Macario Valpuesta: "Blas Infante no amaba la Andalucía real, la que él proyectaba no existía"

El catedrático y doctor en Filología Clásica y en Derecho que fuera diputado de Vox en la pasada legislatura en el Parlamento de Andalucía impugna la figura del que muchos consideran 'Padre de la Patria Andaluza'

Macario Valpuesta en la presentación de su libro sobre Blas Infante.
Macario Valpuesta en la presentación de su libro sobre Blas Infante. MAURI BUHIGAS

De admirador a impugnar sus postulados

La figura de Blas Infante genera cierto consenso en Andalucía hasta el punto de que el Partido Popular desde que está en la Junta de Andalucía le realiza homenajes al busto que el conocido como 'Padre de la Patria Andaluza' tiene en el Parlamento. La llegada de Vox supuso una ruptura en ese consenso. Ahora, uno de sus diputados en la pasada legislatura Macario Valpuesta (Sevilla, 1959) publica el libro Blas Infante, "Padre de la Patria" e hijo de su tiempo en el que impugna, precisamente, esa imagen de consenso. Valpuesta, catedrático y doctor en Filología Clásica y en Derecho y actualmente miembro del consejo consultivo del Real Alcázar de Sevilla reconoce que él también fue admirador de Infante en su juventud y acepta que algunas de las ideas que se analizan en el libro son discutibles. No obstante, también deja claro que años después de esa admiración prefiere "mil veces" la actual autonomía andaluza a pesar de que no le gusta el ideal propuesto por Blas Infante.

¿Este libro está hecho para los admiradores de Blas Infante?

Está hecho para las personas que quieran conocer la realidad de este personaje. Cuando tenía 16 años también fui admirador de Blas Infante. Leí El Ideal Andaluz muy joven y me causó una impresión muy negativa, pero lo achaqué a que era demasiado joven. Este es un libro dedicado a personas que quieran conocer al verdadero Blas Infante.

Evidentemente yo lo juzgo desde mi forma de ver el mundo y saco una visión que quiero compartir porque creo que es importante que la gente sepa lo que decía. Porque además tiene mucha actualidad, aunque se pueda pensar que es algo del pasado.

Acaba de decir que fue admirador de Blas Infante. Ahora milita en Vox y no lo es. ¿Cómo se produce este cambio?

Es un cambio que se da a lo largo de la vida. Muchas veces las personas no pensamos lo mismo que cuando teníamos 16 años. En el libro parto de la premisa de que todos somos hijos de nuestro tiempo. Hay ideas que están en el ambiente y las hacemos propias por ósmosis. Una persona con mi edad, con 64 años, ve la realidad de una manera más sabia que cuando tenía 16 años. No soy consciente del momento del cambio. Lo que sorprende es que este hombre, que dice unas ideas tan extravagantes, sea considerado como el fundador de Andalucía. Me parece urgente que se produzca una revisión.

"Sorprende es que este hombre, que dice unas ideas tan extravagantes, sea considerado como el fundador de Andalucía"

¿Por qué en el libro lo considera un personaje fracasado?

Lo considero fracasado en su objetivo político de crear un andalucismo de masas. Se presentó a las elecciones varias veces y siempre cosechó fracasos. Es un hombre en el que algunos de sus últimos escritos reflejan cierta amargura porque no se consiguió entender su mensaje. En este sentido fue un hombre fracasado y durante muchos años ignorados.

No hay que achacar a la represión franquista que poca gente se acordara de él porque Sabino Arana o Prat de la Riba, que son sus homólogos en otras regiones de España fueron mucho más reprimidos. Pero sus mensajes eran más conocidos. Se produce una especie de revival en los años 70, cuando yo era joven. De hecho, participé. Pero se trataba de redescubrir un personaje que había pasado de puntillas por la historia.

¿Le da usted entonces relevancia a su asesinato por las tropas franquistas?

Ahí está la clave. Su muerte fue un asesinato y no se puede calificar de otra manera. Yo lo condeno con rotundidad como un verdadero crimen. En la guerra se produjeron muchísimos como este. Desgraciadamente no fue el único. La izquierda aprovechó este hecho para rescatar su figura y convertirlo en un mito.

Cuando uno observa el libro y ve sus obras, no se corresponde esta autonomía que han creado con lo que él propuso. A mí no me gusta la autonomía actual, pero la prefiero 40.000 veces al ideal que él proyectaba sobre Andalucía, que desde mi punto de vista es un ideal negativo.

MACARIO VALPUESTA  3
Macario Valpuesta fue diputado de Vox en la anterior legislatura.   MAURI BUHIGAS
¿En qué sentido?

Él tenía un ideal económico cercano al anarquismo. Quería un reparto de tierras y reislamizar Andalucía. Quería traer a los descendientes de los moriscos expulsados en los tiempos de Felipe III, que hubiera sido una locura. Además, quería una democracia sin partidos políticos, de tipo asambleario. Son ideas disparatadas, pero muy de su tiempo.

Rechazaba los parlamentos y la democracia parlamentarias. Se confiesa comunista, pero no marxista. Se basa en un comunismo libertario, muy cercano a la CNT. Estas ideas son extremistas y, para mí, terroríficas. Yo soy crítico con la autonomía actual, pero la prefiero mil veces a lo que él proponía.

"La izquierda aprovechó este hecho para rescatar su figura y convertirlo en un mito"

Usted ha dicho que es un personaje fracasado porque no calaron sus ideas, pero actualmente incluso el PP le da un papel relevante.

Efectivamente. Ha triunfado de forma póstuma tras 40 años ignorado. En el libro critico mucho lo que hace el PP porque está induciendo a nuestros jóvenes y en el ideario oficial de Andalucía la idea de que aquí echamos de menos a los reinos de taifas y que Andalucía necesita reislamizarse.

El PP se cree que así gana votos. Se fía de que le arrebata una bandera, pero es una bandera que va contra la verdad histórica y a favor de un personaje que odia la historia de España. La visión de Blas Infante de la historia de España es absolutamente demencial, disparatada y con mucho odio. Yo critico mucho que lo hayan convertido en un ídolo porque realmente lo que proponía no tiene nada que ver con la Andalucía actual.

No obstante, lo reconoce como Padre de la Patria Andaluza, aunque lo hace entre comillas e imagino que con cierto sarcasmo.

Yo tengo la idea de que las verdaderas patrias tienen muchísimos padres y madres. No se sabe quién es el padre de la patria española. Francia o Portugal tienen innumerables padres. Cuando se dice Padre de la Patria Andaluza entiendo que es un personaje que proyecta para Andalucía un ideal absolutamente detestable. Yo estoy seguro de que Andalucía existía antes de Blas Infante.

Es más, propone un ideal andaluz que es antiandaluz porque no sé qué tiene de andaluz un señor que no le gusta la Semana Santa, el vino, el jamón, la tauromaquia, la Navidad o la Giralda, que la odiaba tal como existe actualmente. Es una idea muy propia de su época, consideran a España un país fracasado y que hay que volver a los orígenes remotos para revitalizarlo. En su caso niego que ame la verdadera Andalucía porque proyecta una inexistente.

Insiste en que es hijo de su tiempo. Comprendiendo el contexto, ¿llega a entender sus postulados?

Claro. Es una cosa muy paradójica porque cuando uno lee un postulado, con mi visión actual me parece disparatado, pero al mismo tiempo todo me va sonando. Tiene muchísima actualidad porque España es un país que está en una situación muy peligrosa. Tenemos dos comunidades autónomas que casi están en posición de declarar la independencia y un Partido Socialista con un socialismo que hemos normalizado cuando en su época estas ideas revolucionarias venían de raíz marxista y anarcosindicalista. Eran la extrema izquierda más radical del mundo.

Seguimos teniendo muchísimos españoles que siguen con una visión de España absolutamente negativa. Es una idea paradójica porque es un hombre de su tiempo que dice ideas muy disparatadas pero cuyo desarrollo ha llegado a la actualidad y estamos cosechando los frutos. Ese camino autonomista que se tomó en 1978 con muy buenas intenciones ha tenido un resultado pésimo porque España se está suicidando moralmente.

Ha hablado también de Sabino Arana, cuyas ideas sí han tenido un éxito electoral en el País Vasco. ¿Por qué las de Blas Infante no han triunfado electoralmente en Andalucía?

El País Vasco es más propenso porque han sabido manipular muy bien la cuestión foral. Es una comunidad muy pequeña, aunque tenga diferencias internas. Los acontecimientos históricos del siglo XX les han ido favoreciendo. Andalucía es un territorio con más dificultades objetivas, es más plural al ser más grande. Tampoco tiene una capital deslumbrante como Barcelona en Cataluña.

Luego está la cuestión del idioma que la han sabido manipular muy bien. Hay pequeñas razones que explican este éxito, pero yo entiendo que Blas Infante es tan disparatado como Sabino Arana, dice disparates semejantes.

"El PP está induciendo a nuestros jóvenes la idea de que aquí echamos de menos los reinos de taifas y que Andalucía necesita reislamizarse"

Usted en cualquier caso le ha reconocido en algunas ocasiones a Blas Infante que no es racista.

Es moderadamente racista porque considera que existe una sangre andaluza propia desde la época de los tartesios. Él dice ya que Argantonio era un andaluz. Es verdad que él reconoce el mestizaje, que me parece positivo. Es un punto a favor de Blas Infante. Lo que pasa que él dice que el mestizaje no es que cree un nuevo tipo humano, sino que hay muy poco mestizaje y no se contamina la sangre pura andaluza. La gente tiene claro que Sabino Arana era muy racista, pero muchos piensan que el catalanismo no lo es. Ahí está el libro de Francisco Caja La Raza Catalana donde se demuestra que los principales padres del nacionalismo catalán eran racistas.

Blas Infante asume que somos más semitas, pero habla de una sangre andaluza pura y de que hay dos razas en Andalucía: los andaluces auténticos, descendientes de los moriscos, y los castellanos de las conquistas, que son de las clases dominantes. Combina la lucha de clases con un componente étnico. No lo desarrolla mucho, pero en sus obras hay un cierto indigenismo que en aquella época no estaba tan de moda. Él considera que pasa lo mismo que en América, que existían pueblos indígenas viviendo en maravillosa comunidad y llegaron los españoles invadiendo. Es su esquema sobre la Reconquista.

El andalucismo actual sí rechaza que sea excluyente porque a diferencia del vasco y del catalán no nace de la burguesía, sino de una persona que usted mismo ha dicho era cercana a la CNT.

Él tiene varias expresiones de que en Andalucía no hay extranjeros y es tierra de acogida. Habla positivamente del mestizaje, cosa que los otros nacionalistas en aquella época no. Pero tiene una visión esencialista de Andalucía con un espíritu puro andaluz y que ese espíritu es de sangre. Él habla de la sangre andaluza y de que el mestizaje no la ha llegado a contaminar. Por tanto hay una sangre andaluza pura. No es un humanista en el sentido actual.

MACARIO VALPUESTA  1
En su libro rompe con el consenso que existe sobre Blas Infante como 'Padre de la Patria Andaluza'.    MAURI BUHIGAS
Su partido llegó a la política precisamente rompiendo el consenso que había con Blas Infante. El PP había sido reticente hasta que ha llegado a la Junta, pero nunca había usado los términos tan duros que han usado ustedes.

El PP se abrazó a la bandera andalucista desde que Clavero Arévalo señaló que quien no fuera andalucista estaba fuera del consenso. Yo quiero dejar claro que no es una obra de partido, por lo tanto los errores o aciertos son míos. No estoy comprometiendo lo que dice el partido, aunque yo soy totalmente de Vox. Andalucía es plural porque siendo sinceros, no es lo mismo un señor de Jaén ni son las mismas costumbres en Almería.

Lo que digo es que la verdadera Andalucía, yo que soy andaluz y amo a la Andalucía real, no puede suponer rechazo a Castilla, a España y lo que es más grave, rechazo a Europa porque Blas Infante lo considera un continente fracasado que representa el intelectualismo y la dominación.

Tiene una faceta muy actual, es muy tercermundista. Su pensamiento político se desarrolla después de la I Guerra Mundial, que es cuando empieza el movimiento panárabe. La bandera andaluza incluso está inspirada en ese movimiento. Es cuando Gandhi empieza sus primeros movimientos contra el Raj Británico en la India. Se agarra a movimientos tercermundistas contra Europa. Es un Padre de la Patria que odia a España y Europa. Me sorprende que un personaje tan poco constrictuvo lo hayan convertido en Padre de la Patria.

"He intentado ser benévolo y misericordioso con su figura porque todos somos hijos de nuestro tiempo"

¿Qué intenciones tiene con el libro? Es un discurso que no ha calado hasta el momento ni en la sociedad ni en la política andaluza.

Yo quiero divulgar la realidad de este personaje y abrir un debate sobre su figura. Que conste que he intentado ser benévolo y misericordioso con su figura porque todos somos hijos de nuestro tiempo, todos tenemos contradicciones y no se puede dudar de su buena fe. Además yo le reconozco unos valores. Era inmensamente rico y podría haberse dedicado a ganar dinero en su vida privada, pero dio la cara a favor del bien común.

Pero en la historia de la política de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno. Él surge en un momento en el que España está enloquecida y en el que Europa se vuelve loca con la I Guerra Mundial. Es lo que dio a luz a los grandes disparates del S. XX como el comunismo, el fascismo, el nazismo y este nacionalismo disgregador del que tenemos muy malas experiencia como las guerras balcánicas. Aquí en España ha echado raíces.

Por lo que cuenta, ¿si no hubiera sido Blas Infante, hubiera surgido otra figura con ideas similares en Andalucía?

Es curioso porque Blas Infante era un poco solitario. Tiene varios colaboradores, pero el único que sufre una persecución injusta en la época y muere fusilado es él. Su mano derecha se apuntó al alzamiento desde el primer momento. El andalucismo estaba en un momento un poco fluido. Había andalucistas meramente regionalistas con el que no tendría ningún tipo de problema.

La formulación de Andalucía por sí, para España y la Humanidad que a él no le gustó sedujo a muchísimas personas y lo podríamos admitir cualquiera de nosotros. Pero cuando uno estudia a los movimientos nacionalistas se da cuenta de cómo el regionalismo es aprovechado, en Cataluña por ejemplo, para ser absorbidos por estos movimientos que acaban siendo separatistas. Pasó lo mismo en el País Vasco y lo mismo está pasando en los movimientos que se consideran andalucistas porque acaban deslizando hacia el soberanismo, que yo creo que es la idea originaria de Blas Infante.

Sobre el autor:

Emilio Cabrera.

Emilio Cabrera

Periodista.

...saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (2)

Julio Lorente Goñi Hace 16 días
El sueño de este personaje de islamizar Alandalus se va a conseguir.
Manuel Hace 14 días
no se puede decir mas falsedades en menos tiempo dichas con maldad
Pedro Hace 16 días
Donde dije digo, digo Diego. Habla de odio y extremismo un diputado fracasado de cierto partido político que detesta todo símbolo andaluz, y además el cree serlo. Se puede estar o no de acuerdo con las ideas de un respetable personaje incluso dentro de su contexto histórico, pero querer ganar notoriedad a base de criticar sus ideas comparándolas con las actuales es cuanto menos hipocresía. En fin, cuando se huele a fracaso que mejor crear polémica y de paso que mis colegas de partido me d
Lo más leído