23murakami1_span-jumbo.jpg
23murakami1_span-jumbo.jpg

Debe ser un honor pertenecer al selecto grupo de los no premiados (Cortázar, Borges, Tolstoi…) así que presuponemos que usted no estará a disgusto.

De: Real Academia de las Ciencias de Suecia

A: Haruki Murakami, escritor.

 

Muy señor mío, nuestro, y de toda la humanidad:

Nos complace comunicarle que nuestra sociedad, ha decidido por unanimidad concederle el honor de seguir siendo el candidato eterno al Premio Nobel de Literatura, como viene siendo norma y costumbre en los últimos años.

Aun reconociendo la importancia de su obra, de amplia difusión y seguimiento a nivel internacional, hemos valorado con seriedad la posibilidad de concederle un premio que, si bien supondría el último empujón de prestigio a su carrera, no es menos cierto que rodearía a su figura de algo menos apetecible para su persona, como es el hecho de ser marcado por el estigma del Nobel, que suele acompañarse de controversia y numerosas campañas de descrédito por la opinión pública. Créanos si le decimos que lo hacemos por su bien.

Es por ello que, tras arduas deliberaciones, hemos decidido conceder el Nobel de Literatura a alguien que no necesita dicho empujón de prestigio, y por el contrario está vacunado contra cualquier tipo de descrédito, el señor Bob Dylan.

Se preguntará usted qué cojones pinta un cantautor en el olimpo de los literatos… muchos nos preguntamos lo mismo, pero ¿a quién se lo concedemos? ¿A Ken Follet? Alguien del jurado dijo algo así como “prefiero dárselo antes al Oso Yogui o a Bob Dylan” … y aquí estamos.

Tenga en cuenta, por otra parte, que el Nobel de Medicina 2016 recae en su compatriota Yoshinori Ohsumi, y estaría feo hacerle sombra a norteamericanos y británicos en el palmarés de este año con dos galardonados.

A pesar de todo, queremos dejarle claro que cuenta usted con todo nuestro aprecio y que, más pronto que tarde (tenga en cuenta que sólo tiene usted 67 lozanos años) acabaremos premiándole, de seguro justo antes de que usted pierda la lucidez a causa de la senectud. En todo caso, si nos lo permite, creemos que aún disponemos de unos cuantos años para otorgarle nuestro galardón con plenas garantías de asistencia al acto y de brillante discurso de aceptación por su parte. Entendemos que, además, debe ser un honor pertenecer al selecto grupo de los no premiados (Cortázar, Borges, Tolstoi…) así que presuponemos que usted no estará a disgusto en ese erial a las afueras de la Gloria literaria, aunque sea por un año más.

En espera de sus noticias, le rogamos permanezca atento a la concesión del Nobel en futuras ediciones.

PD: Para el año que viene, lo tiene complicado señor Murakami. Hay en España una mujer que vende libros como churros y además es un fenómeno social al nivel del propio Dylan. Belén Esteban, se llama.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído