reportaje_sillas_palcos_05
reportaje_sillas_palcos_05

Más de 200 voluntarios reclutados por la Unión de Hermandades se afanan en Semana Santa por colocar las sillas de los, para muchos, tediosos palcos que integran la Carrera Oficial. La mayoría de estas personas son estudiantes o jóvenes en paro que tratan de ganar algo de dinero en poco tiempo: "Es una pena que personas muy preparadas o que han tenido un buen trabajo estén aquí colocando sillas”.

Son en su mayoría estudiantes y prestan un servicio de voluntariado para que los jerezanos puedan disfrutar de la Semana Santa en cualquiera de los palcos habilitados dentro de la Carrera Oficial. Comienzan la jornada a partir de las 16.30 horas y la finalizan en torno a las 22.30 horas de la noche. Entre seis y siete horas diarias durante jornadas agotadoras, abriendo y cerrando sillas de tijera para que todo este a punto en los, para muchos, tediosos palcos que componen el recorrido común de las hermandades y cofradías.

Los más de 200 voluntarios están repartidos por todos los lugares de la Carrera Oficial, es decir desde la plaza Aladro hasta la plaza del Arroyo, antes de que la correspondiente Hermandad haga su estación de penitencia en la Catedral. Un servicio por el que estas personas, en su mayoría jóvenes desempleados, reciben una pequeña bonificación correspondiente a la dieta y al transporte.


Los más veteranos de este servicio, mientras hablan con La Voz del Sur, no paran en ningún momento de colocar las sillas. Con guantes en sus manos para prevenir lesiones al cargar el mobiliario, se concentran en su trabajo, a la vez que responden a las preguntas. Uno de estos voluntarios, nos comenta con respecto a este empleo temporal que “a pesar de que la situación laboral esté tan mal, esto es una ayuda para los que no tenemos un trabajo. Hay voluntarios de todas clases. Yo en mi caso tengo un FP de chapa y pintura. Llevo ya muchos años por desgracia sin poder dedicarme a mi trabajo e intento salir hacia adelante con estas labores esporádicas. Es una manera de sobrevivir durante un tiempo”.

La Rotonda de los Casinos es uno de los puntos calientes al concentrarse, junto con El Arenal, el mayor número de palcos en el que se sientan los jerezanos. Allí colocan sillas ocho personas distribuidas en diferentes lados para que todo esté situado a la perfección. Marta, estudiante de Derecho, es una de las voluntarias que coloca con mucha atención cada silla y a la que no se le caen los anillos por hacer este servicio: “Es un trabajo al que me agarro ahora mismo porque soy estudiante. No me importa hacerlo, porque aunque no sea un servicio relacionado con mi futura profesión, me viene bien para tener algo de dinero para mis gastos. Quizás el año que viene cuando tenga acabada mi carrera y encuentre algo de lo mío no estaré por aquí, aunque tal y como están las cosas nunca se sabe”.

Al otro extremo de la acera está Pedro, otro joven jerezano que a pesar de haber acabado su grado superior de Audiovisual se encuentra actualmente en paro. Aunque el calor sea uno de los problemas al comenzar la jornada de este Miércoles Santo, este jerezano no pierde la sonrisa en ningún momento: “Esto es un servicio muy digno, como puede ser el de vender botellas de agua. Es una pena que esta crisis esté afectando principalmente a los jóvenes porque aquí hay personas muy preparadas o que han tenido un buen trabajo y desafortunadamente ahora están aquí colocando sillas”.

En las proximidades de la Plaza del Arenal, una joven que prefiere no dar su nombre, señala que “yo hago este trabajo porque la Semana Santa me gusta y es otra manera de disfrutarla. Reconozco que es una pena que esta ciudad, con las ventajas que tiene, tenga una tasa de paro tan alta como la que tiene, y personas que han trabajado durante muchos años en sus diferentes sectores, tengan que prestar estos servicios para sobrevivir”.

La lucha por salir hacia delante no está libre de penitencia. Estos voluntarios son un ejemplo  de lucha y esfuerzo por querer cambiar la situación, siempre y cuando los elementos que intervienen en el desarrollo y calidad del empleo hagan algo por mejorarlo. De momento, el Domingo de Resurección el municipio seguirá bordeando los 35.000 desempleados, muchos de ellos jóvenes.

Sobre el autor:

Borja García Tejero

Borja García Tejero

...saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído