El presidente de la Junta, Juanma Moreno, junto al presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, y al de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, en una imagen recien
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, junto al presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, y al de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara, en una imagen recien

La frase es de don Antonio Garamendi, flamante presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), defensor, dice de los intereses de los empresarios, dice, pero habrá que ver si defiende los intereses de "ciertos" empresarios. Así se explicaba ante las cámaras de TV, el 1 de septiembre de 2021 en torno a las siete de la tarde. "No estamos en la política —decía—, no somos políticos, no hacemos política". Entonces ¿qué es lo que hace la CEOE, cuando apoya a y se apoya en dos partidos concretos concretísimos, los dos adalides de la derecha más recalcitrante y dependiente de la cúspide de la organización empresarial y de la otra organización, aún más poderosa, llamada IBEX-35? Querrá decir que no hacen parlamentarismo, eso es algo más cierto, pero ¿para qué? si ya lo hacen en su nombre los partidos patrocinados.

Lo que "no se puede hacer" decía Garamendi, es elevar el salario mínimo. Pues habrá que recordar a estos patriotas y a sus adláteres, que si la Guerra de la Independencia no hubiera prosperado, estaríamos cobrando como mínimo 1.555 euros al mes, que es el SMI de los trabajadores franceses. O sea ¿Qué lucharon nuestros abuelos para conseguir uno de los salarios más bajos de Europa? ¿Merecía la pena, pues? Lo grave es que aquellos fueron patriotas. Estos, habría que verlo. Grave, no, más que grave, gravísimo que, según el presidente de los empresarios de todo el reino de España, "no sea el momento, no sea rentable elevar el salario mínimo, porque no servirá para crear empleo". Pero ¿por racanería y egoísmo de los empresarios o por falta de competitividad? Si es lo primero aquí podemos terminar el artículo. Si la industria, el comercio y los servicios del Estado español no son rentables, habría que plantearse la rentabilidad de mantener esos gestores, político-parlamentarios y económicos.

Si tenemos la electricidad, el teléfono y la vivienda más caros de Europa, si los impuestos soportados se semejan a los escandinavos, si la banca gana más en comisiones e intereses (negativos, esto es, favorables a la entidad) ¿no será eso lo que lastra su competitividad? Así que la CEOE, el IBEX y la Banca quieren aumentar su rentabilidad a costa de mermar los ingresos de quienes menos tienen. Pero si ya pagamos más que Alemania, que Francia, que Reino Unido, que las economías más fuertes y sólidas de Europa ¿todavía nos quieren disminuir más nuestro ya escaso poder adquisitivo.

Seguramente en vez de argumentar que subir el SMI "no es bueno para España" (excepto si consideran que España son ellos y nadie más), podrían pensar, sería justo, que si eso "no es bueno para España", empiecen por bajar seriamente sus salarios, muchos directamente inmorales, que a lo mejor la solución está en bajar los sueldos de sus directivos, pues con cobrar diez veces más que el que menos ya irían bien parados, en vez de embolsarse cuarenta o cincuenta veces más. Y prescindir de la compra de voluntades personificada los cargos de "consolación política", o sea: el ejército de asesores y "patronos" que nada aportan porque ni siquiera tienen que acudir a la empresa que les paga ni para percibir sus escandalosos emolumentos

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído