Artículo de opinión escrito por Pablo Cabello, titulado 'Authentic Facha Hours'. FOTO: Twitter Authentic Facha Hours.
Artículo de opinión escrito por Pablo Cabello, titulado 'Authentic Facha Hours'. FOTO: Twitter Authentic Facha Hours.

Este fin de semana, en otro diario de tirada nacional, se publicaron los resultados de una nueva encuesta de intención de voto de cara a las próximas elecciones generales. El titular era simple. Venía a decir que el PSOE junto con el bloque de izquierdas y demás nacionalistas siguen sumando, pero que PP y Vox siguen avanzando. Dentro de ciertos márgenes, se apostaba por 100 diputados para el PP y 66 para Vox. Si en lugar de estos números se utilizaran las horquillas máximas y se incluyese a Ciudadanos la suma daría 175. Ni aun así se suman los 176 necesarios para la mayoría absoluta, pero hay que admitir que se sitúan demasiado cerca.

La mayoría de los entendidos pensaban que Vox se iba a ir desinflando poco a poco, que sus propias contradicciones harían que el partido fuera perdiendo apoyos, o simplemente que se desenmascararan como lo que realmente son. Sin embargo, su mensaje simplón cala demasiado. El otro día estaba hablando con un conocido que me decía que les votaría porque quiere mano dura. Todo el mundo a trabajar o fuera del país decía. Por todas estas razones, el partido con menos transferencia de votos es este mismo, que mantendría casi al 85% de sus votantes. A su vez, está previsto que capte el 15% de los votos que la última vez fueron al PP. Todo esto sin contar aquellas personas que la última vez no votaron y lo harán ahora atraídos bajo esa idea de orden, disciplina y dureza con las supuestas lacras de la sociedad.

Quizá algo que distinga al ser humano y en concreto a los españoles es su capacidad para hacer humor en momentos duros, ridiculizar y parodiar el origen del problema. Hay a quien esta fórmula no le parece adecuada, argumentando que es de mal gusto y que da visibilidad y publicidad gratuita a quien no se debe. A mi por el contrario me parece perfecta. Puede que el primer paso para para desmontar un discurso así sea mostrar las absurdas situaciones que se apoyan en él y hacer humor con ellas. No se puede descartar que en este país haga más daño una caricatura que la voz de la razón.

Por todo esto, he de reconocer el trabajo de la persona que lleve en Twitter la cuenta @facha_hours y simplemente recomendarla y darle la enhorabuena. Acumula ya más de 105.000 seguidores. Solo sigue a una cuenta, al célebre Hermann Tertsch, europarlamentario de Vox. Nótese el sarcasmo. Su trabajo es simple, sin comentar nada al respecto, sube capturas de pantalla del material más homófobo, xenófobo, machista, negacionista y en definitiva fascista que se puede encontrar en Twitter. Puede ser que Espinosa de los Monteros vaya a una entrevista al canal 24 horas, se la tenga preparada y sepa escapar sin meter la pata. Sin embargo, sus dos millones de votantes carecen de esa virtud. Por la boca muere el pez y por Twitter se descubren los fascistas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído