Exigen al Gobierno bajar el IVA en el recibo de la luz.
Exigen al Gobierno bajar el IVA en el recibo de la luz.

A pesar del dato conocido estos días del incremento en un 27% del precio de la electricidad en nuestro país mientras nos azota un ola de frío sin precedentes en los últimos años con el consiguiente efecto negativo sobre las familias en riesgo de exclusión, víctimas por excelencia de la pobreza energética, y también una nueva amenaza sobre la economía del conjunto de las familias, parece que estamos más preocupados por la invasión violenta del Congreso norteamericano y por establecer paralelismos a todas luces inexistentes con situaciones ocurridas en la España plural y cada día más polarizada.

El hecho de invadir el Congreso americano por una parte de impresentables violentos alimentados desde las propias instancias de la presidencia por el denominado líder del mundo libre es muy grave sin lugar a dudas y precisa de una revisión inaplazable del trato de favor que el caduco presidente ha prestado desde su llegada a la Casa blanca a todo ese conglomerado de fuerzas de extrema derecha que han gozado de la impunidad y protección presidencial a lo largo de estos cuatro años de mandato.

Pero conviene en este punto lanzar una rápida mirada a las reacciones que el hecho ha provocado en determinados líderes de la derecha española más allá de los aliados españoles del trumpismo representados por Abascal y su pandilla. Me ha resultado sorprendente la reacción del extinto Albert Rivera, convertido de la noche a la mañana en tuitero implacable del rencor patrio, sin recuperarse aún de aquel sueño tornado en pesadilla de lo que pudo haber sido y no fue. Rivera volvió a mostrar la inconsistencia viscosa de su estructura cerebral que le ha llevado desde su bochornosa derrota a arrastrarse por el barro de la demagogia de extrema derecha con más frecuencia de lo que era de esperar. Pobre diablo anaranjado que ahora sólo destila hiel antidemocrática a la búsqueda del tiempo perdido y de su yo ególatra enterrado en las urnas de la voluntad democrática de los españoles.

Pero el rebufo del extinto fue seguido de inmediato por esa especie de Dúo Dinámico que dice dirigir el Partido Popular, el aceitunero murciano en la modalidad de lanzador de huesos y el hombre que sólo era diputado por Ávila cuando se repartían los sabrosos dividendos de la trama Gürtel. No tuvieron pudor al igual que Rivera en comparar lo ocurrido en el Capitolio con aquel Rodea el Congreso que yo mismo viví en primera persona desde el bando de los rodeados, al igual que ellos dos. Sólo una fantasía onírica, a la que ambos son muy aficionados, podría equiparar ambas acciones o establecer un paralelismo con quienes bailando sevillanas se manifestaban ante el Parlamento andaluz por los pactos de investidura de la extrema derecha. Pero algún día despertarán de esos sueños y entenderán que cuando debieron hacerlos no condenaron lo que cualquier demócrata, la invasión violenta de una sede de la voluntad popular, y todo por intentar como siempre pescar en rio revuelto.

Menos mal que ayer, cerca ya de la hora del almuerzo, pude abandonar mi irritación ante semejantes paridas mentales cuando el buenismo beatífico del presidente Moreno se apoderó de la pantalla de mi televisión para explicar con sus angelicales modales ese tan socorrido equilibrio entre la salud y la economía que se ha convertido en el nudo gordiano de su argumentario de pandemia.

Todo iba bien hasta que a cada pregunta de los periodistas respondía con la misma cantinela celestial, que no pone más vacunas porque no se las dan aunque algún miembro de la prensa le recordara que sólo ha gastado poco más del 35% de las recibidas, a lo que hacía oídos sordos alegando problemas de sonido cada vez que no le gustaba una pregunta, y es que es para comérselo...

Y mientras tanto, entre canto celestial y canto celestial, los contagios se han disparado a la salud del delgado equilibrio entre enfermedad y economía, las hospitalizaciones vuelven a tensionar el sistema sanitario de nuestra bendita tierra, las muertes van en aumento y la especulación en la subasta del precio de la energía se dispara día a día hasta convertir la luz de nuestros hogares en un artículo de lujo y no de primera necesidad.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído