Javier-López-Menacho-300x259.jpg
Javier-López-Menacho-300x259.jpg

El catalán

Javier López Menacho (@lopezmenacho)

“El mundo hay que fabricárselo uno mismo, hay que crear peldaños que te suban, que te saquen del pozo. Hay que inventar la vida porque acaba siendo verdad” Ana María Matute

Hace unos meses me pasó algo que nos pasa a todos de vez en cuando. Hablé sin saber. No me culpo, cuando hablo de Jerez lo hago desde una posición alejada de la realidad. Intento informarme, pero hay muros infranqueables. Al fin y al cabo, vivo lejos y es algo que debo asumir. Aquel día habían cerrado el Hotel Chancillería y yo andaba afectado porque era uno de mis espacios favoritos de la ciudad. Lo encajé mal. No sabía cómo quitarme esa nube negra que me perseguía, así que usé las redes sociales e introduje un mensaje a modo de catarsis. “Jerez se desangra”. Luego expuse que a veces pienso en regresar a Jerez como el hijo pródigo y montar algún espacio sociocultural en la ciudad, y que si salía mal me hundiría como los músicos del Titanic, pero que en Jerez tenían que suceder cosas.

Estaba equivocado. Un amigo me contestó que me nublaba la distancia y que en Jerez estaba pasando un poco de todo. Puede que el animal estuviera herido y pareciera desangrarse, pero había mucha gente intentándolo reanimar. En cinco minutos me mostró varias convocatorias. Un mercado artesanal en la sala Paúl, un pasacalle de la Marea Verde, una convocatoria en Guadalcacín en defensa de la gestión del agua, una fiesta que organizaba el SAT, un concierto en una sala privada. Jerez no estaba, ni mucho menos, muerto, ni tampoco de parranda. Se estaba reorganizando para salir del atolladero.

Puede que no haya cash y que la diversificación de actividades no sea todo lo rica que pudiera ser, pero mejor calidad a cantidad. Aunque no se vea todo lo posible, hay muchos jerezanos moviéndose y trabajando en la sombra para que la ciudad prospere. Personas proactivas con una gran capacidad de asociacionismo. Hay solidaridad y gente que no está esperando a que les llegue un milagro, sino que están convencidos de que las soluciones pasan por implicarse, por formar parte, por tomar la iniciativa.

Les debo una disculpa y, ante todos ellos, me quito el sombrero. Jerez está pasando uno de los momentos más difíciles de su historia reciente y hay gente que se ha quedado en la trinchera con tal de superar la pésima gestión de sus gobernantes -conscientes de que la ciudad está muy por encima de estos-, intentando con honestidad que las cosas salgan y muy por encima de sus intereses personales. Bravo. Ojalá, en el pleno del Ayuntamiento, todos tomaran ejemplo.

[divider]

Javier López Menacho es escritor y Social Media Marketing

También puedes seguirlo en

http://elespaciorelatado.blogspot.com.es/

http://www.elclubdelosimposibles.es/

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído