Una profesora, abanicándose en un aula de un colegio jerezano, en una imagen retrospectiva. FOTO: MANU GARCÍA.
Una profesora, abanicándose en un aula de un colegio jerezano, en una imagen retrospectiva. FOTO: MANU GARCÍA.

Señora presidenta del gobierno andaluz, sobran las presentaciones porque usted sabe quiénes somos y seguro que intuye el motivo de esta carta que hemos hecho pública. Pero por si no es usted consciente de la magnitud de lo que nos lleva a este último intento de mover su voluntad, se lo vamos a explicar. No le llevará mucho tiempo, que sabemos que está usted muy ocupada.

Como sabe llevamos más de un año defendiendo el derecho de nuestros hijos e hijas a dar clase en condiciones sanas y dignas, al igual que nuestras Ampa compañeras de Niños del Sur de Córdoba. Pero en realidad, por separado, cada Ampa de las que nos unimos en Escuelas de Calor aquella primavera de 2017 llevaba muchos años llamando la atención a la administración educativa sobre este problema, que no es de ahora ni depende de una ola de calor.

En este año y medio de lucha, Escuelas de Calor ha logrado que las condiciones térmicas de las aulas de nuestros hijos e hijas sean tema de actualidad. No crea que ha sido fácil, hay muchos asuntos a los que atender, pero es verdad que es un tema con el que empatiza mucha gente y hemos logrado que el apoyo social a nuestras reivindicaciones sea muy amplio.

Otro logro ha sido que se haya tramitado una Ley en el Parlamento Andaluz sobre adecuación térmica de los centros educativos públicos andaluces. Sabemos que el gobierno que usted preside no le ha dado apoyo nunca, ya votó en contra de su admisión a trámite el pasado febrero, incluso contraviniendo el criterio de los letrados del parlamento. Y también votó en contra del Dictamen de la Comisión hace apenas unos días. Pero debe usted tener en cuenta que esta ley responde a un movimiento social muy potente y que cuenta con el voto favorable de toda la Cámara andaluza.

Sabemos que sus planes electorales van siempre por delante y, hasta haciendo un esfuerzo de empatía, podríamos entenderlo, aunque no compartirlo, pero esta vez le pedimos que se pare a pensar en los casi 2 millones de niños, niñas y jóvenes que estudian en las aulas de la joya de su corona, en los y las docentes y en las demás personas que trabajan en centros educativos. Todos y todas tienen la vista puesta en su decisión.

Sólo le pedimos que piense usted de verdad en el puesto que ocupa y el papel que desempeña. Sea consciente de que tiene usted una responsabilidad con la gente de Andalucía y que muchas no vamos a entender que deje usted caer esta Ley que sólo necesita llegar a Pleno. Después de ese Pleno, disuelva usted la cámara, convoque elecciones y métase de lleno en la campaña electoral, pero con sus obligaciones hechas.

Las familias no vamos a parar, no podemos hacerlo porque las joyas de nuestra corona son nuestros hijos e hijas y defendemos su derecho a una educación pública de calidad. Es cuestión de tiempo que esta Ley salga adelante, pero para su campaña electoral en ciernes es ahora o nunca.

Muchas gracias por su atención.

Firmado, Escuelas de Calor. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído