captura_de_pantalla_2016-07-03_a_las_11.40.11.png
captura_de_pantalla_2016-07-03_a_las_11.40.11.png

La abstención del 93,75% sitúa al 26J como las generales con menos participación de la historia. Solo 120.000 personas (30.000 más que el 20D) votaron desde el extranjero.

El verdadero pucherazo del 26J (y del 20D) se llama voto rogado. Se trata de un escándalo tolerado y consensuado, pues ninguna fuerza política ha querido acabar realmente con este sistema, impulsado en 2011 por el PSOE, con los votos favorables del PP, el PNV y CiU, para acabar con el fraude de los electores muertos. De hecho, el ministerio del Interior ni siquiera tiene en cuenta los datos del voto exterior, y en su web sigue falseando las cifras y afirmando que ha escrutado el 100% del voto de las elecciones del domingo pasado. Los datos del CERA, provisionales pero completos al 99%, que ha recopilado CTXT en las juntas electorales provinciales, muestran que solo 120.000 personas de las 1.920.000 censadas en el exterior lograron depositar su voto el 26 de junio. Es decir, que la participación del CERA, un censo de una población similar a Barcelona, la segunda ciudad española, sube desde el 4,7% de diciembre hasta el 6,25% de junio. Esto significa que la abstención total del 26J se eleva a 12,23 millones de personas (10,43 millones del censo interior y 1,8 millones del exterior), con lo que el porcentaje definitivo no será del 30,3% como indica Interior, sino del 33,5%.

Estos más de tres puntos sitúan al 26J como las elecciones generales con más abstencionistas de la historia reciente. Desde la llegada de la democracia a España, solo en cuatro ocasiones se había alcanzado un porcentaje parecido de desafección. La lista sigue con diciembre de 2015 (30,3%), marzo de 1979 (31,9%), marzo de 2000 (31,29%) y noviembre de 2011 (31,06%).

La tendencia en cuanto al voto emitido por los emigrantes y expatriados se mantiene estable: Unidos Podemos vuelve a ser el partido más votado, por escaso margen respecto al PP, a falta de conocer los datos de Guipúzcoa, Soria y Ceuta. La confluencia gana la mayoría de circunscripciones, 29, con 35.000 votos, frente a los 33.800 votos del Partido Popular, que se impone en 18 provincias y logra arrebatar Madrid y Murcia a la coalición de izquierda. El PSOE, con 19.500 votos, pierde las 4 provincias en las que ganó el CERA del 20D, incluida Almería, su último reducto andaluz. Los socialistas no logran ser la lista más votada en ninguna provincia, como Ciudadanos, que obtiene 17.900 sufragios, y cierra la tabla. ERC pierde una provincia respecto al 20D y se queda con la victoria en Lleida y Girona.

UP pierde Madrid y Murcia

La discutida coalición Unidos Podemos parece funcionar mejor fuera que dentro del país, ya que logra mantener el 90% de las provincias en las que Podemos fue la lista más votada el 20D. Aunque pierde Madrid por 1.462 votos, situándose el Partido Popular como la fuerza más votada por los emigrantes de la capital, UP logra mantener Barcelona con 3.569 votos frente a los 2.199 de ERC. Y repite como primera fuerza en Baleares, Cádiz, Castellón, Córdoba Cuenca, Girona, Guadalajara, Huesca, Las Palmas, Lleida, Murcia, Segovia, Tarragona, Teruel, Toledo y Valencia (además de, presumiblemente, Guipúzcoa, de la que CTXT solo ha podido obtener los datos de participación).

Podemos pierde Murcia por solo 2 votos ante el PP, que obtiene 672 sufragios. Y logra el ‘sorpasso’ en Almería, donde el PSOE fue el partido más votado el 20D. Allí, UP logra 543 votos, el PSOE 471, el PP 424, y Ciudadanos 230. 

El PP refuerza su hegemonía en provincias como A Coruña (pasa de 1.457 votos a 2.443), Burgos (de 247 a 405), Cantabria (de 365 a 634), La Rioja (204 a 337), León (619 a 859), Lugo (636 a 818), Melilla (de 22 a 44), Navarra (de 343 a 543), Ourense (944 a 1531), Palencia (110 a 169), Pontevedra (1.399 a 2.190), Salamanca (440 a 541) y Zamora (302 a 445). Y muy probablemente, sumará Ceuta y Soria, cuyos resultados CTXT no ha podido comprobar. 

Los populares arrebatan el triunfo en Asturias y Ávila al PSOE, y en Madrid, Murcia y Tenerife a Podemos. En Asturias, el PSOE pasa de ser primera fuerza el 20D a ser ‘sorpassato’ por Unidos Podemos, que se coloca en el segundo puesto. En cambio, en Ávila consigue al menos situarse como la segunda opción más votada.

El PSOE pierde Andalucía

El partido socialista no sale bien parado entre los emigrantes. Al perder Almería en favor de Unidos Podemos (543 frente a 424 votos), pierde Andalucía al completo, no solo en cuanto al voto nacional sino también entre los andaluces que votaron desde el extranjero.

Ciudadanos sigue sin convencer a los residentes en el extranjero, y sigue sin lograr ser la primera fuerza en ninguna provincia. Pero en Madrid vuelve a superar al PSOE convirtiéndose en tercera fuerza, por detrás de PP y Unidos Podemos. Aunque mejora en provincias como Asturias, Ávila, Badajoz, Vizcaya, Burgos, Tenerife, Teruel, Toledo, Valencia, Valladolid, o Zaragoza. Sin embargo es en Zaragoza donde sufre el sorpasso del Partido Popular, que le quita la segunda posición por detrás de la coalición de Unidos Podemos. 

Los datos provisionales han sido extraídos de las Juntas Electorales Provinciales, los partidos políticos y distintos medios de comunicación.

María Navarro / José Luis Marín

Pincha aquí para ver la publicación en su enlace original.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído