Las batallas de un ganadero extensivo en Los Alcornocales: "No hay que demonizar a la ganadería intensiva"

Antonio Visglerio, de Alcalá de Los Gazules, es la tercera generación de una familia con una explotación ganadera de vacas nodrizas y toros en pleno parque natural de Los Alcornocales

Antonio Visglerio, ganadero extensivo de la dehesa Alberite, en el parque natural de Los Alcornocales de Cádiz.
Antonio Visglerio, ganadero extensivo de la dehesa Alberite, en el parque natural de Los Alcornocales de Cádiz. MANU GARCÍA

El viento sopla con fuerza en el parque natural de Los Alcornocales. En la dehesa Alberite, una finca de unas 70 hectáreas donde la naturaleza manda, unas 60 vacas nodrizas y 36 terneros pastan al sol. En el silencio abrumador irrumpen los mugidos del ganado que da la espalda a la antigua carretera Jerez- Los Barrios.

La maleza se apodera de las zonas situadas fuera de la valla que indican que hay cabezas de ganado a la vista. “Si no estuvieran aquí, el paisaje sería como este trocito”, dice Antonio Visglerio señalando el suelo.

Antonio junto a una vaca nodriza.
Antonio junto a una de sus cabezas de ganado. MANU GARCÍA

El ganadero extensivo, natural de Alcalá de Los Gazules, es el encargado de supervisar y alimentar a las especies de esta explotación familiar que su abuelo comenzó en los años 60. Él es el tercer Antonio Visglerio que cuida todos los días de las vacas, la tercera generación que continúa en este trabajo “relativamente tranquilo” del que disfruta al aire libre.

“Lo he vivido desde pequeño, aunque aquí no hay días iguales”, comenta el ingeniero agrónomo que lleva a rajatabla los controles de vacunación, identificación y otras cuestiones sanitarias.

Antonio pasea bajo la atenta mirada de las vacas por estas tierras ubicadas en la provincia donde más vacas se contabilizan de toda España. “Cádiz es productora de ternero”, señala. Sin embargo, la ganadería extensiva se enfrenta a diversos problemas.

El ganadero con una de las vacas de la dehesa.
El ganadero en la dehesa Alberite. MANU GARCÍA

“La baja rentabilidad provoca un abandono notable de la actividad, en la provincia hay 30.000 vacas menos que hace 10 años, un 25 % menos, algo que está dificultando el relevo generacional”, explica Antonio que destaca que los terneros se siguen vendiendo al mismo precio que en los años 80 pese al aumento de los costes de producción.

“La baja rentabilidad provoca un abandono notable de la actividad”

Aunque sea la provincia con más vacas, hasta hace 5 años no ha contado con una regulación de la ganadería extensiva como tal. Fue Antonio y un grupo de compañeros, quienes impulsaron la cooperativa Bovinos del Sur, integrada en el grupo alimentario Dcoop, dedicada a la comercialización de la carne -de la que forman parte 120 ganaderos que suman unas 12.000 vacas nodrizas.

Antonio durante la entrevista con lavozdelsur.es.
Antonio durante la entrevista con lavozdelsur.es. MANU GARCÍA

“Nos hacía mucha falta una infraestructura así. Cádiz estaba muy aislada de otras zonas de producción y concentrar la oferta nos ha permitido sacar una mayor rentabilidad. Además, antes se vendía todo a ojo”, añade el ganadero.

“Antes se vendía todo a ojo”

La iniciativa supuso una mejora en el sector gaditano, pero este no se libró ni de las reducciones establecidas en las reformas de la PAC ni de la pandemia. “Nos ha afectado porque somos muy dependientes de la hostelería. Hubo una bajada de precios enorme y al final esto es una cadena”, comenta mientras una vaca amamanta a un ternero.

 

Vacas pastando en el parque natural de Los Alcornocales.
Cabezas de ganado pastando en el parque natural de Los Alcornocales. MANU GARCÍA

Por si no fuera poco, los costes de los piensos se dispararon en “un año trágico” donde las lluvias han sido escasas y la sequía amenazaba. Sin agua, no crece el alimento del ganado. “En esta época del año ya tendríamos bastante comida para los animales, pero, ahora mismo tenemos que estar racionándolo”, añade Antonio, que sigue notando los estragos de la crisis.

Ahora, las batallas de la ganadería extensiva están en el punto de mira. La voz del ministro de Consumo Alberto Garzón ha resonado en todos los rincones. “La carne de España es la más apreciada que hay en Europa”, asegura el ganadero alcalaíno que rechaza las declaraciones que han dado la vuelta al mundo.

Antonio acaricia una vaca.
Antonio acaricia uno de los ejemplares. MANU GARCÍA

Enfrentar a la ganadería extensiva con la industrial de forma generalizada no es el quid de la cuestión en el sector vacuno. La ganadería intensiva no es sinónimo de macrogranjas. Así, los terneros de su dehesa, cuando alcanzan los 200 kilos aproximadamente, son trasladados a explotaciones intensivas ubicadas en Toledo, Murcia, Cataluña y Galicia próximas a mataderos.

Según explica Antonio, “en el vacuno, el término macrogranjas no existe” y, en la provincia de Cádiz, no hay rastro de ellas en ningún tipo de ganadería.

“En el vacuno, el término macrogranjas no existe”

La organización agraria COAG tampoco tiene constancia de que existan estos modelos de producción en la zona. “Nuestra ganadería es sostenible y defendemos un modelo social y profesional de agricultura con explotaciones familiares”, sostienen. Que la provincia gaditana no haya sucumbido al máximo exponente de la ganadería industrial es destacable, sobre todo, si abunda esta especie.

Vacas nodrizas en la finca del alcalaíno.
En la finca del alcalaíno hay vacas y toros. MANU GARCÍA

“Tenemos que entender que, si queremos consumir carne, en el vacuno al menos, tiene que haber un proceso intensivo”, comenta Antonio que determina esta fase como “necesaria” para producir un producto rentable y de calidad. En su caso, asegura que todo está en regla en cuanto a alimentos, tratamientos veterinarios y gestión de residuos.

En los cebaderos intensivos de España, para engordar a los animales –“no vale solo con el pasto”- se usan raciones a base de cereales nobles fundamentalmente maíz, cebada y soja. “La mayoría de estas instalaciones están certificados en bienestar animal, los terneros están allí perfectamente, como en hoteles, con agua y pienso de calidad”, defiende.

Ganadería extensiva en Cádiz.
Ganadería extensiva en Cádiz. MANU GARCÍA

Las vacas no paran de mugir y deambular por la finca a sus anchas, sin ellas saber la gran labor que realizan a nivel medioambiental. “Están abonando el suelo, mejoran la biodiversidad”, dice el ganadero, que destaca los efectos positivos de su actividad. Entre ellos, la prevención de riesgo de incendios al aprovechar residuos forestales.

“El hecho de cubrir el suelo evita la erosión y mejora la retención de agua que recarga los acuíferos, sin contar que a más masa vegetales más secuestro de carbono que contribuye a la lucha contra la contaminación”, explica Antonio sin dejar de mencionar los puestos de trabajo directos e indirectos que genera la ganadería extensiva, que fija población en las zonas rurales.

“Estamos dando un servicio a la sociedad por el que nadie nos paga”

Más allá de la producción de carne, los ganaderos extensivos como Antonio contribuyen a beneficiar al medio ambiente. “Estamos dando un servicio a la sociedad por el que nadie nos paga. Como no consigamos mejorar un poco nuestras condiciones, el proceso se dejará de hacer y tendrán que venir cuadrillas de trabajadores a limpiar”, apunta.

Vaca en la dehesa Alberite.
Ganado en pleno parque de Los Alcornocales. MANU GARCÍA

Entre reflexiones y esperanzas, alza su voz entre tantas. “No hay que demonizar a la ganadería intensiva”, manifiesta el ganadero que valora la simbiosis entre ambos tipos y no la considera competencia. Para él “es complementaria, si no tengo a un ganadero intensivo que me compre el ternero, qué hago con él, aquí no tenemos infraestructuras”.

Si se salta este paso, seguramente muchas personas no podrían comer este tipo de carne porque las carnicerías no tendrían suficiente, además no sería rentable.

“En otros países un ganadero es una persona que tiene cierto prestigio, el urbanita lo asocia al que le da de comer. Sin embargo, en España no tenemos esa conciencia, aquí el ganadero es el que no vale para otra cosa”. Es la última sensación desde el campo gaditano donde animan a evitar las generalizaciones. Nada es blanco, ni negro. Matices.

Sobre el autor:

profile_picture

Patricia Merello

Titulada en Doble Grado en Periodismo y Comunicación audiovisual por la Universidad de Sevilla y máster en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Mis primeras idas y venidas a la redacción comenzaron como becaria en el Diario de Cádiz. En Sevilla, fui redactora de la revista digital de la Fundación Audiovisual de Andalucía y en el blog de la ONGD Tetoca Actuar, mientras que en Madrid aprendí en el departamento de televisión de la Agencia EFE. Al regresar, hice piezas para Onda Cádiz, estuve en la Agencia EFE de Sevilla y elaboré algún que otro informativo en Radio Puerto. He publicado el libro de investigación 'La huella del esperanto en los medios periodísticos', tema que también he plasmado en una revista académica, en un reportaje multimedia y en un blog. 

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído