Mujer de mar, pescadora, patrona y presidenta: "Yo me he criado aquí y siempre me han respetado"

Manuela Leal es hija y nieto de pescadores. En el mar se siente tranquila, desde pequeña tuvo claro que este era su oficio y es la primera mujer en presidir la Cofradía de Pescadores de Conil, la más antigua de Andalucía

Manuela Leal, mujer de mar, pescadora, patrona y presidenta: "Yo me he criado aquí y siempre me han respetado"
Manuela Leal, mujer de mar, pescadora, patrona y presidenta: "Yo me he criado aquí y siempre me han respetado" MANU GARCÍA

A Manuela Leal la conocen como la Calichi, el mote de su familia paterna en Conil. Curiosamente, este es un pájaro y Manuela, cual calichi, ha sabido coger vuelo y emprender un oficio en vías de extinción que, sin embargo, a ella parece no pesarle. Al contrario, el mar la tranquiliza y el trabajo es su forma de vida desde que es capaz de recordar. 

A sus 40 años, Manuela Leal ha conseguido ser la primera mujer en presidir la Cofradía de Pescadores de Conil, la más antigua de Andalucía, y recibió en 2020 la medalla de oro de la provincia de Cádiz. Es hija y nieta de pescadores y esto del mar lo lleva en la sangre. “Desde pequeña le pedía a mi padre irme con él en el barco. Yo me he criado aquí y siempre me han respetado. Ahora soy la presidenta pero sigo yendo a la mar. Algún conflicto hay de vez en cuando, pero el que mucho ladra, poco muerde”, cuenta Manuela entre risas, con la seguridad y naturalidad que otorga el saber que ese puerto y ese mar es como su segunda casa.

Manuela no le tiene miedo. Una vez sufrió un incendio en su barco y salió ilesa gracias a la rápida actuación de los marineros que se encontraban haciendo la almadraba. “Yo salgo al mar y estoy tranquilísima, sin agobios. Al mar no hay que tenerle miedo, hay que tenerle respeto”, explica. 

MANUELA PESCADORA CONIL 6
El palangre es un arte menor usado por los barcos pequeños, que consiste en una línea madre con anzuelos.   MANU GARCÍA

Este mes solo ha salido siete días. “El oficio depende del temporal y cada semana es una aventura”, cuenta Manuela desde el bar del Puerto Pesquero de Conil. Es un día de invierno soleado, frío y sopla fuerte el viento de levante. No puede ir a faenar pero no por ello su actividad cesa. Además de estar al frente de la Cofradía, preside la Asociación de Productores Pesqueros, la entidad que la gestiona, y también es presidenta de la Asociación de Mujeres del Mar Torre Castilovo, una agrupación de patronas, armadoras y pescadoras que “navegan hacia la igualdad del sector pesquero”.  

"Yo salgo al mar y estoy tranquilísima, sin agobios"

Manuela trabaja, en el mar y fuera de él, por mejorar un oficio que cree que está abocado a la extinción: “No tenemos relevo. Es un trabajo duro que no lo quiere la gente, es inestable y no hay un sueldo fijo”. Sin embargo, Manuela lucha cada día por mejorar las condiciones de su sector, especialmente para los pescadores de su pueblo. La Cofradía cuenta con 55 barcos y da empleo directo a 200 trabajadores. Estos pescadores profesionales salen a unas 12 o 13 millas por la zona próxima a Conil y su oficio se caracteriza por usar artes de pesca tradicionales, como el palangre, la red de breca y la pesca de pulpo con chivo, además de contar con una veda para acotar las zonas de pesca. Con el palangre pescan especies más exclusivas y de restauración, como el bocinegro, la urta, la dorada, el pargo o la corvina. Con la red, “pescados de batalla” como la breca o el sargo.

MANUELA PESCADORA CONIL 2
El barco de Manuela se llama Rosario de siempre, su padre lo compró con este nombre.   MANU GARCÍA

Uno de los temas que más preocupaba a los pescadores era el ambicioso dragado en la bocana del puerto de Conil: “Hemos pasado las de Caín”, confiesa Manuela. Ya, por fin, han conseguido un contrato con la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, y durante tres años van a poder respirar tranquilos. “No podíamos ni salir, teníamos que esperar a las mareas altas y cuando volvíamos a tierra teníamos que esperar también si estaba la marea baja. Hemos tenido barcos encallados y a punto de tener desgracias. La gente llega un momento que se pregunta, ¿merece la pena salir?”.

Ahora, el gran proyecto que tienen entre manos es conseguir la declaración de un reserva marina de interés pesquero desde Trafalgar a Sancti Petri, una zona limitada protegida: “Nuestra cofradía tiene unas normas pero solo las acatamos nosotros. Tenemos una veda, pero luego el resto cada uno pesca donde quiere. Queremos que estas normas sean extensibles para todos”. Esta reserva sería la más grande de la Península al abarcar 35 kilómetros de costa. Para esta propuesta ya se ha redactado el proyecto Mar de Gades, primera fase a la que deberán seguir otras si la reserva encuentra acogida en el ministerio.

"Hay una economía sumergida grandísima y gente con mucho poder"

La razón por la que a veces las Administraciones van lentas o directamente miran hacia otra parte, Manuela la encuentra en la pesca furtiva: “Hay una economía sumergida grandísima y gente con mucho poder”, relata la presidente. “Las Administraciones parece nos quieren asfixiar. He tenido siete inspecciones, casi una por mes. Sin embargo, de esta rampa salen más de 200 lanchas en un fin de semana y aquí no aparece ni dios. En Barbate y Sancti Petri hay una locura de furtivos”. 

MANUELA PESCADORA CONIL 5
Manuela, con el puerto pesquero de Conial al fondo.   MANU GARCÍA

Otro problema al que se enfrentan relacionado con el cambio climático es el del alga invasora. “Hemos pasado rachas malas porque donde quieras que ibas solo había algas. Si hay algas no hay pescado y las artes se rompen”. También algunos peces ahora parecen distintos, “a veces viene algo que sabe lo que es pero lo ves un poquillo raro y dices, “a esto le pasa algo”, explica Manuela mientras pone cara de asombro recordando estos hallazgos. 

Cuando Manuela llega a casa, come lo que tiene a mano, pero para el fin de semana “nada como una brótola o un salmonete frito, acompañado de un buen picadillo con tomates de Conil”, culmina entre risas la primera mujer presidenta de la Cofradía de Conil. 

Sobre el autor:

Valeria Reyes Soto

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla y máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid, he trabajado en la gestión y comunicación de proyectos como el Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger, la Feria del Libro de Sevilla, el Festival de Jerez o el Festival de Cine Europeo de Sevilla; en espacios como la librería Caótica y en proyectos como Luces de barrio. Tengo especial interés por los programas que unen diferentes puntos de la cultura a través del encuentro, la investigación y la mediación, así como plena vocación por el mundo editorial, librero y literario.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído