Gracias a Dios

Yo me pregunto entonces que en qué Dios tenebroso creen estas personas que a su voluntad elige dar la vida o quitársela a quien quiera.

Representación de Dios.
Representación de Dios.

Con motivo del peligroso aterrizaje del avión canadiense en el aeropuerto de Barajas, todos los españoles, y también el mundo entero, estuvimos pendiente del resultado de la maniobra, que felizmente terminó con éxito, con la tranquilidad para todas las personas que viajaban en él, equipos de rescate, familiares y en general, todos los que seguíamos el asunto.

Las redes sociales hervían, especialmente la reina de inmediatez, que es Twitter. Ya con el avión en tierra, todo el mundo suspiró. “Gracias a Dios ya está en el suelo”. ¿Gracias a Dios o gracias a los pilotos y todas las demás personas que participaron del incidente? Ya el debate estaba hecho y la noticia principal (el éxito del aterrizaje) pasó a un segundo plano para debatir la influencia o no de Dios en la resolución del hecho.

Esto me llevó a una reflexión. La idea de Dios que tiene la gente que mayoritariamente se define católica en España. Aunque también los protestantes evangelistas coincidieron en esto de atribuir a Dios el poder de salvar un avión. Claro que el sentido común nos hace preguntarnos: ¿Por qué Dios decidió salvar al avión de Canadá y dejó que Irán dispara un misil contra otro avión? Podemos trasladar la pregunta a un ámbito mayor. ¿Por qué Dios salva a un avión y no salva a millones de personas de perecer por el hambre y la pobreza? O traslademos la pregunta a un ámbito menor: ¿Por qué no salva Dios a mi familiar de morir de una enfermedad y deja vivir a otros?

Yo me pregunto entonces que en qué Dios tenebroso creen estas personas que a su voluntad elige dar la vida o quitársela a quien quiera. Me pregunto por qué creen en un dios, y ahora con minúsculas, que no existe. Por desgracia, la Iglesia católica actual y muchas iglesias protestantes han convertido el cristianismo en una religión que no está muy lejos de los ritos que hacían nuestros ancestros en los tiempos primitivos. Rezo para que me salve. Camino kilómetros para salvarme. Si no rezo, me muero. ¿Por qué se ha llegado a esto? Por comodidad. Es más fácil hacer creer a la gente en la magia que en las realidades de la ciencia. También es mucho más fácil manipular las mentes de las masas con dioses que si no les rezas, les aportas donativos, etc. te condenan y que si les rezas, mantienes a tus sacerdotes, etc. te premian.

Qué lejos quedan los tiempos en los que yo aprendí de la Iglesia y por eso sigo siendo cristiano aún, que la religión servía para liberarte, para traer paz y justicia a la Tierra y la igualdad entre todos los seres humanos del planeta. Queda ya muy lejos. Aquellos sacerdotes que nos enseñaban este mensaje de alegría y esperanza en Cristo, hoy tienen 90 años, si no han desaparecido ya. Con los sacerdotes pasa una cosa curiosa: cuanto más mayores, más modernos son. Cuánto más jóvenes más carcas y más alejados del Evangelio.

Triste. Porque a la primera de cambio, estas personas que creen en un Dios mágico, en cuánto les falla por ejemplo, no curando una enfermedad o no evitando un accidente, pierden la fe. Pero eso a los obispos les da igual. Teniendo su número de bautizados al año y en Andalucía, sus cofrades, con esa fe basada en la iconografía y en lo que he expresado, ya están contentos. Cuántos cofrades dejaron de salir en la procesión porque sus ruegos no fueron escuchados. De pena. Y todo por creer en ese tipo de Dios. La pregunta es que si crees en Dios y eres católico o protestante, en qué Dios crees tú después de haber leído esto.



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído