Imagen de Ulrike Mai en Pixabay.
Imagen de Ulrike Mai en Pixabay.

Desde hace unos días, están saliendo en los medios de comunicación noticias de presuntos ovnis (objetos volantes no identificados) que se están avistando en la provincia de Cádiz. Yo soy aficionado al tema ovni desde los once años, cuando en la revista Lecturas, que compraba mi madre, un jovencísimo Juan José Benítez escribía una serie de artículos que se llamaban No estamos solos, sobre el presunto contacto de un grupo de peruanos con una civilización extraterrestre que venían de entre otros sitios, del satélite de Júpiter, Ganímedes. Yo era muy crédulo. Me creía todo lo que leía y todo lo que escuchaba en el programa Medianoche, en la Cadena Ser, con Antonio José Alés. Siempre iba con la cabeza mirando al cielo a ver que veía. Pasaron los años. Llego a los 55 y no he visto todavía ninguna cosa rara que yo pueda catalogar como ovni.

Pero no ha sido un tiempo perdido, porque de tanto mirar al cielo, aprendí mucha astronomía y sobre todo a identificar cosas que parecen ovnis y que no lo son. Las pongo aquí para que usted, amigo lector o lectora, cuando vea algo en el cielo y no sepa lo que es, no diga de principio que ha visto un ovni, porque lo que ha visto es un ‘ovnipm’: objeto volante no identificado por mí, o sea, por usted.

Planetas. Especialmente, Júpiter y Venus que son los más brillantes. Venus especialmente, que sólo puede verse al atardecer o al anochecer, llama mucho la atención y mucha gente lo confunde con un ovni.

Satélites artificiales. Hay muchos en nuestro alrededor. Se utilizan para la comunicación y lo militar. Algunos producen grandes destellos cuando el Sol les da, como ocurría con los antiguos Iridium. Otros los vemos como puntos brillantes recorriendo el cielo. Otros van en fila como los ya famosos de Elon Musk.

La Estación Espacial Internacional. Se ve a simple vista y es otro punto brillante que surca nuestros cielos.

Aviones. Sí, aunque parezca mentira. Pueden venir de frente nuestra y a baja altura y nos sorprenden con sus focos. Más de una vez yendo de noche por la autovía de Jerez a Arcos, a la altura del Circuito, los vemos llegar por Gibalbín desde el norte de España.

Globos meteorológicos. Instrumentos lanzados por científicos para hacer mediciones en la atmósfera, que o bien pueden reflejar la luz del Sol al atardecer o amanecer, o que al llegar a la altura prevista, estallen por presión y caigan hacia el suelo.

Estrella fugaces o meteoritos. Son frecuentes verlos en una noche oscura. No llegan a tocar al suelo, pero algunos son impresionantes, cogiendo mucho brillo.

Reflejo de la Luna llena en algún sitio, como un lago, un estanque. Puede pasar.

Faros marítimos. Es frecuente que en nuestra zona los haces de luz de los faros, como el Chipiona, se cofundan con ovnis. De hecho la luz del faro de Chipiona se ve desde la zona norte de Jerez.

Los faros de un coche. Sí. Imaginen un coche subiendo de noche uno de los puentes sobre la autopista Cádiz – Sevilla. Noche nublada y va con la luz larga. Los faros llegan a las nubes y se ven alumbradas. Esas luces también pueden ser confundidas con ovnis.

Asimismo, los que vivimos cerca de la costa, podemos confundir luces de barcos en la lejanía con ovnis.

Nubes iridiscentes, son nubes que están muy altas y contienen cristales de hielo que reflejan luz. También las nubes lenticulares, con forma de lente, son confundidas con ovnis.

Actividades humanas, como una boda, en la que se pueden lanzar globos con velas al aire.

Podría seguir la lista, seguro que se me escapa alguna cuestión. Lo que quiero recalcar es que antes de llamar ovni a algo, hay que hacerse un montón de preguntas y si uno no lo sabe responder, lo mejor es llamar al observatorio más cercano (tenemos el de San Fernando) o al Aeropuerto de Jerez. También podemos preguntar en las agrupaciones astronómicas de Andalucía, que tenemos muchas, y nos darán los datos que tengan.

No soy escéptico. Yo estoy plenamente convencido de la existencia de vida en otros planetas. Lo que ya no estoy tan seguro es que tengamos contacto con ellos. Y si lo tenemos, no vienen en ovnis. La física cuántica nos está enseñando que puede haber otras maneras. En términos de avance de la ciencia comparado con las edades y distancias del universo, la humanidad acaba de descubrir la rueda.

Pero, ¿por qué ocurre tanto avistamiento en Cádiz? Hemos tenido casos muy sonados, como el contacto que hubo en el llamado Caso Conil en 1989. Yo creo que tenemos tantos casos porque se han investigado y se han publicado en los medios. Si en otros sitios se hiciera lo mismo, posiblemente, siempre aparecerían gentes que hayan visto cosas en los cielos. Pero en Cádiz sucede que hay algo especial, que el mayor investigador de los casos de ovnis vive aquí, en Barbate: Juan José Benítez. Esa es la razón por la que yo creo que de Cádiz se saben tantas cosas.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído