Detergente Líquido: “Nunca nos vamos a mantener de la música, seguimos siendo emergentes”

La banda gaditana de pop que arrasa en festivales y se atreve con estribillos en japonés celebra 10 años de escenarios con el estreno de su cuarto disco

Detergente Líquido en una imagen promocional. RONDA MADERA
Detergente Líquido en una imagen promocional. RONDA MADERA

Los títulos de las canciones de Detergente Líquido no son como los demás. Hay gente haciendo cola para lavar el coche o La novia de Chucky son algunos de los temas calificados en más de una ocasión como tonti pop español envuelto de nihilismo.

La banda gaditana que cumple una década de vida estrena su cuarto disco tras Ponte en lo peor. Llámame el lunes (2015), Mirad lo que me habéis hecho hacer. Por favor (2017) y Con miedo al amor por las personas sin tiempo (2018).

Su nueva propuesta se llama Contumacia en primavera y viene de la mano de dos sellos internacionales, el mexicano Casete -hogar de artistas como Julieta Venegas- y el japonés Galaxy Train Records, con el que ya grabaron la versión pop del himno del Cádiz CF. Esa en la que cantaban los estribillos en el idioma nipón en medio de La Caleta.

La banda gaditana en una sesión fotográfica. RONDA MADERA
La banda gaditana en una sesión fotográfica. RONDA MADERA

Alberto Rodway (voz y guitarra), Laura Arias (voz y teclados) Ernesto Rodríguez (batería), Fran Muñoz (bajo) y Félix García (guitarra y teclados), que también han resonado en Estados Unidos o Centroeuropa, continúan expresando sus batallas internas.

Desde su casa de San Fernando, Alberto, el único miembro del grupo que resiste de la formación original creada en 2012, espera que en los próximos conciertos “ya se pueda estar de pie” porque “con la gente sentada y mascarillas, la verdad es que es un rollo”.

¿Cómo surgió bautizar a la banda con el nombre de un producto de limpieza?

Nos llamábamos Mari Joe la suicida y sus pelícanos rata. Pero en 2012, íbamos a tocar en un concierto del Ayuntamiento y necesitaban imprimir los carteles. Hubo que pensar un nombre nuevo urgentemente porque el que teníamos no gustaba a todo el mundo. Proviene de una canción que teníamos entonces.

Os hacéis llamar Detergente líquido, ¿qué hay que centrifugar en la industria de la música actual?

El problema de la industria musical, desde hace muchísimo tiempo, es la precarización y la falta de profesionalización. Al ser una industria, todo lo que es la parte creativa y cultural, en cierto modo, queda un poco de lado. Al final, en una industria lo que prima es el beneficio económico.  Si lo miramos desde el punto de vista de la industria, hay que eliminar la economía sumergida y la precariedad y, si lo miramos desde el artístico, el arte no es una industria, es otra cosa.

“En una industria lo que prima es el beneficio económico”

En vuestros inicios, ¿compaginabais la música con otros trabajos? ¿pasasteis por la fase de toda banda emergente: tener que pagar para tocar?

Hemos salido de ahí. A nivel económico, seguimos siéndolo. Cada uno tenemos nuestro trabajo y vivimos de nuestras ocupaciones. Yo soy ingeniero mecánico, hay dos maestros, un técnico de sonido y una diplomada en Turismo.

Esto lo hacemos porque nos lo pasamos genial. Pero estamos muy seguros de que nunca en la vida nos vamos a dedicar a ello de manera profesional. Es cierto que conseguimos dinero para continuar. Si damos un concierto en Madrid, sacamos para hacer otro en Salamanca. Al nivel que nos movemos nosotros realmente nunca nos vamos a mantener de la música. Seguimos siendo emergentes desde que empezamos.

Os subisteis a la ola de los festivales, ¿cuál fue el primero? ¿cómo lo vivisteis?

Creo recordar que el primero que tocamos fue el Contemporánea de Alburquerque en 2016. Para un grupo de personas que siempre hemos estado en la parte de delante del escenario mirando, el hecho de estar nosotros encima y ver al público coreando nuestras canciones, es una cosa fantástica. Así conocimos también la parte de la música que nos interesa un poco menos, como el backstage y los movimientos que hay que hacer para estar cerca de la prensa. Esas cosas no nos interesan, nos gusta ir a los festivales para pasárnoslos bien y ver a los otros grupos tocar.

¿Por qué os dio por explorar el mercado discográfico de Japón y no de otro país?

Fue a raíz de un contacto por redes sociales con una banda estadounidense. Le gustó mucho nuestras canciones, estaba en el sello japonés, y se las pasó. Realmente, en Japón este tipo de música que hacemos tiene bastante predicamento. Creo que hay cierto interés mutuo entre la cultura japonesa en España y la española en Japón. No somos los primeros que hacemos este tipo de cosas.

“En Japón, el tipo de música que hacemos tiene bastante predicamento”

Una década en la carretera y sobre los escenarios, ¿qué es lo peor?

Lo pero es el tema logístico de los conciertos. No el desplazamiento en sí, sino preparar el desplazamiento. Hay que llevarse los equipos, reservar el alojamiento y, sobre todo, ver dónde dejamos el coche cuando lleguemos. Eso es un martirio. Para un grupo que va con su furgoneta, llegan al sitio, se bajan y se olvidan de todo. Pero nosotros no.

¿Y lo mejor?

El hecho de llegar a un sitio donde no te conoce nadie personalmente, tocar y escuchar a la gente cantando tus canciones. Nos ha pasado en Ciudad Real, un sitio que no iría a priori, y la gente nos pedía los temas que querían. Con eso flipamos.

Detergente Líquido. RONDA MADERA
Detergente Líquido. RONDA MADERA

Si hubieseis sido jurado del Benidorm Fest, ¿a quién habríais seleccionado?

No lo sé. Yo imagino que a las Tanxugueiras, porque hace falta un cambio y la canción de Rigoberta, honestamente, no me hacía mucha gracia. Nosotros estuvimos preseleccionados en Eurovisión en 2017. Nos enseñaron las bases que había ese año y vimos que era fácil pasar la primera selección y llegar al sitio en el que ya te hacían promoción en TVE. Se presentaron unas 500 canciones, eligieron 30, y nos cogieron. Estuvimos un mes muertos de risa con el comportamiento de los fans. Nos valió para hartarnos de reír y conseguir algunos seguidores más.

Neil Young se ha ido de Spotify cabreado porque le han dado cancha al podcast de un negacionista.

Voy a tener que hablar con él para que no se cabree. (Risas)

¿Crees que hay que acabar con la dictadura de las plataformas digitales?

Habría que acabar con ello, pero ¿qué hacemos? ¿cuál es la alternativa? Es que no la hay, cuando no había plataformas digitales la dictadura era de las radiofórmulas. O es uno, o es otro. Lo que hay que hacer es incidir en la educación de las personas para que no sean influidas por ese tipo de contenido que está ahí para provocar odio. Más que arreglar las plataformas, hay que arreglar la educación.

No es tanto el medio donde se expone sino la relación que tiene con el público.

Si no están en Spotify, están en cualquier otro sitio, incluso en libros. Es la persona la que tiene que decidir y ser capaz de discernir si está escuchando algo con fundamento científico o son patrañas. La plataforma solo quiere que estés enganchado a ella y le importa un pepino el contenido que ponga por delante.

“No hacemos crítica social porque consideramos que la sociedad no tiene remedio”

En Contumacia en Primavera, aparecen referencias como un exfutbolista polaco o el desastre natural del planeta, ¿qué buscáis transmitir en este nuevo disco?

Los temas son asuntos privados míos, que soy el que los ha escrito. Usamos las canciones como una especie de terapia para sacar a la luz esos fantasmas que tenemos dentro. Parece que, si lo cantamos en alto, desaparecen un poco. O al menos haces partícipe a más gente y te sientes un poco mejor. Nos hace ilusión que la gente se sienta identificada. Una cosa que sí hacemos de manera voluntaria es no hacer nunca crítica social porque consideramos que la sociedad no tiene remedio.

¿No tiene un hilo conductor?

Es lo que me pasa por la cabeza. Básicamente. Me han dicho que siempre cuento lo mismo. El miedo al paso del tiempo, la soledad, la decadencia física y mental y la desaprensión con la sociedad. Pero no porque busque esos temas sino porque me sale eso.

¿Los títulos de las canciones están puestos de forma aleatoria?

En realidad, siempre tienen un significado, lo que pasa que nada más que lo conocemos nosotros.

Próximos conciertos

El sábado 26 de febrero en Maravillas, Madrid; el sábado 12 de marzo en los Concerts de La Marina a la Pèrgola, Valencia, junto a Capitán Sunrise y Side Chick; el viernes 18 de marzo en Campus Rock, en la Universidad de Cádiz, en exquisito programa doble junto a Australian Blonde; y el sábado 2 de abril en Microsonidos, Murcia, aliados para la ocasión con Aló Presidente.

 

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído