Caguetas y tanquetas
Caguetas y tanquetas GERMÁN MESA
El Papel de La Voz

Ya puedes leer pinchando aquí el nuevo número de El Papel de La Voz. Edición World Travel Market.

Si quieres la revista en papel gratis en casa hazte socio anual en www.lavozdelsur.es/socios

Cada carnet de paro es un eslabón de una cadena que ata Cádiz a un futuro sin esperanza, cada joven que emigra es una rama caída de nuestro drago, cada solar abandonado es un harapo en la ropa con la que se presenta nuestra ciudad: sin jóvenes ni porvenir, y con la mirada humillada y el semblante tristón del infortunio.

Dijo Sartre que lo importante no es lo que han hecho de nosotros, sino lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros. Y así, una huelga saca a la ciudad de su sopor aborregado. Un rayo de luz de motivación y dignidad cívica: gente de Cádiz y de toda la Bahía luchando por lo suyo, que en este caso es lo de todos. Contra las prácticas neoliberales, movilización; contra los recortes, lucha; contra los abusos, dignidad. Luchar, aún sin esperanzas, contra un poderoso gigante de mil brazos.

El pueblo, en general, tal vez lo ha entendido y muestra comprensión -cuando no aplausos- ante las molestias ciudadanas que causan los huelguistas: “Su problema es nuestro problema”. Esa actitud ha dejado todavía más en evidencia a todos los aliados de ese gigante: el poder. Como cierta prensa cagueta, que prefiere contar que los obreros son unos incendiarios antes que explicar por qué están en huelga. Y publican con sumisión perruna lo que “desde arriba” quieren que se diga. Pero no se indignan tanto por la precariedad, los abusos bancarios o las privatizaciones. Por no hablar de los miles de millones saqueados o malversados.

O los que se dan golpes de pecho por Cádiz mientras contribuyen a que la ciudad acepte la servidumbre del turismo. Y prefieren la renta de su piso turístico antes que admitir que el turismo despendolado conduce a un modelo obsoleto y depredador, que vampiriza cualquier otra actividad. Y cuyo final es desolador.

El capitalismo va ganando mientras haya gente que cobra 1.000 euros y se cree clase media, que tiene hipotecados hasta los calcetines, y que se cabrea con la huelga porque llega tarde al colegio de pago de sus niños. Y que trinca un vale de Diputación para tomar una caña con tapa.

Va ganando, por eso hay que seguir luchando.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído