"El caos no es un pozo, es una escalera. Muchos que intentan escalarla caen para nunca intentarlo de nuevo. La caída los quiebra. Algunos tienen la oportunidad de subir; se aferran al reino, o a los dioses, o al amor. Sólo la escalera es real. El ascenso es lo único que hay". Eso le espeta el principal conspirador de Juego de Tronos al segundo.

¿Es lo que ha pasado en España, viendo los nuevos repartos de poder en los municipios? ¿El caos, o la crisis más la corrupción, han creado un caldo de cultivo que muchos nuevos actores han aprovechado para trepar, usándolo como escalera por la que otros se han despeñado y, como diría Meñique, quizá nunca se vuelvan a levantar? Dependerá de su "valor para continuar", que diría Churchill. 

Habrá que ver si esa escalera es para ascender a los cielos, como proponía Led Zeppelin en la leyenda de su canción más popular, o para descender a los infiernos, como anticipan algunos.

¿Podrá en Jerez Mamen Sánchez gobernar con siete concejales y acuerdos puntuales con otras formaciones? ¿Preferirán los concejales de Ganemos crear el caos que luego los erija como salvadores en las generales en toda España? ¿Se enrocará, como todo apunta tras el discurso de investidura de García-Pelayo, el principal partido de la oposición en un "no" permanente que obstaculice la gestión hasta límites insospechados? Etcétera. La respuesta a estos interrogantes solo la tiene el "mejor autor de todos", en palabras de Chaplin. Es decir, el tiempo: "siempre tiene el final perfecto". En serio, lo leí en una bolsa de azucarillo mientras removía mi café.

La alcaldesa saliente hablaba en el pleno de investidura de "circo", de "payasos", de "apaño de izquierdas", dejando bien claro que no va a ser una balsa de aceite para los socialistas, lo que por lo demás nadie esperaba. Luego están unos 'aliados' que han preferido mantenerse en una oposición más cómoda que gobernar. No es lo mismo ver los toros desde la barrera que entrar en la plaza, de todos es sabido. Y para colmo de la carrera de obstáculos, ahí están las altas expectativas creadas como salida a la crisis no aquí, sino en media España.

Recordemos que fue el PP el primero de los partidos a los que aupó la escalera del caos, de la crisis, a un cielo que no tardó en tornarse en infierno. La rueda ha girado, el caos continúa. Suerte a los que están ahora arriba. La van a necesitar.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído