javierfergo_pimentel_02
javierfergo_pimentel_02

Reconvertido a escritor y editor tras abandonar la política, Manuel Pimentel visita Jerez para presentar en las bodegas Williams & Humbert su última obra: 'Leyendas de Tartessos'.

Manuel Pimentel (Sevilla, 1961), nos atiende en el coqueto hotel Villa de Jerez. El que fuera secretario general del PP en Andalucía y ministro de Trabajo durante la etapa de Aznar en el Gobierno visitó Jerez para presentar en las bodegas Williams&Humbert su nueva obra, Leyendas de Tartessos: mitos, historias y leyendas de la primera civilización de Occidente. Lector compulsivo y apasionado de la historia, ya desde niño aprovechaba las visitas a familiares de Algodonales para adentrarse en sus cuevas y buscar cualquier cosa susceptible de tener valor arqueológico. Aún así, no dirigió sus estudios por esa rama, sino a la Ingeniería agrónoma y al Derecho, aunque se dio realmente a conocer gracias a la política.

Escritor tardío, sobre todo de obras relacionadas con la historia, con 40 años fundó su propia editorial, Almuzara, de la que disfruta ahora. Además, pueden verlo cada semana en La 2 de Televisión Española, donde dirige y presenta el programa Arqueomanía.

¿Qué hay de mito y de realidad en Tartessos?

Tartessos, que durante mucho tiempo se pensó que era un mito, ya se sabe que está entre la arqueología y el mito. Hay una realidad arqueológica, hay ya historia, piedra, orfebrería… Así que ya tiene una parte de historia importante, pero es verdad que gran parte de su conocimiento llega a través del mito.

Tartessos se ubicó entre Huelva, Sevilla y Cádiz...

Tartessos se tuvo que cobijar al sur de la Península Ibérica, lo que pasa es que su corazón, con toda claridad, está en el bajo Guadalquivir, en el triángulo Huelva-Cádiz-Sevilla. Su principal fuente de riqueza era la minería de toda Sierra Morena y el comercio que hicieron con fenicios, cuya plaza fuerte estaba en Cádiz, y después con los griegos. Pero dónde estaba Tartessos. No se sabe. Por eso Schulten lo busca y no logra encontrarla. Tartessos puede estar debajo de cualquiera de nuestras grandes ciudades. Podría estar debajo de Jerez, no lo sabemos.

La de Schulten es una historia curiosa.

Es un arqueólogo alemán que busca Tartessos y se adentra en esas marismas de Dios buscándolo. Todo el mundo lo tomaba por loco, vino a Jerez varias veces y al final no lo encontró, pero tuvo la virtud de poner Tartessos encima de la mesa. Lo curioso es que Schulten se inspiró en Schliemann, el descubridor de Troya, que también es alemán y que se había leído la Ilíada de Homero y que dijo que lo que cuenta la Ilíada no es una mentira, no es sólo poesía, ahí está Troya. Y aunque lo tomaron por loco, y siguiendo las indicaciones que salen en la Ilíada encontró Troya. Aquello fue una conmoción científica. Eso hizo que la escuela alemana fuera la primera que dijo que se prestara atención a las leyendas y a la tradición oral, que muchas veces tiene una verdad abajo. Schulten quiso ser el Schliemann español y de alguna forma lo consiguió.¿Qué encontramos en el libro?

Yo tengo mucha afición a la arqueología, a la historia, y me daba cuenta de que a la gente le suena Tartessos pero no es consciente de la importancia que tuvo en la antigüedad. Me he limitado a coger los grandes mitos tartésicos, que están en la mitología griega y en otras, y los he adaptado, los he puesto en lenguaje divulgativo y atractivo. Desde el mito de la Atlántida, que no es Tartessos, ya que estuvieron separados en el tiempo pero que nos lo cuenta Platón, pasando por grandes mitos como los de Gargoris y Habidis, los viajes de Hércules, que son muy importantes ya que Hércules viene dos veces a Tartessos y otros. Y después todo esto lo traigo a la actualidad, como el descubrimiento del tesoro del Carambolo, el trabajo de Pelayo Quintero, que buscó toda la vida un sarcófago fenicio femenino que estuvo debajo de su casa y no lo llegó a saber nunca, y otros. Por tanto es una imagen, a través de historias. El que lea el libro se adentrará en el conocimiento de Tartessos.

¿Lo más tangible de Tartessos es el tesoro del Carambolo?

Lo tangible, como todo en arqueología, al final son objetos o piedra, los descubrimientos más espectaculares, y el del Carambolo lo es, ya que es el mayor tesoro en oro descubierto en Occidente. Estos tesoros a lo largo de los siglos han ido apareciendo y sólo tenemos noción de algunos. Pero luego hay algunos santuarios como el de Canchorruano, o Mesas de Asta, Doña Blanca… Hay bastantes evidencias. Y luego la tercera pata son los mitos. No existen mitos de ninguna parte de España ni de Europa como los tartésicos: Sabemos nombres de reyes: Gárgoris, Habidis, Herión, Argantonio… De esa época no nos queda recuerdo de ningún rey europeo, sólo de los nuestros, y eso hace que la tercera pata sean las leyendas y los mitos, que son muy importantes.

Hablaba antes de Mesas de Asta, que también es tartésica. ¿Que Asta Regia siga bajo tierra es desidia o torpeza de las administraciones?

Lo que no nos damos cuenta los andaluces, sobre todo en el Valle del Guadalquivir y toda Andalucía la baja, es que vivimos en el lugar con mayor densidad arqueológica de Europa y una de las mayores del mundo. Aquí coges cualquier finca de cien hectáreas y hay restos arqueológicos, porque desde el Paleolítico no se para, y yo creo que nosotros todavía no hemos incorporado el patrimonio a nuestra cultura.

¿Pero se puede decir que es un fracaso?

Yo prefiero decir que ahí tenemos un potencial que no estamos utilizando y que es un potencial económico, porque es turismo, pero es también un potencial científico, de investigación, profesional, porque hay mucha gente que tendría un vivir gracias a ello. Y uno de nuestros recursos naturales es nuestra historia y aparte la arqueología.

¿De dónde le viene su pasión por la historia?

Desde pequeño, sobre todo a la arqueología. Me metía en las cuevas de Algodonales buscando material. Me aficioné y de hecho ahora hago un programa de arqueología para Televisión Española.

¿Y su pasión por la escritura? Creo que le llega ya en el Ministerio.

Sí. Yo ya de pequeño era un niño lector, pero empecé a escribir con 40. Yo me acuerdo la anécdota de leerme las biografías de los escritores: este empezó con 18, este con veintitantos, este con 30… Y yo empecé con los 40.

¿Por la crisis esa que dicen de los 40?

Lo mismo me dio por escribir con la crisis de los 40, pero yo supongo que cada persona tiene un grado de maduración. Lo que sí es verdad es que siempre he sido un gran lector, desde pequeño.Funda Almuzara en la época en la que empieza a hablarse del libro electrónico y de la muerte del papel. Al final no parece que sea para tanto.

Yo supongo que van a convivir. El libro electrónico tiene un desarrollo rápido, pero se ha estancado. A mí como editor me gusta más el papel, porque es más bonito, pero una vez dicho esto, si la gente quiere consumir libro electrónico está muy bien, nuestros libros están todos en ebook. Pero la verdad es que el papel se ha vuelto a retomar y el ebook se está atascando. Lo que sí está demostrado es que la mente humana, tus circuitos neuronales, funcionan mucho mejor con el papel que con la pantalla. La pantalla, como tu circuito neuronal se hace modo pantalla –la inmediatez, el cambio, la interacción- te cuesta tener el desarrollo, y por eso en el tema del libro el papel sigue triunfando. En otras cosas no, como las noticias, donde la pantalla compite muy bien. Pero el ebook a día de hoy creo que va a tener un crecimiento lento y convivirá con el libro. No lo enterrará, convivirá.

¿Qué pide el lector de hoy?

Hay lector de género, que le gusta la historia, la literatura romántica, la novela bélica, la divulgación científica y después están los temas muy transversales. Lo que más se sigue leyendo es novela, pero a mí lo que me está sorprendiendo estos últimos años es cierto gusto por la divulgación científica, que era muy minoritario antes. Los grandes best sellers siguen siendo novelas, pero lo que sí me llama la atención es que se ha hecho más compleja y hay más nicho que vender, con lo cual el editor saca más títulos pero con menos tirada.

¿El mundo editorial también está en crisis?

Tiene una crisis vinculada a la económica, aunque el año pasado se empezó a remontar un poquito y este año, si la incertidumbre no lo impide, creo que podemos crecer después de muchos años.

Con los tiempos que corren últimamente en política no sé si la echará mucho de menos.

No, yo estoy muy bien en mi vida profesional y de libros. Me interesa, porque la política es sumamente literaria, muy bonita, muy importante y ahora mismo el momento en política es apasionante y compleja su situación. Aunque dentro de esa complejidad soy optimista.

¿Cómo está viendo este proceso relativo a la investidura?

En el fondo los políticos pueden ser malos o buenos, pero son los que hemos votado nosotros y en la proporción que hemos votado nosotros, aunque luego está la Ley D’hont y otros sistemas, pero es el espejo de nuestra identidad para lo bueno y para lo malo. Es decir, no solamente es cosa de los políticos, es como nosotros proyectamos nuestros temores, porque hay veces que los políticos no alcanzan el pacto porque temen defraudar a sus votantes. Entonces me parece que están mostrando soberbiamente la complejidad y el estado de ánimo de la sociedad española actual. No es algo que quede colgado de nosotros, somos nosotros y esa situación compleja y equidistante es nuestro espejo.

¿Qué pacto cree que acabará triunfando? ¿El que promulga el PP o el de izquierdas?

Ni idea, ni idea. En los países democráticos una repetición de elecciones es una anomalía, conlleva un cierto fracaso. Yo supongo que habrá pacto, no sé cuál. También hay una lectura: si hemos votado que ya había que superar el bipartidismo y queremos otros modelos, ya está, ya lo tenemos, habrá que gestionarlo. Pero yo creo que no habrá repetición de elecciones, aunque no hay que descartarlo. Si fuéramos un país europeo normal, y yo creo que lo somos, repetir unas elecciones, cuando ya hemos votado, no tiene mucho sentido, por tanto alternativa seguro que habrá.

Como ex Ministro de Trabajo, ¿qué valoración hace de los últimos datos de la EPA?

Son buenos. Teniendo en cuenta de dónde venimos siempre habrá un pero, pero se ha bajado el paro en 600.000 personas y se han creado 500.000 empleos nuevos, además de que el número de cotizantes a la Seguridad Social ha crecido tremendamente, por lo tanto es un empleo real. Es cierto que el salario medio, de entrada, ha bajado mucho y hay mucha precariedad, hay que reconocer todas esas cosas, pero entre lo bueno y lo malo, los datos son buenos. Si este año lográramos mantener ese crecimiento ya empezaríamos a ver, por pura oferta y demanda, cierta mejora en las condiciones laborales. El país necesita ahora que los salarios empiecen a subir, porque llevan muchos años no congelados, sino bajando, y hemos perdido todos poder adquisitivo. Y yo que vendo libros me interesa que la gente tenga dinero para comprarlos.

¿Cree que 2016 puede ser el último año de la crisis?

Es que no se sabe. Si se volvieran a dar cifras como las del año pasado sí sentiríamos los cambios, porque todavía la sociedad, a pesar de que se creó empleo, no lo ha percibido, porque el que logra un empleo es de salario bajo, arrastra deudas… Venimos de estar muy mal, pero si este año fuera como el anterior ya empezaríamos a tener cierta sensación de que estamos saliendo. Por eso es importante que no se detenga la marcha económica.

En ese sentido, esta desazón política actual influye…

Eso influye. Ahora mismo hay incertidumbre, lo que pasa es que los españoles lo hemos hecho más complejo, hay una mayor distribución de los votos más compleja y tenemos que aprender a gestionar esto. Lo que no podemos es vivir en una excepcionalidad permanente. Si esto es lo que queremos pues habrá que gestionarlo y todos tendrán que ceder y en la línea roja tranquilizarse, pero yo creo que lo harán.

¿Cree que los últimos casos de corrupción en Valencia podrán costarle a Rajoy la presidencia?

La corrupción, en cualquier caso, es una pésima noticia. Ayudar no le va a ayudar, pero ya veremos. El PP tiene difícil llegar a la presidencia no tanto por lo de Valencia, sino porque no tiene aliados matemáticos, el único que puede apoyarlo es Ciudadanos, pero no llega. Evidentemente lo de Valencia no ayuda nada, quita, pero yo creo que la dificultad era previa.Desde fuera, ¿cómo ve la realidad social y política que vive Jerez?

Jerez no la veo desde fuera, para mí es algo cercano y conozco la política de Jerez y la sociedad de Jerez. A mí me produce cierta perplejidad, porque conozco Jerez desde la infancia y es una ciudad con un dinamismo económico importante y con empresas con capitales muy importantes, pero lleva un tiempo con una decadencia económica evidente que se ha trasladado a la vida política. Yo lo que espero es que sea capaz de invertir esa dinámica, porque tiene masa crítica, tiene gente formada, tiene riqueza natural, pero es verdad que ha sido una ciudad que ha sufrido especialmente.

A la hora de invertir esas cosas tienen que echar para atrás, ¿no?

A Andalucía en general, no sólo a Jerez, poca gente va a venir a invertir salvo que sea al PTA de Málaga y a algunas cosas muy concretas. Inversor de fuera vamos a tener pocos, por lo tanto tenemos que ser nosotros los que saquemos esto, y le tocará a la gente de Jerez crear actividad, ser imaginativa… Yo creo que los andaluces tenemos un talento innato para esto, aunque quizás nos falta tener tradición empresarial. De hecho aquí durante muchos años, como los empresarios eran los malos y no hacía falta, pues la gente no se animaba, pero yo creo que para eso tenemos talento, conocimiento, el arte, la estética, e igual que para fabricar motores no vamos a competir con los chinos sí que tenemos recursos donde podríamos jugar la partida, y estoy seguro que seguirán saliendo un montón de pequeñas empresas, y ahí tengo confianza porque veo que tenemos talento. Pero nos falta, sociológicamente, convivir mejor con la empresa.

Usted es de Sevilla y reside en Córdoba, dos grandes ciudades que viven en gran medida del turismo. Jerez también empieza a mirar al turismo como fuente de riqueza. ¿Es el futuro o ya el presente?

Es el presente y es parte del futuro. No podríamos vivir sólo del turismo, pero somos una potencia. Córdoba es una ciudad que también ha sufrido la crisis, pero el único sector que crece año a año es el turismo. Tendríamos que hacerlo muy mal para que el turismo no tuviera potencial. ¿Por qué? Porque tenemos el clima, un patrimonio artístico espectacular, contamos también con sierra y playa y también hace mucho nuestra forma de ser, porque nadie se siente extraño en Andalucía. Y yo creo que ahí tenemos un gran potencial, pero no podemos vivir solo de turismo. Falta empresa y una de las líneas que debemos trabajar es toda la sociedad del conocimiento, ahí hay un campo y ahí es donde debemos jugar el partido porque es donde va a estar el dinero en los próximos años.

¿Se plantea volver algún día a la política?

No, yo estoy muy bien. Me divierte mucho, la sigo, le tengo mucho respeto y no creo que los políticos sean ni tan tontos ni tan corruptos como cree la gente. Hay de todo como en la viña del Señor. La política española está muy interesante pero ya no volveré. Seguiré en el mundo de los libros y de la empresa.

¿Es más agradecido el mundo de los libros?

Es que depende de lo que te guste. En mi forma de ser a mí me da mayores satisfacciones esto que la política. Mi vocación política en primera fila era limitada. El que tenga vocación política es que no puede evitarlo y hay personas que tienen una vocación política clara, y eso no es malo, al contrario, porque la política da satisfacciones pero también sinsabores y es un oficio de alto riesgo, y a las pruebas me remito. Todos los que entran en política, por acción u omisión tienen riesgo.

Pues para tener vocación política limitada llegó usted muy lejos…

Sí, pero no tengo vocación para mantener esa vida. A mí me gustaba, he estado, pero lo dejé y no me he vuelto a plantear ni volver, porque no tengo la suficiente vocación política.

Lo dejó en el momento adecuado…

Sí. Fue bonito mientras duró. La vida son etapas y esa para mí fue bonita y ya pasó. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído