Pedro Sánchez y Quim Torra, en Moncloa. FOTO: ELDIARIO.ES
Pedro Sánchez y Quim Torra, en Moncloa. FOTO: ELDIARIO.ES

Pedro Sánchez se ha quedado sin saldo o está fuera de cobertura. Son las únicas explicaciones fiables al hecho de no atender la llamada del bueno de Quim Torra, esa versión de opereta de president de la Generalitat que ha depositado todas sus esperanzas en la llamada a Sánchez como si Moncloa fuese el “teléfono de la esperanza”.

Parece que la única que presta atención a Torra es la chica de Movistar que según fuentes bien informadas de la compañía ha presentado varias veces la dimisión en los últimos días ante la insistencia desesperante del president. Sólo el compromiso firme por parte de la dirección de la compañía de hacerle un contrato blindado como el de sus altos cargos ha podido persuadirla ante las continuas acometidas de Torra que aprieta más que un CDR de noche en la Plaza Urquinaona.

Tal es la desesperación que sacude en cuerpo y alma al testaferro del exiliado en Flandes que ha tirado de Iceta para que le pase a Sánchez cuando lo tenga al otro lado del aparato. Pero a Iceta el pretendido tráfico de influencias le ha pillado en clase de baile que para eso estamos en precampaña y hay que renovar el repertorio, o lo que es lo mismo le ha hecho una “butifarra” envuelta en un precioso lazo amarillo, cuestión de seny catalán tan difícil de apreciar fuera de las fronteras del antiguo Reino de Aragón.

Y mientras tanto Arran, que es como La Masía de los CDR, ha arremetido contra el Govern pidiendo su dimisión al completo, incluido el propio Torras en cuanto deje de marcar el prefijo de Moncloa. Y a todo esto las fuerzas pacificadoras han llegado a Barcelona al mando del ínclito Pablo Iglesias que sin pérdida de tiempo ha entonado un dueto con Colau que para sí hubieran querido la malograda Monserrat Caballé y el adorado Fredy Mercury, una versión inédita del “Amigos para siempre” que popularizaron Los Manolos, aquellos catalanes con poco seny y mucha guasa, que hicieron más por la imagen de Cataluña que el Govern en los últimos diez años.

Mucho nos tememos que los deseos conciliares de Iglesias y Colau vayan a ser el canto del cisne del podemismo catalán y federal,porque sorber y soplar al mismo tiempo es un reto imposible de cumplir hasta en El Hormiguero de Pablo Motos, al menos en las actuales circunstancias.

Yo no sé si el problema es de cobertura o de falta de saldo, de incapacidades manifiestas para ejercer la presidencia de la Generalitat o de utopías interiorizadas a golpe de lazos amarillos, pero lo que si tengo claro es que hay un problema grave de convivencia y paz social y una necesidad manifiesta para la mayoría de catalanes y el resto de españoles de que quienes hemos elegido para gobernarnos lo resuelvan ya, de lo contrario seguiremos alimentando el huevo de la serpiente en Cataluña y el resto del Estado español.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído