1616509_10201966658305794_1454876589_n-150x150
1616509_10201966658305794_1454876589_n-150x150

Manuel Herrero - @yahves

Si mal estaba el prestigio de nuestro sistema en general, vinieron las tarjetas black de Caja Madrid. Una cuarta más de mierda a esa letrina en la que se ha convertido España. La porquería nos llega ya al cuello, pero lo malo es que con eso, por desgracia, no ha acabado todo, la situación todavía puede empeorar, en este caso con la actuación que la justicia y los partidos tengan en estas cuestiones: ¿Actuará el sistema judicial con prontitud y como le está requiriendo la sociedad o buscará mil triquiñuelas para dejar de nuevo a esta pandilla de impresentable en la calle? ¿Se investigarán las empresas, inmobiliarias sobre todo, creadas por las cajas o por sus dirigentes, que hacían millonarios negocios entre sus cúpulas directivas y políticas con los entramados de especuladores más afines y generosos? ¿Se investigarán los préstamos concedidos graciosamente a directivos, miembros de consejos, amigotes empresarios o políticos y también a partidos, sindicatos o asociaciones amigas?

Probablemente la respuesta sea no, y por tanto seguiremos avanzando en la degradación y desafección de los ciudadanos con las estructuras del Estado. ¿Quién nos queda ya que no entre en la categoría de casta o peor de chorizo? En Jerez tenemos una herida parecida que se ha intentado cicatrizar por las bravas, echando la mierda fuera y tapándola con otras mierdas más grandes, se llamaba Caja de Ahorros de Jerez. Esta entidad llegó a ser una enseña en la provincia, un motor económico para miles de familias y de pequeños negocios. Sus sucursales salpicaban las barriadas más humildes, sus empleados eran parte del barrio, conocían de primera mano y resolvían los problemas cotidianos de sus vecinos y sus actuaciones en las obras benéfico-sociales impulsaron con fuerza nuestra cultura. Baste el ejemplo de Así canta Jerez en Navidad, acción que consolidó una fiesta ahora imprescindible en nuestro calendario festivo y ya en casi toda Andalucía como es la zambomba.

Mucha oscuridad hay en la gestión y desaparición de nuestra Caja de Ahorros, por ejemplo la relación con el Ayuntamiento, mucho tiempo gobernado por el PA, con altos miembros de la Caja de Ahorros al frente y con el PP, PSOE, los sindicatos UGT, CCOO y notables jerezanos en el consejo de administración. Llegó a tener 1.200 millones de pesetas de descubierto, no de préstamos, que aún tenía más, de descubierto en cuenta puro y duro. ¿Se sabrá alguna vez si en la Caja de Jerez hubo tarjetas black?, ¿se sabrá si es verdad que hubo reuniones oficiales en paraísos turísticos, regalos ostentosos, préstamos "blandos" a consejeros, indemnizaciones multimillonarias a directivos y miembros de los consejos de administración (después de la llamada fusión, se hablaba de alguno que cobró 400 millones de pesetas)?

¿Se sabrá si hubo préstamos condonados a partidos o colocaciones de miembros de sus aparatos, sin selección de personal al uso? En fin, nada que no haya pasado en otras cajas de ahorro, lo malo es que la Caja de Jerez ya no existe y no se ha investigado ni parece que a nadie le interesa investigar. Todo esto debería saberse por higiene social, porque con lo que se jugó no fue solo con el dinero de miles de ahorradores. Se jugó con el trabajo de cientos de empleados, con la viabilidad de miles de pequeñas y medianas empresas y, sobre todo, se jugó y se vició el futuro de nuestra ciudad y su entorno.

¡Así nos va!

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído