javierfergo_ana-fdez_02.jpg
javierfergo_ana-fdez_02.jpg

Cautivo Desarmado ha reconocido su autoría, quiere zanjar el asunto e incluso ha esbozado una leve disculpa.

Pues no sé a ustedes, pero a mí me parece poca pasta los 200 pavos que le han caído al señor (por usar el formalismo) Cautivo desarmado por sobrarse en la red con la edil jerezana Ana Fernández, sí, la que se refirió al escritor José María Pemán como “asesino” y “fascista” por su colaboración con el bando franquista y su posterior dictadura. La verdad, no sé si 200 euros serán dinero para el exmilitar Cautivo desarmado, lo mismo hasta le ha merecido la pena, porque decir de alguien que “supongo que tu borracho padre te violaría o tu pobre madre, que no tuvo la valentía de abortarte, se fugó con el del butano para no aguantaros a ambos”… porque, de verdad, no es dinero. Cuando alguien se refiere a tu familia en estos términos, por lo que a mí respecta nunca sería dinero. Tampoco tendría muchas palabras para responder, porque cuando te atacan en esos términos las palabras quedaron muy atrás…

Cautivo desarmado ha reconocido su autoría, quiere zanjar el asunto e incluso ha esbozado una leve disculpa. Bien, no sé qué hará Ana Fernández (a la que solo conozco de hola y adiós), pero la supongo harta de este asunto aunque ufana de que los tribunales le dieran la razón en lo que se refiere al tema de fondo, la desestimación de la querella que la familia del escritor interpuso contra ella por sus palabras.

Hasta llegar al desenmascaramiento y posterior multa al zafio Cautivo desarmado, hay que recordar que el big bang de este asunto fue la colocación y posterior retirada del busto de Pemán del teatro Villamarta, un busto, por cierto, que ni colocó allí ni retiró de allí el mundo de la cultura. Todo política. Perdón, politiqueo. En su día este cronista se mostró partidario de que el debate se circunscribiera a los logros literarios del escritor, lo que supuso recibir varios mensajes desagradables por los dos lados, unos por calificarlo de escritor “olvidado”, otros porque dicen que no se puede obviar su colaboración con el régimen franquista. Insisto. No se puede negar el talento de escritores de derecha, afines en distinto grado y tiempo con el franquismo, caso de Agustín de Foxá, Torrente Ballester, Camilo José Cela o incluso Miguel Mihura, igual que si apelamos estrictamente al prisma político, por poner un ejemplo, no aguanta un repaso que Rafael Alberti todavía escribiera un poema a la muerte del camarada Stalin (¡joder, era 1953! Orwell empezó a denunciar los excesos de su régimen al menos quince años antes).

CODA: Por cierto, nadie ha caído, al menos no por escrito, en que el pseudónimo Cautivo desarmado hace mención explícita al último parte de guerra emitido por el bando franquista, el 1 de abril de 1939: “Cautivo y desarmado el Ejército Rojo…”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído