Moreno Bonilla, presidente de la Junta, conversa con Elías Bendodo y Juan Marín, en una imagen reciente. FOTO: Junta
Moreno Bonilla, presidente de la Junta, conversa con Elías Bendodo y Juan Marín, en una imagen reciente. FOTO: Junta

Este era el lema central con el que hace décadas se publicitaba el popular juego del Scaterggories basado en proponer palabras con una letra prefijada y en un corto espacio de tiempo por lo que admitir pulpo como animal de compañía era una clara violación de las reglas del juego. Y ahora, en un momento trascendental para Andalucía por la aprobación sus Presupuestos Generales, va el bueno de Juanma Moreno y no encuentra otra forma de pedir el apoyo parlamentario del que carece que sacando a bailar el viejo eslogan en modo de si no me aprueban los presupuestos convoco elecciones. Y es que el famoso juego también era apropiado para mentes infantiles cumplidos los doce años.

Sólo como eso, como una pataleta infantil de quien ha perdido este año el apoyo de Vox, puede entenderse el anuncio urbe et orbe de nuestro paternal Presidente. No acierto a comprender, dado los antecedentes, si el mensaje es fruto de un ofuscamiento infantil del Presidente, acostumbrado a que Vox y Cs le consintieran todos sus caprichos, o una nueva creación de la factoría de ficción encargada de convertirlo  de nuevo en Presidente y que pagamos con nuestros impuestos todos los andaluces y andaluzas. Sea lo que sea la imagen dada con tal niñería es más dañina que beneficiosa porque por desgracia para Moreno hay espejos en los que  podría haberse mirado antes de proclamar el caos, el más reciente y cercano el de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Esto último si responde a la necesidad de afrontar la recuperación económica y la social por mucho que las derechas, PP, Cs y Vox se empeñen en descalificar, cuando no demonizar y criminalizar, la susodicha aprobación con argumentos tan falsos como insostenibles como el dinero para los nacionalismos que los han aprobado. Resulta en este punto clarificador en cuanto a desmontar tan perverso y dañino argumento para la limpieza democrática contemplar como los Presupuestos de España que Sánchez ha conseguido aprobar tan sólo contemplan 400 millones, es decir, el 0,1% de su cuantía a lo que la derecha llama el chantaje nacionalista, y el 1% a la España vaciada, es decir diez veces más hasta una cuantía de 4.200 millones, tan sencillo y contundente como esto.

Se afana estos días  la factoría de ficción de Moreno, pagada por todos nosotros y nosotras, en seguir viviendo en los eslóganes como si del Vivir en los pronombres de Pedro Salinas  se tratara, yo, mí, me, conmigo, y si no olvídense del Scattergories, que por cierto en buena parte se sufraga con nuestros impuestos. La Factoría del Maestro Bendodo ha olvidado que un buen gobernante no se fabrica sólo con la publicidad institucional y el control sistemático de Canal Sur. El buen gobernante, más allá de las interpretaciones de Maquiavelo, tiene, además de ser un buen gestor de los asuntos públicos que la ciudadanía le encomiende, que tener la suficiente capacidad de acordar con los diferentes y sobre todo con quienes han obtenido mayor apoyo electoral que él mismo.

  Culpar al adversario político de la no aprobación de los presupuestos es un mantra del mal gobernante, del que piensa que esto es lo que hay y si quiere los tomas y si no los dejas como las lentejas, una actitud impropia de quien predica que sus Presupuestos son la panacea de todos los males de los andaluces y andaluzas hasta el punto de calificarlos de históricos, cuando lo que realmente pasará a la historia será el debilitamiento de la Sanidad pública con 8.500 profesionales despedidos tal como ha ocurrido con los docentes de apoyo como si no estuviéramos empezando a sufrir la sexta ola y una nueva variante en el horizonte-

  Podría seguir enumerando las bondades de Moreno, que ni es tan bueno ni gobierna también como el Maestro Bendodo y su acorazada mediática nos quieren hacer creer, Que tengan buen puente y sean capaces de desconectar de esta distopía en blanco y verde.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído