Los 'Curris' de 'Fraggle Rock'.
Los 'Curris' de 'Fraggle Rock'.

Los últimos acontecimientos en el seno de la supuesta izquierda alternativa al PSOE andaluz me han hecho recordar a aquellos personajes llamados Curris de la legendaria serie infantil y no tan infantil de los Fraggle Rock. Los Curris eran unos diminutos personajes ataviados con indumentaria de currantes que se dedicaban de manera incansable a hacer construcciones, pero su mayor dedicación era la de reconstruir por las noches aquellas que eran destruidas por el día todo por el resto de personajes del universo de esta serie.

Así es, en el seno de la izquierda andaluza alternativa, mientras algunos están ocupados y preocupados en tender puentes de entendimiento y consenso capaz de aglutinar a una mayoría social para hacer frente a las políticas económicas neoliberales que poco a poco la derecha (PP y Cs) en el gobierno autonómico apoyado por una ultraderecha montaraz y con muy pocos escrúpulos, otros se dedican a desandar cuando no a deconstruir esos espacios de entendimiento para construir unos nuevos donde seguir poniendo palos en las ruedas al consenso.

De esta manera se puede entender, aunque no explicar ni mucho menos justificar los movimientos de los Anticapitalistas, formación política de ideario troskista. Siendo una corriente dentro de Podemos, deciden abandonar la formación morada para posteriormente integrarse como partido en la marca Adelante Andalucía que preconizaron Podemos e IU junto a un par de minúsculas y testimoniales formaciones andalucistas con el objeto de liderar un nuevo sujeto político bajo esa marca alternativa al PSOE en Andalucía independiente de Podemos y de IU, al estilo de En Comú de Ada Colau, para darle, según manifiestan, una voz propia a Andalucía en el Congreso de los Diputados.

Esta operación, mas partidista que política, no exenta de personalismo y de un trasnochado purismo ideológico excluyente aderezado con un nacionalismo andaluz cuasifolclórico que ha fracasado en cuantas intentonas de darle forma política se han acometido, está preconizado por Teresa Rodríguez y por su pareja el alcalde de Cádiz, José María Gonzále, Kichi.

De nada ha servido, que desde el respeto en Podemos a nivel nacional y mucho menos a nivel andaluz no se haya visto con buenos ojos esta operación, ni tampoco desde IU, integrante de Unidas Podemos y de Adelante Andalucía. El presunto ninguneo que sometido a IU a nivel andaluz ha sobrepasado ciertos límites inimaginables, hasta el punto que el siempre cauto y ponderado ex coordinador andaluz de IU, Antonio Maillo, manifestara que se siente traicionado por Teresa Rodríguez. Del mismo modo, poco o nada han tenido en cuenta que el electorado no hay cosa que castigue más que la división y el enfrentamiento interno, así como, el vaivén de siglas, plataformas o marcas electorales en modo alguno lo pueden entender y menos aún lo consideran serias como para prestarle apoyo y confianza.

Tradicionalmente, en los mentideros políticos de izquierda se suele decir a modo de sambenito que los troskistas se involucran en movimientos sociales, vecinales y demás acaparándolos, siendo posteriormente desvirtuados de sus objetivos para los que nacieron y una vez vaciados de personas y contenidos los dejan caer para parasitar otros nuevos. Yo no creo en este sambenito ni que en el adn troskista esté la manipulación de cuantas asociaciones y movimientos sociales se le pongan a tiro, pero cierto es que a veces, muchas veces, su comportamiento se asemeja en gran medida al sambenito que soportan.

Al margen de tener experiencias personales a nivel local cercanas que no hacen más que redundar y acrecentar esa mala fama y egos, protagonismo y odios viscerales han dado al traste con la posibilidad de acabar con un régimen socialista, solo tengo que decir, en plan castizo y no menos folclórico, que no está el patio para tanto farolillos y sí para aunar esfuerzos en pos de una mayoría social cada vez más silenciada, alejada y desencantada de tanto ruido sin sentido.

En el caso que nos ocupan, bien se puede entender que corresponde con el sambenito, al margen de egos, protagonismos y odio viscerales a compañeros de viaje y es por ello, que me ha recordado a los Curris, esto es, mientras unos construyen otros se dedican a deconstruir lo construido.

Puño en alto

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído