contra_la_violencia1_01-1024x678.jpg
contra_la_violencia1_01-1024x678.jpg

Se acerca un nuevo 25 de Noviembre, día en que cada año se conmemora el Día Internacional Contra la Violencia de Género, ya que desgraciadamente, la violencia masculina ejercida contra las mujeres, continúa siendo en nuestra sociedad actual una realidad presente en la vida de muchas mujeres y es un problema que se deriva de una concepción desigual e injusta que nos considera a las mujeres como seres inferiores. Es el día en que año tras año, se denuncia la persistencia de la violencia de género en multitud de ámbitos y esferas. Pues este tipo de violencia tiene múltiples manifestaciones, como son el acoso sexual y laboral, la marginación en la política, la violencia física, psíquica y sexual, la violencia económica y simbólica, etcétera.

Pero yo hoy, les quiero hablar de un tipo muy concreto de violencia contra las mujeres, como es la violencia institucional. La violencia institucional se define como la violencia cometida por los servidores públicos pertenecientes a cualquier administración, institución pública o partido político, que tenga como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas que garanticen tanto su derecho a la Igualdad de Oportunidades como su legítimo derecho a vivir una vida libre de violencia, derechos recogidos ambos en nuestro ordenamiento jurídico, por la Ley de Igualdad y la Ley Integral contra la Violencia de Género, respectivamente. Pues bien, desde la llegada del Partido Popular al Gobierno de nuestro país en el año 2011, nos encontramos con que el Programa de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres ha sufrido un recorte del 33% y que la reducción del presupuesto de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género ha llegado hasta un 22%, lo que se traduce en que el Gobierno del PP dedica 6,6 millones de euros menos a la lucha contra la Violencia de Género respecto al último presupuesto elaborado por los gobiernos socialistas.

Vemos cómo el PP mantiene, año tras año, los recortes y expulsa las políticas contra la violencia de género  de la primera línea de la agenda política de su Gobierno. Con estos datos, es obvio que el Gobierno del PP, cuando menos, obstaculiza el derecho de las mujeres a la Igualdad de Oportunidades así como el de vivir una vida libre de violencia de género, no garantizando los recursos necesarios y fundamentales para combatirla, y poniendo así a muchas mujeres en un grave riesgo.

Señores y señoras del Gobierno del Partido Popular, la violencia de género es un problema social tan grave que sólo puede ser solucionado a través de un acuerdo político, económico y social de amplio alcance que garantice la prevención de esta violencia en todas sus dimensiones y manifestaciones, incluida la violencia institucional, como condición necesaria para su erradicación definitiva.  Pero es evidente que el Gobierno del Partido Popular no está por la labor. El PP se ha pasado años boicoteando y ninguneando las Políticas de Igualdad, incluidas las políticas para la prevención y atención de la Violencia de Género que sufren las mujeres.

Y desde que están en el poder han utilizado la crisis, los recortes y la austeridad con fines ideológicos, demostrando, que estamos ante un Gobierno que no sólo quiere perpetuar la desigualdad, sino que quiere ahondarla. Pues la violencia institucional que ejerce el PP cada día afecta de una forma especialmente dramática y cruel a las mujeres. Por todo ello, la violencia institucional del Gobierno del Partido Popular acaba siendo también otra forma de Violencia de Género. Y si ponemos el foco en Jerez, tampoco difiere mucho la estampa.

Así, la próxima semana podremos ver a nuestra alcaldesa, acompañada de la Delegada de Bienestar Social, Igualdad y Salud, encabezar la manifestación contra la violencia de género, mientras que desde su partido, apoyan y defienden las políticas estatales de recortes en materia de violencia de género, que merman la seguridad y la integridad de las mujeres. O como ellas mismas y su partido, que han eliminado en nuestra ciudad la Delegación de Igualdad como entidad propia y específica para abordar los temas relacionados con la Mujer, la Igualdad  de Oportunidades y la Violencia de Género, demostrando la importancia que les merecen las mujeres y su problemática.

Y también podremos verlas en el acto de firma de adhesión a la Red de Asociaciones contra la Violencia de Género en Jerez, como si no llevásemos años las asociaciones luchando contra esta lacra social. Y no es que no esté de acuerdo con la iniciativa, nada más lejos de la realidad, yo siempre apoyaré todo lo que se ponga en marcha para luchar contra la violencia que sufren las mujeres. Pero no sé qué pretenden que hagamos las asociaciones, si nos tienen olvidadas y sin recursos. Llevamos años esperando cobrar las subvenciones que se nos adeudan tras muchas promesas que nunca se cumplen.

Si realmente quieren combatir la violencia de género, incrementen los recursos municipales para la atención integral de las mujeres víctimas de la Violencia de Género que existen en nuestra ciudad, dotando al Centro Asesor de la Mujer, y más concretamente al equipo de Atención de Mujeres Víctimas de Violencia de Género, de más recursos económicos y personales, ampliando el equipo de técnicas que las atienden. Pues ante el incremento de casos y atenciones que se producen año tras año, según la propia delegada, vemos como los recursos no se aumentan en la misma medida, manteniéndose igual o peor aún, reduciéndose el gasto en un 24%.

Con lo que nos encontramos con unos servicios saturados y desbordados, retardándose así el acceso de las mujeres a dichos recursos. Y eso, señoras alcaldesa y delegada, se llama violencia institucional. El 25 de Noviembre nos recuerda todo lo que queda aún por hacer y la necesidad de aunar fuerzas para luchar contra este serio problema que aqueja a toda la sociedad. Es evidente que a cada persona y a cada institución, le corresponde un compromiso en la lucha contra la violencia de género. Nosotras las mujeres y las asociaciones tenemos claro y asumimos nuestro papel, luchando contra la violencia de género durante todo el año. Pero ya es hora, de que el gobierno municipal del Partido Popular asuma el suyo y deje de ejercer la violencia institucional contra las mujeres, haciendo una apuesta real y decida, que permita acabar con esta grave lacra social, como es la violencia de género.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído