Niños en la ciudad siria de Alepo. FOTO: ELDIARIO.ES
Niños en la ciudad siria de Alepo. FOTO: ELDIARIO.ES

Lo escribo como un lamento y lo digo con tristeza. Sí, ya sé que abarcar tanto descoloca un poco; pero es que te lo están sirviendo en bandeja a todas las horas de todos los malditos días, en todas las radios, en todas las televisiones y en todos los periódicos habidos y por haber. Y a uno se le hace verdaderamente difícil escapar a semejante atracón de despropósitos, aunque la verdad es que ya me estoy cansando de todo esto. Como le he leído por ahí a algún periodista, yo también “estoy harto”. Y no termino de tirar la toalla, no sé muy bien todavía el porqué. Que motivos de sobra tengo acumulados en las alforjas, que pesan, y cada vez me pesan más. Así que, en cualquier momento me planto y determino no continuar. ¿Para qué? ¿Para que la rutina se convierta en el óxido de mis inquietudes? No, amigo. Por ese aro y a estas alturas no voy a pasar, seguro.

La imagen de un niño, con una bolsa de plástico en las manos, caminando solo por el desierto, huyendo de la matanza que un asesino, en Siria, dictó sobre la población civil; el levantamiento de fronteras, con vallas afiladas para taponar la libertad; la sangre corriendo como un río por las medio calles de Irak; Venezuela en la encrucijada; las distintas “velocidades” en el desarrollo de los países que integran la denominada unión europea, que dónde la unión y por ende la igualdad; la caja blindada de Corea del Norte que usa al hambre como arma disuasoria de la palabra; inmigrantes muriendo de frío en las islas griegas; la borrachera ególatra y homófoba del tirano ruso; la xenofobia que se extiende como mancha de aceite sobre la faz del planeta; la Naturaleza que se rebela ante los latigazos continuos del homínido…

Y en España, el almidón en la camisa con la que se visten de gala y campan a sus anchas los estiraos, los del alzacuello, los que observan robotizados “la piel de toro”, los títeres que pueblan los escaños con derecho de pernada. Y en esto, el que parece bobo y que enviaron envuelto en celofán desde la Moncloa para regir (?) el destino de los andaluces, cuando quien ordena y manda es la diosa de El Tardón. Los 15 seres humanos muertos de Ceuta y nadie, absolutamente nadie, se ha responsabilizado de ello. El sistema educativo y la sanidad, como tantas otras cosas, partidos por la mitad. A golpes de decreto “consensuado”, caminando por un túnel en el que no se aprecia ni de lejos un resquicio de luz.

La mentira oficiosa convertida en ofrenda diaria, como el pan nuestro, el pan que tanto y tanto necesitan tantas bocas abiertas en esta medio posguerra en que se transfiguró este país en apenas unos años… A ver si el panorama no es para decir lo mismo que le leí al periodista: “Estoy harto”. A ver si el panorama no es para sentir hartura.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído