Turismopatía

Por fin los operarios recogieron el decorado. Unos parados y jubilatas miraban sin mirar. Supervivientes de la turismofagia.

JOSE PETTENGHI ARTICULO

Biólogo y profesor.

Turismopatía
Turismopatía MANU GARCÍA
El Papel de La Voz

Ya puedes leer pinchando aquí el nuevo número de El Papel de La Voz. Edición World Travel Market.

Si quieres la revista en papel gratis en casa hazte socio anual en www.lavozdelsur.es/socios

Aún resonaban las ruedas de la maleta del último turista, cuando el concejal de Turismo dio la orden y los empleados municipales empezaron a plegar y enrollar Cádiz.

Cádiz ya sólo era eso, un decorado de quita y pon que volvería a desplegarse al inicio de la próxima temporada.

Esa misma tarde, los turismócratas comenzaron a contar las ganancias. Era el cierre de temporada y allí estaban ellos, los turismócratas y su corte de asustaviejas con título de arquitecto, politiquillos asustadizos, blogueros matones, periodistas amaestrados, empresarios tunantes… en fin, el “tout Cadix”.

Pero ese año algo los ensombrecía: los ingresos habían caído. Corría el rumor de que los turistas sólo veían a otros turistas y eso no molaba. Los indígenas ya vivían en otros lugares y la ciudad perdía interés turístico, desbocado hasta hacía bien poco. Lo festivo ya tenía un aire cansino, funcionarial y tristón.

Se rumoreaba sobre un fenómeno, la turismopatía, una plaga de lugares turísticos que dejaban de serlo por mala planificación o por codicia.

Pero ninguno de aquellos turismócratas asumía su culpa. Nadie recordó lo de “cuantos más turistas, mejor”.

A nadie le importó que se cerraran escuelas y se abrieran chiringuitos. Y miraron a otro lado cuando se les recordaba el derecho a la vivienda y el interés colectivo de la riqueza. ¡Qué risa daban aquellas cosas de rojos!

Nadie dijo: “Los pisos turísticos son el futuro de Cádiz, sí o sí” o “Turismo o nada”. Ninguno había escrito que “Toda planificación social cercena la libertad individual y la libertad de empresa”. Nadie reconocía haber retorcido la verdad cuando se hablaba de regulación; no, ellos prefirieron soliviantar al personal, alegando prohibiciones y oscuras conspiraciones que sólo enmarcaban su avaricia. Todos aplaudieron cuando alguien propuso hacer viviendas turísticas en los bajos comerciales.

Nadie pensó en el futuro cuando el dinero fluía a caños.

Por fin los operarios recogieron el decorado. Unos parados y jubilatas miraban sin mirar. Supervivientes de la turismofagia.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído