Cásate con quien quieras, aunque seas del PP

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

pp-javier-maroto-partido-popular_ediima20150918_0926_18.jpg
pp-javier-maroto-partido-popular_ediima20150918_0926_18.jpg

Siempre me ha importado muy poco la vida de los demás y con quién decide cada cual casarse o juntarse. Entre otras cosas porque es algo que pertenece al ámbito privado de las personas. Pero en este caso sí voy a hablar de un matrimonio, aunque sin nombrarlo, para reflejar la hipocresía y la falta de coherencia de algunos. Un alto cargo del PP se casó el pasado viernes con su pareja. Y lo hizo gracias a una ley que aprobó el gobierno socialista de Zapatero en el año 2005. Sí, fue una boda homosexual, entre personas del mismo sexo.

Un matrimonio homosexual, como los miles que se han celebrado desde que se aprobó la ley. En al año 2006 un concejal del PP también pudo casarse con su pareja gracias a esta ley. Se trata de dos personas que se quieren y deciden casarse, simplemente. No importa si son dos hombres o dos mujeres. ¿No importa? Para el PP sí importa, y mucho. Este partido, que gobierna a base de decretos-leyes y leyes mordaza, interpuso un recurso contra la ley del matrimonio homosexual porque “desnaturalizaba” el matrimonio.

Sobre el matrimonio de personas del mismo sexo, el PP ha dicho cosas como que es una “ley asquerosa”, que “ofende a la población”, que “los homosexuales son personas taradas”... Por no hablar de algunas ilustres peperas que han usado peras, manzanas, perros y delfines en sus descalificaciones. Auténticas barbaridades, aunque viniendo del PP nada nuevo, por desgracia. Pero quiero quedarme con lo que decía entonces el presidente de este partido, y ahora también presidente del gobierno, Mariano Rajoy, uno de los invitados a la boda que se celebró el viernes: “Una institución entre un hombre y una mujer para la procreación. Eso es y siempre ha sido el matrimonio”. No creo que se atreviera a repetírselo a su amigo.

Algunos en el PP no veían con buenos ojos que Rajoy acudiera a esa boda y no les faltaba parte de razón, por aquello de la coherencia con el recurso presentado y lo que decían contra el matrimonio igualitario. No sé si Rajoy habrá cambiado de opinión al respecto, ni creo que le escuchemos una rectificación, pero lo que sí sé es que si hubiera prosperado el recurso que su partido interpuso contra la ley, ese matrimonio no se hubiera podido celebrar nunca y él jamás habría asistido. Cosas que pasan. En fin, que cada cual se case con quien quiera, incluso si es del PP. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído