El gobierno municipal ha claudicado ante la lógica de la costumbre, la costumbre que indica que primero va el Gran Premio de Motos, luego va la Feria del Caballo y después el Rocío.

Los caprichos del calendario han emparedado a la Feria del Caballo de 2018 y el gobierno municipal ha claudicado ante la lógica de la costumbre, la costumbre que indica que primero va el Gran Premio de Motos (aunque el año que viene caiga del 4 al 6 de mayo, es decir, algo más tarde de lo habitual), luego va la Feria del Caballo y después el Rocío. Como quiera que el año próximo la romería se iniciará en Jerez el día 16 de mayo, la Feria se ha quedado sin fechas: o se montaba (con perdón) con las motos o se montaba (mucho más perdón) con el Rocío. Ante este panorama, el gobierno municipal no ha querido hacer un feo a los rocieros y ha decidido que el ‘monto’ sea con el fin de semana de motos al poner la Feria entre los sábados 5 y 12 del mes de María.

Bien… por ahora el ‘ferragosto’ nos ha impedido escuchar qué tienen que decir al respecto distintos sectores e instituciones, pero las posiciones de partida son claras. De una parte están los hoteleros, que pierden un fin de semana de plena ocupación; de otra los hosteleros, que a buen seguro verán como el atractivo del Real merma la caja del sábado de motos, y de otra está la delegación de Gobierno, que tiene que empezar a prever una gran presencia policial para atender a la ‘motorada’ en distintos municipios de la provincia y la inauguración de la Feria de Jerez. A ver, es cierto que estos dos hechos casi han coincidido otras veces (los famosos sábados de pre feria, con el Gran Premio y el inicio de la Feria en domingo) y que tampoco ha sido para tanto, pero es que ahora hablamos de un sábado de feria con todos los avíos, encendido incluido. Cuando se daba esa circunstancia siempre había en el Real algún grupo de moteros el sábado de pre feria —qué ‘risas’ un día que metieron dos motos en una caseta en la que estaba yo con unos amigos y empezaron a darle gas, es que me troncho solo de recordarlo— igual que el domingo tras las carreras, postergando el regreso… pero nada que ver con lo que puede haber en Jerez dicho sábado de encendido.

Volviendo a la idea inicial, al emparedamiento de la Feria entre esas dos fechas inamovibles del Gran Premio y el Rocío, lo que parece seguro es que el gobierno municipal no se ha planteado excepcionalmente que la Feria se moviera hacia delante o hacia detrás (en Sanlúcar su feria va delante o detrás del Rocío según caiga la romería) y si lo ha hecho le ha temblado el pulso. Realmente, si no se quería ‘montar’ nada con las Motos, la Feria tendría que haberse ido del 21 al 28 de abril, dos semanas antes, ya que de moverse solo una —del 28 al 5 de mayo— hubiera tenido el mismo problema, pero en vez de entrada sería de salida. Respecto al Rocío es lo mismo pero al revés, no se hace del 12 al 19 porque los romeros jerezanos se van el 16, pero tampoco podría hacerse del 19 al 26 porque el Rocío propiamente es el 21 y estamos en las mismas, con lo que la Feria debería ser del 26 de mayo al 2 de junio, que a alguno le parecerá muy tarde…

Bien, entre que se monte en Jerez un pitote motos-feria, hacer un feo (o así) a los rocieros o irse a fechas inusitadas, el gobierno municipal ha optado por lo primero. Parece cuestión de tiempo que distintas voces le hagan llegar al Ayuntamiento que hubiera sido más fácil lo segundo o lo tercero…

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído