Bruto Pomeroy: "En Las Canteras de Puerto Real se podía haber rodado 'El señor de los anillos"

El polifacético actor y activista cultural madrileño, pero "nacionalista de Puerto Real", responsable de una Escuela de Cine de la UCA que no para de crecer en prestigio y alumnado de toda España, ve en la cultura y en la industria audiovisual una alternativa clara para el futuro socioeconómico de la Bahía de Cádiz. "No todo es ladrillo", defiende

Bruto Pomeroy, en una imagen reciente.
Bruto Pomeroy, en una imagen reciente. SILVIA TORÉS

Libre y 'culoinquieto' activista cultural

Bruto Pomeroy es el nombre artístico de Mario Ayuso Galán (Madrid, 1958). Polifacético y culoinquieto actor, gestor cultural, marchante de tebeos y todo lo que se tercie relacionado con las artes y el mundo de la cultura que hace ya casi una década dejó atrás la capital de España y se bajó al Sur.

Con raíces jerezanas, su familia materna es de la capital del sherry, Pomeroy, aparte de todo su currículo interpretativo y como activista cultural con su galería de arte contemporáneo, junto a su mujer, la artista Bárbara Shunyí, El Viajero Alado, desde hace siete años impulsó y dirige la Escuela de Cine de la Universidad de Cádiz.

Un proyecto que nació de la nada pero que ya suma 1.000 alumnos y en el que han impartido clases y conferencias ilustres como José Luis Cuerda, José Sacristán, Mariano Barroso, Carlos Iglesias, Albert Boadella, Pepe Viyuela, Arantxa Echevarría, Elvira Lindo, Montxo Armendáriz, y un sinfín de nombres propios que, aunque quizás no tan conocidos, son enormes profesionales en segmentos más técnicos del mundo del cine y las series.

¿Le respeta la pandemia?

De momento, aunque uno no lo puede decir muy alto. Vivimos con los huevos en el cuello, pero si te afecta, te agobias más. Por suerte, no he tenido ningún familiar o amigo cercano que haya fallecido.

Bruto Pomeroy es en realidad Mario Ayuso Galán. Habiendo nacido en Madrid y con ese primer apellido paterno, ¿no le tocará algo la presidenta de la Comunidad, no?

(Ríe) Ella es Díaz-Ayuso.

Pero ya sabe que hay quienes se colocan un guion para hacerse el apellido compuesto…

Sí, sí, pero cuando el personaje empezó a despuntar yo pregunté entre mi familia, que somos pocos, si tenía algo que ver con nosotros y me dijeron que no.

En todo caso, a usted a libre y a defensor de la libertad no hay quién le gane, ¿no?

Como no vivo en Madrid, uno no puede opinar desde lejos porque el mensaje se pervierte, pero viéndolo con distancia, es un concepto de libertad ‘bluf’ el que expresa ella. Con defectos o no, vivimos en una democracia. Ese concepto que ella vende es como si estuviéramos en una especie de cuasidictadura y por ahí no paso. Por los años que tengo viví la dictadura franquista y esto es una democracia, con imperfecciones, pero donde uno puede desarrollarse libremente.

"Ser un tipo libre, social y políticamente, es norma de la casa"

¿Usted ha intentado hacer siempre lo que le ha dado la gana?

Eso por supuesto, es norma de la casa. Ser un tipo libre, social y políticamente, y eso de no tener un solo jefe, ser un profesional liberal dedicado al mundo de la cultura y el arte, siempre ha ido conmigo. Soy un hombre sin adscripción política, un tipo que se ha declarado siempre de izquierdas, pero que vota a quien me apetece en cada momento. Y voto siempre. Soy de esa generación que empezó votando en libertad. Franco muere cuando tengo 18 años y antes no se podía votar, solo veíamos a señores grandotes en bañador en Palomares.

¿Hay ‘overbooking’ de sectarismo en este país?

El sectarismo cuanto más lejos, mejor. Ahora tenemos democracia y yo practico el pactismo, que todo sea pactado y dialogado.

Ha declarado ser carne de la movida madrileña, pero recientemente se confiesa nacionalista de Puerto Real. ¿Le han tentado para la política?

(Ríe) No, no, muchísimas gracias. Mi política, y cada vez más, es ejercer desde el mundo de la cultura. Hacer revolución ahí. Ahora mediante la Escuela de Cine de la UCA o con mi proyecto de arte contemporáneo de El Viajero Alado. Eso es hacer política y, además, de la buena. Eso es lo que sé hacer, estar en el mundo de la cultura, en el barro y, sobre todo, haciendo. Milito en ese campo. La política de partidos… fui amigo de José María Mendiluce, europarlamentario, escritor, y alcalde de Sarajevo por Acnur, y por ahí tuve una incursión en el mundo de la política, pero fue fugaz, ir en una lista en Madrid con la condición de que si ganaba me iba de su partido. Era un tipo con una cabeza privilegiada, pero fue lo que le dije y él soltó una maravillosa carcajada. Ya con la edad que tengo… eso no significa que no ayude o eche una mano, lo sabe mi actual alcaldesa de Puerto Real y lo sabía el anterior alcalde.

"El sectarismo cuanto más lejos, mejor. Ahora tenemos democracia y yo practico el pactismo"

Aun así, imaginemos que fuese alcalde de la Bahía de Cádiz, ¿cómo frenamos la desertización industrial?

En la Escuela de Cine decimos que no todo es ladrillo y, por ejemplo, cada vez estamos atrayendo más rodajes a la provincia. Por ahí hay trabajo, y trabajo generalmente bien remunerado y de muchos campos bien remunerados: técnicos, dirección de arte, transportistas, sonorización, actrices, actores, guionistas, directores, montadores… Estamos creando una generación de montadores de la mano de Fernando Franco, que ese sí es un buen Franco, impresionante. Esa es mi manera de aportar. Y luego, desde que arrancó el desgraciado suceso de Airbus, hemos estado lanzando clips de vídeo en todos los idiomas que he localizado en la Bahía diciendo eso de Airbus Puerto Real no se cierra. Que no te corten las alas…

Silvia Tores foto Bruto Pomeroy 8681
El actor madrileño afincado en la Bahía de Cádiz, en otra instántanea.   SILVIA TORÉS

La Escuela de Cine de la UCA acumula ya más de un lustro de actividad. ¿En qué hay que implicarse más desde las instituciones?

Ya tiene siete años de vida, parece mentira, y lo que siempre pedimos es lo mismo: más presupuesto. Gracias a Diputación de Cádiz, por supuesto la Universidad de Cádiz y también a un productor independiente, Álvaro Ariza, un barbateño que decidió poner dinero para la Escuela a través de Esto también pasará, que es el nombre de su empresa, seguimos resistiendo, pero todo eso es poco porcentualmente para sacar un curso adelante. Es muy difícil y siempre estamos en la cuerda floja económicamente hablando. Queremos contar con los mejores profesionales de cada segmento para que impartan clases a nuestros grandísimos alumnos, que en su mayoría ya son grandes profesionales o quieren serlo capacitándose con los mejores.

¿Cuántos alumnos suma ya?

Ya superamos la cifra de 1.000 alumnos y a veces uno teme eso de morir de éxito. Estamos en el Aulario La Bomba, en el Campus de Cádiz capital, y desde hace unos meses cerramos un acuerdo en el Teatro Principal de Puerto Real para impartir también algunas clases. Vienen alumnos y alumnas de toda la provincia, de toda Andalucía e incluso cada vez más del resto de España. Es sorprendente que venga gente desde Cataluña, habiendo allí de todo, pero claro, hay de todo a un precio muy alto. Nosotros, como somos universidad pública andaluza, tenemos unos precios prácticamente testimoniales y luego residir aquí también es más barato.

Eso también es descentralización. La plaza de Santa Ana, en Madrid, debe andar ahora por encima de 40 grados, ¿por qué parece que en este país solo hace calor sofocante en Andalucía?

Es verdad, siempre me lo oirás decir, yo que soy de allí. Un verano en Madrid es irrespirable y te hablo desde el mayor de los conocimientos. El único escape si vives en el centro es El Retiro. Aquí, sin embargo, tienes playas, los parques naturales como La Algaida-Los Toruños… aparte de que la temperatura, pese a ser mucha, no está dominada por la contaminación de Madrid.

Tiene usted 61 apariciones en Imdb, la mayor base de datos de cine en internet, ¿satisfecho?

Bueno, mi trayectoria como actor es muy Guadiana. Soy un actor de reparto, muchas de esas referencias suponen haber estado en dos o tres secuencias, aunque en alguna serie de televisión como El comisario sí he tenido más presencia. Ahora acabo de hacer una comedia que se estrena dentro de poco con Joaquín el del Betis… Bueno, creo que también lo he propiciado yo un poco. Si eres gestor cultural, tienes una galería de arte, estás durante muchos años vinculado de manera profesional a los cómics… es aquello de: Bruto, céntrate por Dios. Es lo que hay. Ya llegará mi gran papel.

"Yo llegue a la Facultad de Lejona, en Bilbao, en aquellos tiempos de Lou Grant, con esa ilusión del periodismo honesto, sin injerencias…"

La primera aparición que recoge es ‘El día de la bestia’, muy apocalíptica, y la última, ‘El Inconveniente’, como vendedor de ataúdes. Qué mal rollo en pandemia, ¿no?

(Risas) Ya te digo… lo de El inconveniente fue happy, pero trabajar en lo de El día de la bestia, que tengo un papel pequeñísimo, me ha dado muchas alegrías. Con su director, Álex de la Iglesia, ya tenía muy buena relación desde chavales en Bilbao, donde me crie al trasladarse mi padre, pero también de vender su fanzine No, el fanzine maldito —él es un excelente dibujante y creador gráfico— en la librería de tebeos que monté en Madrid, Madrid Cómics. Luego, he podido también estar en Muertos de risa y en la serie que hizo para TVE Plutón BRB Nero, así que ahora espero que alguna vez me vuelva a llamar.

Cambio el periodismo por el mundo del cine, ¿en qué ámbito de los dos hay más verdad en las mentiras?

Bueno… me atrevo a decir, y ya casi es un mantra, que vivimos los peores tiempos del periodismo. Yo llegue a la Facultad de Lejona, en Bilbao, en aquellos tiempos de Lou Grant, con esa ilusión del periodismo honesto, sin injerencias… eso que soñamos todos los periodistas. Y ahora, para empezar, es muy difícil cobrar por tu trabajo como periodista. Pero es que luego, entre las intromisiones de los grupos de fuerza, expresarse con libertad… tú lo sabes mejor que nadie, sacar un periódico como lavozdelsur.es a pecho gentil es harto complicado. Sigo siendo un soñador, y por eso quise ser periodista, para contar las cosas como yo las veo, pero contarlas.

Aparte de soñador, como ‘Viajero alado’, ¿dónde le gustaría llegar si la pandemia lo permite?

Bueno, mi galería de arte va ejerciendo como residencia de artistas internacionales en Puerto Real, pero también mantenemos un espacio expositivo en Sevilla capital y en el Campus de La Asunción…

Ahora tenemos época de perseidas y estrellas fugaces, ¿qué le pide a los astros?

En estos tiempos, pido eso que se decía antes: virgencita, que me quede como estoy. Vivo donde quiero vivir, me siento muy cómodo, sin atascos, con el clima y la gente que hace el resto. Pedir en lo social y político que los políticos tomen mucha más tila de la que toman, que rebajen esa agresividad verbal de la que se puede pasar a la otra. Ya tuvimos una guerra civil y nuestros hijos no se merecen esto, mi hijo pequeño tiene 13 años.

Hablando de cine, ¿qué localización es su preferida durante el verano en la provincia de Cádiz?

Hay más de un sitio, pero me gusta mucho, y está muy cerca de mi casa, el bosque de Las Canteras, en Puerto Real. Es un lugar en el que hace más de un siglo había una cantera de piedra ostionera y luego se plantaron pinos piñoneros que crecieron maravillosamente. Siempre que camino por ahí doy vueltas y pienso que se podía haber rodado sin ningún problema El señor de los anillos. Hay tiros de cámara espectaculares. Algo de cine fantástico se puede rodar ahí, pero es que en toda la provincia cada vez hay más rodajes porque es muy complementaria, toda entera da para todo tipo de rodajes y eso cada vez lo están entendiendo más los productores. Las plataformas necesitan mucha producción y están poniendo sus ojos en Cádiz. Y ahí hay creo que algo tengo que ver, llevamos años mi equipo y yo mismo intentando convencer a muchos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído