champagne.jpg
champagne.jpg

Otro tema interesante sería que Jerez pudiera aprovechar esa y otras amistades para que su vino –Xérès, en francés, al fin y al cabo- entrara por fin con fuerza en Francia

Jerez, la ciudad y su vino, inician el año acercándose a Reims y su vino, ni más ni menos que el Champagne, un acercamiento que podría concluir en el hermanamiento de ambas ciudades. Se trata de las capitales de dos zonas vitivinícolas que juegan desde hace muchísimos años –varios siglos- en la primera división mundial de los vinos y que comparten distintos intereses, el principal es el frente común junto a otros vinos históricos –Oporto, Burdeos, Chianti, etc- contra el uso de sus nombres que se hace por parte de productores de Estados Unidos, uso parcialmente permitido en dicho país al entender estos nombres como semi genéricos, vinos hechos a la ‘maniera de’… lo que hace inevitable recordar que no hace tanto en España estaba permitido que se etiquetaran y publicitaran cava y otros vinos espumosos haciendo referencia a que se elaboraban con el ‘método champenoise’, que aunque fuera y siga siendo cierto pues bonito como que no…

Otro tema interesante sería que Jerez pudiera aprovechar esa y otras amistades para que su vino –Xérès, en francés, al fin y al cabo- entrara por fin con fuerza en Francia (donde sí es pujante Oporto, por cierto). Mientras España es un importante mercado para el Champagne, el décimo, al jerez le cuesta mucho penetrar en el país galo. Eso sí, los franceses valoran sobremanera para su gastronomía otro producto del Marco: el vinagre. Es verdad que Francia tiene grandes vinos y que puede que sean algo chovinistas con lo suyo –bueno, para Jerez y sus gentes también se aplica a veces este adjetivo- pero no es menos cierto que los franceses están entre los principales consumidores de vino del mundo, que entre inmigrantes y descendientes y descendientes de exiliados republicanos hablamos de muchos miles de personas vinculadas a Andalucía (la alcaldesa de París a la cabeza), la cultura, el turismo… Hay terreno que recorrer, desde luego y, probablemente lo mismo podría decirse del brandy en un país orgulloso de sus espirituosos, como el Cognac y el Armagnac.    

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído