captura_de_pantalla_2017-08-25_a_las_23.10.13.png
captura_de_pantalla_2017-08-25_a_las_23.10.13.png

El jazmín común, llamado también jazmín oficinal, tan característico de los patios jerezanos, procede de Oriente: de Arabia, Afganistán y Paquistán principalmente.

El jazmín común, llamado también jazmín oficinal, tan característico de los patios jerezanos, procede de Oriente: de Arabia, Afganistán y Paquistán principalmente. La propia palabra jazmín es de origen árabe. Se trata de un buen ejemplo que demuestra que las plantas, como las palabras, transitan de país en país, conformando un paisaje natural y cultural que emparenta a los pueblos a pesar de las fronteras. El jazmín es de esas cosas que creemos muy nuestras pero que en realidad no lo son tanto.

Sirva este viejo poema árabe que resumo a continuación para ayudarnos a tomar altura frente a las circunstancias actuales y a valorar los intercambios culturales entre civilizaciones que se han sucedido a lo largo de los siglos y que aún tienen lugar en el presente:

En un jardín iluminado por la luna, a la sombra de un árbol, una muchacha sueña. Está sentada al borde de un arroyo, con un jazmín en los labios. En cada latido de su corazón resuena el nombre de su amado y el murmullo del agua lo repite. La flor de jazmín palpita cada vez que la muchacha sonríe. El tiempo pasa, la luna se desliza tras la colina y el canto de un ruiseñor preludia el alba. La joven levanta la cara y ríe. Pero la flor de jazmín escapa de sus labios y cae en el arroyo donde ya no se baña la luna. La muchacha se estremece. Sus ojos buscan los pétalos caídos en la corriente, pero la flor ya está lejos, perfumando el agua huidiza. En el corazón de la joven ya no queda nada, sólo el recuerdo del olor del jazmín.

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído