11813508_536722053148171_6455328210793240582_n.jpg
11813508_536722053148171_6455328210793240582_n.jpg

¿Y si en vez de pareja de novios tenemos un dúo de actores contratados, con invitados y cátering incluidos?

Es curioso, reflexionaba el otro día, que en una ciudad que se ríe de sí misma por sus sempiternos más de 30.000 parados, su caótico Ayuntamiento y el drama de cientos de familias que no tienen qué llevarse a la boca o cómo pagar el alquiler o la hipoteca, el drama del verano venga a ser que a la actual corporación municipal se le ha olvidado casar a una pareja de novios. La historia de Felisa y Alexandre, que al final pudieron contraer nupcias gracias a la aparición in extremis de Isabel Armario –para que luego le echen en cara que se marchó a Diputación-, ha dado la vuelta a España, en un capítulo más de este folletín en el que nos hemos convertido de un tiempo a esta parte. Supongo que el pueblo, a falta de pan, se queda con el circo.

Como en el serial televisivo de ‘El show de Truman’, los jerezanos se enjugaban las lágrimas mientras leían en los periódicos el trauma de la pareja que causó la tensa espera hasta el filo de la medianoche. La empatía con la novia, que al parecer lloraba como una “magdalena”, es prodigiosa, habida cuenta del drama que dibujan organizaciones como Cáritas cuando hablan de Jerez. Recuerda a esas representaciones históricas de la Edad Media, cuando el populacho no tenía qué llevarse a la boca pero se distraía de sus preocupaciones angustiándose por los pesares de sus gobernantes (se me vienen a la mente los versos de Rubén Darío: “la princesa está triste, ¿qué tendrá la princesa?”).

Como si los ciudadanos de este municipio aún no se hubieran asomado al verdadero abismo y lo peor que les pudiera ocurrir es quedarse plantados en el altar no ya por quien va a compartir con ellos tálamo y desventuras, sino por sus propios gobernantes, a los que se les traspapeló la petición de matrimonio. Y es que por mucho que intento no ironizar sobre este capítulo que sin duda quedará escrito con tinta negra en la intrahistoria de esta ciudad, me cuesta no frivolizar al compararlo con el retrato que esbozan los informativos de nuestra tierra, cuando se acuerdan de ella. No olvidemos que dos de nuestros últimos alcaldes están cumpliendo penas en prisión por la gestión que llevaron a cabo durante su mandato. En esta ocasión, lo único que ha faltado es decir que Mamen Sánchez será la tercera a causa de este casamiento cuasi interruptus.

Supongo que tampoco faltarán los conspiranoicos, para quienes esta especie de serpiente de verano vendría a ser algo así como una cortina de humo frente a la guerra entre los sindicatos y el Ayuntamiento por el Plan de Ajuste y otros problemas más acuciantes. “¿Y si todo ha sido una hábil maniobra del equipo de gobierno?”, se preguntarán los más sagaces. Otros incluso irán más allá: ¿Y si en vez de pareja de novios tenemos un dúo de actores contratados, con invitados y cátering incluidos? A mí, personalmente, me cuadraría más que la que se ha montado. Como diría aquél, así nos va…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído