Josele, de 'Los Payos', en una imagen de una actuación en 'TeleCinco'.
Josele, de 'Los Payos', en una imagen de una actuación en 'TeleCinco'.

Corría el año mil novecientos noventa y nueve cuando un grupo andaluz, Los Payos, irrumpía en el mundo de la rumba flamenca con un éxito sin precedentes, la canción María Isabel, que terminaría siendo la canción del verano por excelencia de aquel año. El grupo sevillano estaba liderado por Josele que tras su disolución cambió de registro artístico para dedicarse al humorismo que era lo que de verdad le tiraba. El estribillo de aquella canción, sencillo pero pegadizo, decía aquello de “coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa calienta el sol”, toda una incitación para los habitantes de la España interior, sobre todo la más pudiente, que se lanzaba hacia el litoral peninsular como alma que lleva el diablo.

Visto lo visto y a tenor de lo anunciado por el Presidente andaluz, Juanma el bueno, la canción de los Payos lleva camino de convertirse en la alternativa primaveral y casi veraniega de aquel “Resistiré” con el que hicimos frente a la primera ola y el consiguiente confinamiento. Pareciera que Moreno ha querido convertir Andalucía en otro paraíso de la libertad a imagen y semejanza de la fábula elaborada por los asesores de campaña de Ayuso y cual emperador romano aplaudido por la plebe a su llegada a un restaurante en Sevilla mientras se le demandaba abrir las puertas de las playas andaluzas como si del último deseo del corredor de la muerte pandémico se tratara.

Y es que Juanma es bonachón e incapaz del rigor científico y el criterio de los expertos cuando la ocasión y el populismo lo requieren. Da igual que en una provincia como la nuestra haya nueve municipios con cierre perimetral y uno de ellos sea Barbate, cuyas playas son uno de los paraísos naturales más relevantes de nuestra provincia y tradicional destino de muchos andaluces y andaluzas del interior, que tienen allí su segunda residencia, y de gente del resto del interior peninsular, sobre todo madrileños y madrileñas, exiliados del paraíso de la libertad en que Ayuso ha convertido a la capital de España. 

Tampoco le ha temblado el pulso a Moreno para anticipar la movilidad interprovincial antes de que finalice el estado de alarma ante el hecho de la celebración este fin de semana en Jerez del Gran Premio de Motociclismo con el consiguiente trasiego de miles de aficionados hasta Jerez y otras poblaciones de la Bahía de Cádiz. Mientras tanto sigue empeñado en la lucha contra el Gobierno de España por la finalización del estado de alarma obviando lo más elemental que no es sino la posibilidad de ejercer sus prerrogativas presidenciales y solicitarlo para su votación en el Congreso de los Diputados. Pero eso no encaja en la estrategia política de este dios menor y su profeta Bendodo, porque  Moreno no es hombre de asumir medidas impopulares sobre todo para su granero de votos.

Estaríamos una vez más en intentar explicarnos la razón última de la línea de conducta que está siguiendo Juanma el bueno en la gestión de la pandemia, seguir libre de polvo y paja y que sean otros, en este caso el Gobierno de España, el que soporte en solitario la carga de impopularidad que impone la sensatez y cuya respuesta no puede ser otra que la que formuló el estratega de campaña de Clinton, James Carville, cuando convirtió en lema aquel famoso “es la economía, estúpido”, acompañado en el caso del Presidente andaluz de una fuerte carga de populismo detestable.

Atrás queda también el fallido intento de convertir en coartada cainita al propio presidente del TSJA con quien pretendían mantener una reunión para implicar a la Justicia en su estrategia de confrontación con una pretendida reunión anunciada por Juan Marín y donde le acompañaría el Duo Dinámico de la pandemia, los consejeros Bendodo y Aguirre. Resolvió este envite contra la separación de poderes de manera magistral el Presidente Del Río con una bofetada sonora sin mano que se escuchó hasta en las últimas estribaciones del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas.

Yo por si acaso me alejaré este fin de semana lo más posible de nuestras playas porque la cuarta ola lleva camino de mojarnos hasta el cuello, salud y suerte.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído