Cris Borruell, una gran enfermera que siempre emociona
Cris Borruell, una gran enfermera que siempre emociona

Cris Borruell, @crisborruell en twitter, escribía hace unas semanas un hilo que leerlo emociona. Su clave como dice es leer miradas y escuchar silencios. Y esto es lo que nos regaló que me apetece recuperar como Escuela de Salud:

Hay pequeñas notas que son mayor elogio que pueden darte como #enfermera.

Hay notas que no querrías recibir porque llevan con ellas una #despedida.

Dias en que #Sentimientos dispares  se mezclan como ocurre desde hace ya un año...

Un año que me ha enseñado, que #acompañar no se aprende sin más y vives unas situaciones en las que eres un aprendiz en prácticas constantes.

Aprendes de tus errores,

aprendes de lo que escuchas,

aprendes de quien vive su #vida hasta el final.

Vidas con muchas #Historias a sus espaldas,

Vividas en años y situaciones difíciles que endurecen física y emocionalmente.

#personas que defienden su #autonomía en un continuo equilibrio con la #fragilidad, aún con la #soledad como precio.

#Debilidad, #dolor, #miedo, #incertidumbre ante algo desconocido que les lleva a ver sus opciones ( es mucho lo vivido ya).

Y hay días buenos y otros que todo está en contra y como casi siempre, tras la #inquietud y el #malestar que no se puede explicar crece la #impotencia.

Y lejos de etiquetar hay que saber el motivo, a veces puede ser algo tan simple como una sequedad de boca que impide articular palabra Y así es como se pasa a ser una barman con #EPIS moviendo una  botellita, con limón, espesante y una infusión por el pasillo.

En medio de eso, el virus traicionero cada día tiene más poder, y es más dueño de la situación. Y ellos que han visto muchos finales, y no de peliculas, saben  ver el día en el que  han perdido la partida. Reconocen la derrota y sólo desean no #sufrir en su desenlace...

Esos días hablan ellos, escuchamos nosotros, hacen balance de su vida, si queda algo pendiente, si eran felices, aquello que daba color a los días ya pasados y deseos guardados y nunca compartidos...

Y llega el día en que el #silencio lo envuelve todo y sólo lo rompen palabras que se repiten sin sentido aparente aunque signifiquen un sentir. Hasta que oyes tu nombre salir de esos labios... 

Quiere tu #presencia, tu #compañía, te tiende su #mano y tu le das la tuya.

Te quedas allí al lado de esa cama viendo la victoria de ese virus sin clemencia.

Acompañas no puedes hacer más y lo haces todo.

Ella sonríe, mira a un punto y dice "allí, allí". Quiero pensar que dos personas que la querían, la acompañan, la calman y la consuelan. 

El virus ha ganado a su cuerpo pero su #alma sigue en paz y esa es su victoria (y mi secreto consuelo).

Que la terra et sigui lleu, que la tieta Núria i el teu pare en Josep t'hagin donat la mà fins on el teu marit t'espera per ballar un pas doble.

Jo em quedo aquí amb l'aprés de tu i les petites coses que fan sempre feliç si les saps valorar.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído