Las otras 'superligas' en la tierra de Joaquín

El Puerto ha vivido varios procesos de renovación en el fútbol y sabe lo que son las 'fatigas' económicas. Ahora, el Racing aspira a volver a profesionalizarse y el Recreativo busca principalmente educar. "Queremos tener más instalaciones de referencia y mirar de tú a tú a Chiclana o Jerez", dice el alcalde

Manuel Muñoz y Antonio Flor, tesorero y presidente del Recreativo Portuense.
Manuel Muñoz y Antonio Flor, tesorero y presidente del Recreativo Portuense. ESTEBAN

El todopoderoso Real Madrid llegaba a Cádiz el miércoles para disputar su primer partido tras el terremoto de la Superliga, el invento de un puñado de grandes clubes europeos para comandar una nueva competición que forzase partidos entre los mejores casi cada semana. Que no hubiera que esperar a unas semifinales de Champions para ver, por ejemplo, un Real Madrid-Chelsea. Todo, comandado por Florentino Pérez, empresario, presidente blanco y heredero de Santiago Bernabéu, uno de los impulsores de la Copa de Europa. La de entonces fue una iniciativa que ayudó a ablandar todo un Telón de Acero. La actual, como confesaba Pérez, tiene una razón puramente comercial.

La razón principal de que el intento no haya salido bien es la presión de los aficionados, con más voz que nunca gracias a las redes sociales. Los clientes y consumidores no quieren renunciar a unas competiciones de méritos. En paralelo, miles de clubes las pasan canutas en este sistema. Es el fútbol de los campos de tierra -aunque cada vez quedan menos y es ya una frase hecha-, el fútbol en el que el patrocinio de un bar o una entrada a tres euros hace posible que el pueblo o el barrio tengan un escudo y unos colores. El fútbol de cantera donde solo uno entre miles llega a ponerse la camiseta de la Selección y a salir en la portada del Marca. En El Puerto lo han conseguido Joaquín Sánchez, eterna estrella del Real Betis, o más recientemente, Carlos Neva, lateral izquierdo en el Granada.

Con casi 90.000 habitantes, El Puerto quedó huérfano de fútbol semiprofesional cuando el Racing Club Portuense llegó a desaparecer tras estar en campañas anteriores con posibilidades reales de subir a Segunda División. Hoy juega en otra Segunda, la Segunda Andaluza, tras comenzar desde abajo en busca de la profesionalización. Jesús Rodríguez es su presidente y tomó las riendas hace tres años. Este curso cuentan con una empresa de gestión deportiva, Gestar Sport, con miembros en varias parcelas para profesionalizar el equipo. En un año de retos, el primer año completo de covid. "Las fatigas son la financiación, como nosotros con un club con instalaciones propias, el día a día hay que tener dinero, tenemos que autofinanciarnos", cuenta Rodríguez.

Un partido reciente del Racing Portuense.
Un partido reciente del Racing Portuense.

Preguntado por la Superliga, y los problemas económicos que auguraba Florentino Pérez para la primera clase del fútbol europeo, señala que "yo te puedo hablar de nosotros. Todo es dimensionable. Las fatigas se pasarán en los dos lados. No tenemos ningún Messi. Pagamos luz y agua cada mes, mientras que ellos tendrán que pagar 10 millones de euros en fichas, por ejemplo". En El Puerto, a día de hoy, "hay que tirar de creatividad y de responsabilidad" para salir adelante. "Al final consiste en nunca gastar más de lo que se puede generar. Por ahí puede venir el problema de los grandes", intuye.

En ese sentido, subraya que "el mérito es saber separar el corazón de la cabeza. Que te guste la gestión deportiva, que te guste el fútbol como deporte y tener los pies en el suelo. Esto implica fijarte objetivos reales. Nosotros tenemos un senior que queremos volver a colocarlo en el fútbol profesional. Y es dar también un servicio a padres y niños, educándolos en la cultura del deporte". Paradójicamente, los grandes clubes aún no tienen permiso para llevar hinchas a los estadios, pero en los modestos, sí lo hay. "Ha supuesto el salvavidas. 400 personas viendo fútbol mueven la cantina, las entradas, y es parte importante del club".

"Si tuviéramos un nuevo Joaquín no te lo diría. Los equipos van a la mínima a quitarlos"

Lo que implica también la supervivencia de estos clubes es tener un jugador de primera talla, que deja rendimientos económicos cuando se vende y cuando cambia de club en el futuro. Son los llamados derechos de formación. ¿Hay algún nuevo Joaquín en la cantera del Portuense? "Si lo tuviéramos no te lo diría, todo el mundo va a la mínima a quitar gente (ríe). Tenemos 300 niños de cantera, ese trabajo se hace desde muy abajo. Podremos ver los resultados de los chicos actuales en cinco siete años". Porque tras un parón de siete años de la actividad del club, la estructura de cantera se está revitalizando de nuevo. Estos años atrás, entre "los que buscan proyección se han ido a Sanlúcar, a Cádiz, a Rota. Tenemos detectados 70 niños que juegan al fútbol fuera de El Puerto. Hay que intentar atraerlos de nuevo con un proyecto donde se vean reflejados", y esto es, un club profesionalizado que juegue en categorías más altas.

Todo con miras de estar en tres o cuatro años compitiendo a mayor nivel, pero el actual presidente del Racing lo tiene claro. Hubo errores en el paso. "Se construyeron castillos en el aire. Gastas mucho más de lo que tienes, dejas de pagar, y acabas metiéndote en concurso de acreedores. Ha sido el gran mal del fútbol".

El Recreativo Portuense, cantera por cantera

Hace una década, un grupo de aficionados de El Puerto puso en marcha un proyecto que daba su sitio a una cantera con cierta estructura. Llegó un día en que el Racing desapareció, y el Recreativo se convirtió entonces en una referencia de la ciudad. También en categorías de fútbol muy modesto, comenzó siendo filial del Racing para ser independiente. Comparten escudo, aunque el Recreativo tiene una F y una B de "fútbol base" sobre la marca. 

Antonio Flor es su presidente. Fue futbolista en los años 70. Hoy está jubilado. Llegó a ser juvenil del Sevilla, luego jugó en el Portuense y más tarde en el Atlético Sanluqueño. Entonces sí eran campos de tierra. Recuerda esas batallas ante el Yeclano o el Almería. A pesar de que en el Oriente andaluz saben sembrar y bien, "entonces no había agua para regar los campos".

Su estadio, ubicado detrás del centro comercial El Paseo de El Puerto, es un terreno cedido por el Ayuntamiento que ellos mismos tuvieron que allanar con maquinaria y mucho esfuerzo. Consiguieron que les cedieran unos módulos prefabricados que usaban los empleados de la autopista y la empresa Los Puitos, la de las casetas, les cedió también la cantina que iba a quedarse solo unos meses. En la puerta del recinto, un escudo del Real Madrid, del que son club colaborador.

Los directivos Antonio Flor y Manuel Muñoz, del Recreativo Portuense.
Los directivos Antonio Flor y Manuel Muñoz, del Recreativo Portuense.   ESTEBAN

Pero el fútbol sigue hoy en marcha gracias al "sacrificio de muchos padres que con su cuota pueden ir manteniendo esto. Y al sacrificio de aficionados y empresas, más o menos se puede tirar" para competir en Primera Andaluza. "No tenemos la idea de subir mucho más, lo importante era que los chicos que llegaban a la edad de senior pudieran seguir practicando deporte después de ser juveniles y no tuvieran que marcharse". Así, crearon una cantera "con alrededor de 200 chavales.

No hay dinero para sueldos ni nada parecido. Sí tienen algún jugador de Puerto Real y para ir a entrenar les pueden ayudar con la gasolina. "En El Puerto hay muchos equipos pero muy dispersos. Muchos se marchan a jugar fuera. Lo importante es hacer deporte, y si alguno puede llegar estará bien". De hecho, Carlos Neva, del Granada CF, fue canterano del Recreativo Portuense. Llegó a estar en el filial del Real Madrid.

"Cuando hablan de la Supeliga y dicen que van a estar arruinados, se refieren al porcentaje muy grande de presupuestos. A nivel de cantera, si estos clubes seguimos trabajando con equilibrio y sin grandes pretensiones, siempre vamos a existir. Creo que es fundamental. Más que hacer futbolistas, invertimos en salud. Los padres deben entender eso. El chiquillo que tenga condiciones, que intente desarrollarlas. Pero lo importante es el deporte. Si no, no haría nada".

¿Hay algún nuevo Joaquín o podría llegar a desarrollarse en El Puerto? "Sí, hombre. Lo que pasa es que son épocas. Con la cantera de chavales, veo muchas veces el fútbol de alevín, benjamín, y veo chiquillos con condiciones innatas. Luego hay que tener es continuidad, sacrificio. La cantera de la provincia de Cádiz es muy buena". 

Manuel Muñoz es el tesorero del Recreativo, el encargado de las cuentas, ex trabajador de banca. Explica que esta es "la verdadera Superliga. Dependemos de las familias de los chavales. Es deporte por deporte. No dan subvenciones municipales desde 2016 por unos problemas legales. Mantenemos las instalaciones y a veces hasta salen del bolsillo de los directivos", indica. Además, si las familias sostienen el club, "no se vuelven a pedirnos que afrontemos un pago, porque saben que el club son ellos, no un ente superpoderoso, y saben que al final entonces sale de sus cuota. Esto es el fútbol de las estrellas, del entrenador que no gana dinero y lo hace con ilusión". Otro de los frentes es la publicidad en estos niveles, muy lejos de la visibilidad que da la Champions. "Pero si hablamos de niños de cantera, hablamos de sus padres y de 1.400 abuelos. Las empresas locales tienen regresión. En su mayoría, eso sí, es por echar una mano".

El alcalde que no fue futbolista

Germán Beardo es máxima autoridad municipal de El Puerto desde 2019, cuando consiguió recuperar la alcaldía para el PP. No muchos saben que una lesión grave le quitó el sueño de seguir progresando en el fútbol cuando era juvenil. Apuntaba maneras, pero "quizás ya con esa edad no estaba para dar el salto". Compartió equipo con jugadores que actualmente son semiprofesionales. De haber llegado, hoy estaría a los 35 al borde de la retirada, salvo Joaquín, que roza los 40 y sigue marcando la diferencia en Primera. "No me vayas a comparar con él, Joaquín es otra cosa", viene a decir.

Madridista y cadista, indica sobre la Superliga que "todos los modelos tienden a evolucionar. El modelo de Superliga se ha explicado mal, con precipitación, pero es un modelo que en el fondo tenderá a que haya más partidos cada semana entre los mejores. Los fines de semana, quieres ver como en Indonesia a Mbappé contra Modrid o Haaland o Messi. Si nos fijamos solo en eso, ahora mismo reducimos la temporada a tres o cuatro partidos, el Madrid-Barcelona, el derbi madrileño, el Betis-Sevilla y el que juega el equipo de tu ciudad contra los grandes. El deporte es el gran espectáculo".

"El Puerto tiene que concentrar el talento a la vez que todos pueden jugar. Por eso creo en el modelo de escuelas municipales"

El Puerto, mientras, ha vivido un tiempo de disgregación. "Esta es una ciudad suficientemente importante como para tener un club de referencia en senior que estuviera peleando en Segunda B, Tercera, o Segunda División, como estuvo el Algeciras o el Xerez. A eso debemos aspirar. La dispersión de recursos también se ha producido en el futbol base", indica. Cuando él era canterano, había varios equipos con calidad, "verdaderamente competitivos, jugábamos en categoría alto nivel, Primera Provincial, Preferente. Con el Safa jugamos en Segunda División juvenil de hace años".

Para competir, asegura, faltan plantillas de categorías inferiores "con más concentración de talento, con capacidad competitiva, mientras también se da acceso a que todo el mundo tenga opción de jugar. Yo creo en el modelo de escuelas deportivas. Todo el que quería jugar tenía una escuela municipal, ligas en las asociaciones de vecinos, todos jugaban. Pero el federado alcanzaba plantillas competitivas, y jugabas con el Balón de Cádiz, el Flamenco, el Jerez Industrial, el Atunara Zabal de La Línea".

El alcalde, Germán Beardo, en una entrevista para lavozdelsur.es.   MANU GARCÍA
El alcalde, Germán Beardo, en una entrevista para lavozdelsur.es.   MANU GARCÍA

Eso sí, rechaza algo que ya ha vivido como padre "Se empieza, si no profesionalizar, a dar más cuenta a los niños demasiado temprano. Creo que mi padre no me vio jugar al fútbol hasta que tenía al menos 14 o 15 años. Todos pecamos de tener un proyecto de futbolista desde recién nacidos. Con cuatro o cinco años ya compite y van muy temprano a entrenar a las canteras del Betis y del Sevilla. Hay niños que alcanzan psicomotricidades pronto, que son hábiles, pero el desarrollo muscular, óseo y del talento van a otros ritmos. Cuando uno empieza a ver posibilidades no es hasta los 14 o 15 años. Yo he jugado con gente como Cheché, Nacho Pombo, Guille del Xerez, o Jurado en su día. Jurado era excelso, de primer nivel, y él sí llegó, pero el resto no a tan primer nivel. Y eso que cuando eran infantiles ganaban los partidos ellos solos. Metían muchísimos goles. Acceder al mundo profesional es muy difícil, y más ahora que los futbolistas parecen deportistas olímpicos. Ya no hay que jueguen andando".

Mientras tanto, El Puerto, señala, debe seguir creciendo para volver a estar en el centro del fútbol como en el pasado. "Cuando llegamos al gobierno municpal, la principal referencia de instalación histórica era el José del Cuvillo, que llevaba cerrado algún tiempo. Es importante para la marca, la bandera del fútbol en El Puerto, para el Racing, que es de arraigada tradición. Lo abrimos en poco tiempo. Colaboramos en el reacondicionamiento, en la mejora de instalaciones. Vamos poco a poco en estos tiempos que corren, el dinero es lo que tenemos. Cada vez hay más campos de referencia, porque queremos mirar de tú a tú a Chiclana, a Jerez, a Sanlúcar. Queremos ser el elemento cohesionador para que haya un proyecto común, con cantera, jugadores, directivos, afición...El Portuense es el proyecto profesional y el Recretivo es la base. Todo, para pronto tener acceso de nuevo a categorías nacionales".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído