Cuentan que la palabra ‘vintage’ proviene del anglo-normando, un término que utilizaban antiguamente las bodegas del país galo para referirse a los vinos de sus mejores cosechas. Fue Inglaterra el primer país que vio nacer una moda que acuñó ese término para referirse a prendas y accesorios con décadas a sus espaldas y que se convertían, en algunos casos, en artículos de culto. Londres, cosmopolita por excelencia, fue la primera ciudad que empezó a acumular tiendas de este estilo y de allí se fueron exportando por toda Europa. En España, curiosamente, esta moda no llegó a Madrid en primer lugar, sino a Granada, aunque es la capital la que actualmente tiene la fama de aglutinar gran cantidad de estos comercios en barrios como Malasaña.

Aterricemos en Jerez. Diego Román Fernández, 50 años, llevaba tiempo en el paro. Todavía joven para trabajar, pero viejo para la gran mayoría de empresarios, no tuvo más remedio que empezar a pensar en el autoempleo como forma de ganarse la vida. Y es entonces cuando surge la idea de montar un negocio diferente, en el que ese público amante de la moda de los años 90, 80, 70 ó 60, cada vez más numeroso en Jerez, pudiera tener un lugar de referencia en la ciudad.

Así nace Al ritmo urban shop, en la calle Santa Rosa, una tienda en la que los devotos de aquellos años pueden encontrar tanto ropa como discos de vinilo, pasando por objetos retro y todo tipo de merchandising de grupos ya clásicos como The Beatles o The Who, de series ochenteras y de películas que han marcado a diferentes generaciones como Star Wars, pero también posters, libros y comics. Además, la modista jerezana Marina López, creadora de la firma ‘Mi ropa vintage’, tiene su espacio en Al ritmo urban shop, con una selección de vestidos inspirados en el mundo hippie y otros fabricados con material reciclado.

“En mis viajes había visto muchas tiendas como esta y pienso que en Jerez ya hacía falta, cada vez más hay un público más alternativo que quizás estaba falto de negocios como este”, señala Diego. Román también piensa que el público ‘friki’ tendrá aquí su lugar de referencia. “Todo el mundo tiene un familiar friki al que llegado un cumpleaños o unos Reyes no se sabe qué comprarle. Aquí seguro que van a encontrarle algo”.

Al ritmo urban shop ha visto la luz en la calle Santa Rosa, en un entorno que ya cuenta con bares, peñas y tiendas más alternativas. Incluso con una galería de arte a escasos 100 metros. Diego piensa que su negocio, en el que también tiene previsto hacer desde exposiciones a desfiles de moda, puede ayudar a crear un pequeño Malasaña en Jerez.

Al ritmo urban shop (calle Santa Rosa, 10), abre de 10 a 14 y de 17 a 20:30 horas. Atiende en los teléfonos 956 003 846 y 601 36 86 58.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído