La tolerancia del individuo a determinadas canciones simplemente va más allá de lo que hasta ahora se consideraban tácitamente límites humanos. ¿Por qué personas de mediana edad, razonablemente sanas, escuchan hasta cuatro o cinco veces en un día canciones horrorosas, tan horrorosas que cuando salen por la radio cambian de emisora en un día normal? ¿Qué mensajes ocultos, qué poder hipnótico tienen Vivir contigo una noche loca, Bamboleo, bambolea, porque mi vida yo la prefiero vivir así o Follow the leader, solo por recoger una pequeña muestra, que las hacen tolerables durante ocho días?

Como es lógico, se ha creado un nuevo equipo de trabajo multidisciplinar, en el que participan eminentes lingüístas, antropólogos y camareros, no porque los representantes seleccionados de los dos primeros colectivos sean muy dados a empinar el codo, que también, sino que se ha considerado que el gremio de la hostelería puede realizar importantes contribuciones empíricas. Aunque los trabajos son muy preliminares, este humilde cronista ha podido averiguar que se están realizando importantes cotejos con otras celebraciones humanas, en especial con las bobes, término científico para nombrar a las bodas beodas de toda la vida de Dios. Las primeras conclusiones son evidentes, una caseta de feria y una boda beoda tienen muchas similitudes, que van desde la exaltación de la amistad, la mancha de vino en la pechera (ellos) o la rotura generalizada de medias (ellas).

Pero los trabajos están siendo, ya digo, muy exhaustivos. Fuentes consultadas aseguran que en el caso de Follow the leader se está incluso probando con una edición en vinilo puesta al revés, para ver si encierra algún mensaje satánico, como esa leyenda urbana de los Led Zeppelin. En Bamboleo se están comparando distintas versiones, en especial la de Julio Iglesias y los Gipsy King, resultando que los votantes del PP prefieren la primera y los de PSOE y Podemos se decantan por la del grupo francés (de las preferencias de Ciudadanos e IU no hay por ahora conclusiones, si bien los primeros piden todo el rato Happy y los segundos a Sabina, como si la cosa no fuera con ellos). Respecto a La noche loca, las conclusiones son tajantes: es inexplicable que siga sonando después del meme que circuló por internet y whatsapp hace unos meses (exacto, el de la señora de una peli de los años 40 o así que se carga un disco y dice estar hasta ese sitio concreto de la cancioncita de marras).

Dentro de unos meses, tras un trabajo de campo en los chiringuitos playeros (por cierto, no vive bien este equipo ni nah), está previsto que el grupo multidisciplinar dé a conocer por fin sus conclusiones y, esperemos, este misterio quede definitivamente resuelto. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído