Nueva gerencia, ¡pero los explotadores de siempre!

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

5retirada_del_cartel.jpg
5retirada_del_cartel.jpg

Mucho revuelo ha causado el supuesto cartel publicitario que el prostíbulo New Palace, situado en El Puerto de Santa María, habría colocado en Jerez.

Mucho revuelo ha causado el supuesto cartel publicitario que el prostíbulo New Palace, situado en El Puerto de Santa María, habría colocado en Jerez. El flamante cartel anunciaba Nueva gerencia, ¡pero las putas de siempre! Sea real o falso dicho eslogan, no es la primera vez que este negocio inunda nuestras calles y las de localidades vecinas con su publicidad (carteles en farolas, vallas enormes, octavillas en coches y en bares…). En El Puerto tenemos varias vallas publicitarias, fácilmente reconocibles ya por la silueta rosa de una mujer, y esta publicidad se intensifica en fechas señaladas, como en la semana de feria o en el fin de semana de motociclismo, fechas en las que tenemos en nuestra ciudad a más potenciales clientes de estos negocios: hombres que consumen mujeres.

En El Puerto tenemos ni más ni menos que cuatro de estos negocios. Somos líderes en la provincia. Nuestro modelo de ciudad basado en el turismo, las playas y los bares nos coloca en una posición perfecta para establecer este mercado de venta de mujeres. Pero el escándalo ha venido justo ahora. ¿Por qué? ¿Por la palabra “puta”? ¿Porque no queremos que lo vean nuestros niños y niñas? ¿Porque nos recuerda que estos locales están ahí? ¿O porque nos recuerda que la explotación de las mujeres existe?

En cualquier caso, es mejor si no lo vemos. Tras pocos días, se anunciaba su retirada. El Ayuntamiento de Jerez se ha unido a las críticas realizadas desde diferentes sectores. El PSOE, el partido que se vende como defensor de las mujeres (pero que las precariza laboral y económicamente), no podría permitir esto en una ciudad en la que gobiernan. En El Puerto también nos gobiernan, pero aquí de momento no han puesto nada de “putas” en los carteles. Así que parece que nuestras vallas no suponen un problema ni para el PSOE ni para IU, responsable, por cierto, del área de igualdad.

Termina la polémica del cartel, pero en El Puerto seguimos teniendo este lucrativo negocio. La anunciada, y con orgullo, “nueva gerencia”, obtiene ganancias por vender el cuerpo de las mujeres a hombres que las compran para el sexo. Estas mujeres, de diferentes nacionalidades, carecen en muchas ocasiones de otras oportunidades y dependen económicamente de sus prostituidores. Es un claro caso de cómo el género, la pobreza y la nacionalidad de primera y de segunda se unen para que los privilegiados lo sigan siendo a costa de la explotación de las de siempre, de las de abajo, en una sociedad patriarcal y capitalista que soporta, sostiene y fomenta este sistema de opresión y explotación. El mes pasado moría ahogada una mujer en el sótano de un club de alterne en Málaga a causa de las inundaciones. Cosas que pasan, pero que no pasan si eres hombre, que no pasan si tienes dinero. La “libre elección” por parte de las mujeres es en muchos casos un mito y una excusa utilizada para enmascarar estas situaciones: nada, absolutamente nada, se da en el vacío. Nuestras vidas y nuestras decisiones, nuestras posibilidades, están inmersas en una realidad y un contexto político, económico y social, y fuertemente influido por ello.

Las mujeres que ejercen la prostitución forman parte de esos colectivos invisibles. Hay ciertas realidades que preferimos no ver. Dentro del mundo de la prostitución existen, por supuesto, diferentes situaciones, siendo la trata y explotación de mujeres y niñas su cara más violenta y aberrante.

Por supuesto que necesitamos menos publicidad sexista, machista, violenta y misógina, por supuesto. Pero lo que de verdad necesitamos en un cambio radical del sistema que deje de utilizar a las mujeres, de explotarlas y de feminizar la pobreza. Necesitamos dar a las mujeres alternativas reales, económicas y laborales, que les permita hacerse dueñas de sus vidas y de sus cuerpos. Cuando hablamos de medidas como la renta básica universal nos referimos justamente a esto: nos referimos a poder elegir, a dar oportunidades, a igualarlas, a disponer de alternativas, y a generar otras relaciones sociales y laborales que nos den, a todas y a todos, la posibilidad real de decidir sobre nuestras vidas.

Artículo de Marta Güelfo, miembro del consejo ciudadano de Podemos El Puerto.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído