con_mi_bandera_por_02_1
con_mi_bandera_por_02_1

Ya, lo sé, lo publiqué en este blog: Inés Arrimadas es de Jerez. Junto a Albert Rivera ha llevado a Ciudadanos a obtener 25 escaños en el futuro Parlamento catalán. El periodista Jordi Colomé escribió el pasado día 22 en El Español un excelente artículo sobre la paisana, cuya biografía está vinculada a Cataluña. Os recomiendo su lectura. Ha triunfado, pero fuera de Jerez. Una de las asignaturas pendientes de mi pueblo es renovar esa galería de personajes que, encumbrados por medios y asociaciones con tufo antiguo, dicen representar a la ciudad. Es hora de que la gente asuma su lugar y reconozcamos el brillo de otros, tan dignos o más. Inés es una jerezana emigrada a Cataluña, por la política y el trabajo. Es motivo de orgullo.

Los 732.000 catalanes que han votado a Ciudadanos no han tenido en cuenta que Inés no ha nacido en Cataluña, todo lo contrario, un español tiene, tenemos, el derecho al éxito en cualquier punto de nuestro territorio. Odio, con toda mi alma, ese catetismo ilustrado que arraiga en las ciudades, en las provincias, en las autonomías, en los países. ¿Se molestan los franceses por el origen catalán (nació en Barcelona) de su primer ministro, Manuel Valls? Todo lo contrario. Es un signo de tolerancia, de cultura, de globalidad. Los ismos me joden, me da tanta pereza discutir con alguien por el absurdo hecho de haber nacido aquí o allí.

Me apasiona el panorama que ha quedado en Cataluña tras sus elecciones autonómicas. No den nada por hecho, en absoluto. Esperemos unos días para presenciar, desde nuestra butaca ante la televisión, los cambios que nos aguardan. Somos muchos los que pensamos que los catalanes deberían haber votado en un referéndum, negociado, pactado, sin miedos. Temer que se vayan, que dejen de formar parte de España, eso no me quita el sueño. Mis preocupaciones, como andaluz, insisto, son otras. Que no os confundan, allá ellos. Cataluña está dividida, las diferencias de votos entre los del sí y los del no son pequeñas: es la clave.

La bandera

Me gusta esta foto, que me hizo en mayo de 2013 en la cubierta la fragata Santa María mi apreciado amigo y magnífico fotógrafo Esteban Pérez Abión. Escribí entonces un comentario en el blog, porque andaba enfadado con algunos personajes de medio pelo: “El cambio de modelo es inevitable, no se darán cuenta hasta que les pase por encima. Unos y otros. ¿Facha yo? La madre que os parió, que no tuvo la culpa de lo que sois ahora y seréis siempre. No os odio pero me importa poco lo que os pase”.  Lo admito, estaba muy enfadado, pero pasaron los meses y Dios dejó que las cosas ocurrieran. Y pasarán muchas más.

Pero, regresando a la bandera hemos de conseguir que sea de todos y no de quienes la exhíben para presumir de españoles. A España se le defiende con el corazón y el talento. El primero lo tenemos jodido con tanto cabrón suelto en todos los ámbitos y el segundo corre a otros países a buscar trabajo.

Yo no llevo la bandera en pulseritas, ni en el reloj, menos aún en el trasero del coche, tampoco hago alardes, la llevo en el corazón. Y respeto, como nadie, la memoria histórica en un país donde en estos años no se ha querido situar en su lugar a los muertos del bando perdedor que era, no lo olviden nunca, el legítimo, el democrático. Los del gallego bajito eran unos golpistas.

Sufrimos un golpe de Estado y murió mucha gente después de la guerra. A todos los que denunciaron y señalaron con odio y cobardía a quienes luego fueron ejecutados, mi más absoluto desprecio, no perderé un segundo en ellos, pero procuro no olvidarlos, por si se repite. Muchos defienden aún aquellos asesinatos, son de los que hasta niegan el Holocausto.

El homenaje

Más polémica. Un homenaje mañana en Jerez a un “ilustre gaditano”: José Maria Pemán. Pero no es por la tradicional rivalidad e indiferencia con la que se tratan jerezanos y gaditanos. No. Es un acto de desagravio a la decisión de la mayoría de la corporación municipal (Ganemos, IU y PSOE) de retirar un busto del escritor que la anterior alcaldesa había colocado en el vestíbulo del Teatro Villamarta. Trufada por unas declaraciones muy duras contra el escritor realizadas en sesión plenaria por la edil de IU, Ana Fernández, quien por cierto ya no tiene escolta y ha posado en Interviú, pero junto al busto, no sean mal pensados.

El homenaje dará que hablar, por lo menos en ABC, ya que contará con la intervención de su director, Bieito Rubido, el periodista Antonio Burgos, el catedrático de la UCA Manuel Bustos y Manuel Guerrero, nieto del escritor. Al vino invita González Byass y el local es de propiedad municipal, cedido a la Asociación Católica de Propagandistas que preside Carlos Romero. Por medio una demanda de los familiares contra la concejala comunista y el entusiasmo de algunos recalcitrantes de la ciudad al encontrar un filón mediático. Espero, por el bien de Jerez, que acabe la polémica pronto porque hay otros temas que merecen más atención.

Una de música

Me cae bien Ismael Serrano, ojalá “el grito de los cansados” se escuche con fuerza en las elecciones generales de diciembre. Que nuestra decisión sea la acertada depende de nosotros, que no se olviden. Su vídeo es la historia de una cooperativa de artes gráficas. De pronto me he acordado de Jerez Industrial, de la decadencia de mi pueblo, de lo que es importante.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído