El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anuncia los 15 grupos de población que recibirán la vacuna contra el covid.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anuncia los 15 grupos de población que recibirán la vacuna contra el covid.

Ayer tarde el Ministro de Sanidad anunciaba los acuerdos a los que se había llegado en la Conferencia Intersectorial de Salud con todas las Comunidades y Ciudades Autónomas. En resumen Salvador Illa anunciaba, con la prudencia y sensatez que le caracteriza pero también con toda la determinación de la que hizo gala en los momentos más cruciales de la pandemia, que el Gobierno y las Comunidades Autónomas habían acordado una serie de medidas para frenar el rebrote del Covid de obligado cumplimiento para todo el territorio nacional.

En definitiva el Gobierno de España recupera el control en la lucha contra el virus y lo ha hecho sin menoscabar a los exigentes nacionalismos gobernantes en determinadas comunidades, manifiestamente incapaces de controlar la enfermedad como es el caso de Cataluña, ni tampoco ofender el chovinismo autonómico de nuevo cuño de la derecha, hasta hace poco baluarte de la recentralización, y que tampoco han sabido manejarse en esta lucha sin cuartel y cuyo máximo exponente es la truculenta presidenta de la Comunidad de Madrid donde el virus pareciera una célula durmiente dispuesta a explosionar en cualquier momento como puso de manifiesto el caso Fuenlabrada.

Llegan nuevas medidas que todos deseamos cumplan el objetivo que tanto nos ocupa y preocupa en estos momentos que no es otro que el de un mayor y mejor control de la enfermedad. Una de esas medidas, el cierre de los establecimientos de ocio nocturno, ha hecho saltar la alarma entre quienes se dedican a esa actividad, cuestión esta que puede considerarse lógica desde su propia perspectiva pero que también había llamado la atención de la sociedad en general que había visto como la población más joven, la clientela casi exclusiva de ese tipo de locales, se había convertido en carne de cañón para la transmisión comunitaria.

Ayer mismo, y en el propio twitter del Ministerio tras el comunicado sobre las nuevas medidas, una sanitaria que se desempeña en el rastreo de los contagios más cercano agradecía las medidas acordadas mientras un supuesto empresario del ocio nocturno le pedía su cuenta corriente para enviarle los gastos del alquiler de los locales que deben cerrar. Es verdad que a punto estuve de pedirle la suya para enviarle la factura sanitaria que esos contagios de la noche están provocando para que él le hiciera frente en lugar de que se los cobren de nuestros impuestos como ya ocurriera con las ayudas que como autónomos cobraron durante el periodo de confinamiento.

Mientras entendamos que en la lucha contra el covid lo importante es el interés privado y no la salud pública estaremos errando el tiro contra el virus. Mi modesta aportación en el cumplimiento de las nuevas medidas y en mi condición de fumador irreductible será alejarme no dos sino cuatro metros de cualquier otro ser humano en los espacios públicos para seguir atentando voluntariamente contra la salud propia, y es que en esta batalla todos debemos pagar nuestro precio además de nuestros impuestos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído