Lidia Mayolín y Alberto de la Villa son dos jerezanos emprendedores que han fundado Sr. Penwin, una consultoría de expertos en neuromarketing, posicionamento SEO, redes sociales y creación de webs.

Un señor pingüino, engalanado con pajarita y sombrero, merodea por las calles de Jerez desde que dos jóvenes decidiesen emprender una consultoría de Marketing y Publicidad en noviembre de 2016. "Todo esto surge por nuestro descontento laboral", expone Lidia Mayolín, licenciada en Marketing e Investigación de Mercados por la Universidad de Cádiz, que decidió dimitir después de haber trabajado durante un año en una empresa de marketing digital en Málaga, a causa de la precariedad laboral. "Muchas horas y poco sueldo", agrega. El caso de su compañero de abordo, Alberto de la Villa, licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la UCA, es bastante similar. "Terminé mi contrato de becario y me ofrecieron seguir, pero ocurría una cosa, y es que iba a cobrar menos y a trabajar más", relata sobre su paso por una empresa de artes gráficas en Jerez.

Ambos se conocían de pasada. Llegaron a saludarse en varias ocasiones por los pasillos de la universidad, ya que sus padres son los que tienen una estrecha relación de amistad. Fue al término del verano del año pasado cuando las dos familias, al saber de la situación laboral de sus dos hijos, decidieron fomentar un encuentro. Y de ahí, nació un pingüino muy inconformista. "Nuestras opciones eran o irnos a Madrid o Barcelona, o al extranjero, pero me gusta mi ciudad y prefería intentarlo aquí", expresa Alberto, que aceptó desde un primer momento la idea de negocio que le presentó Lidia. Con la intención de fundar una consultoría que recogiese las especialidades de ambos: Marketing y Publicidad, lo primero que tenían que crear era la marca. Procedieron a una técnica habitual de empresa: el brainstorming (tormenta de ideas). "Llenamos una mensa entera de pósit, pero no dimos con nada. Entonces buscamos inspiración por internet y vimos un vídeo muy gracioso y entrañable de pingüinos", relata ella. No obstante, debían asegurarse si utilizar este animal era eficaz para captar clientes.

"Las personas somos más empáticas con cosas humanizadas, entonces lo que hicimos fue estudiar los valores del pingüino en la sociedad, además de varios test. Y la verdad es que gustaba mucho a la gente, llama la atención y el primer contacto siempre es positivo". Lo cuidan todo al detalle, y no es para menos, su trabajo se basa, entre otras cosas, en asesorar a las entidades para vender más y mejor. Por ello, tenían que salir al mercado con una imagen potente; fresca, pero a la vez elegante. Para ambos, el Sr. Penwin, su mascota —y el nombre del proyecto—, simboliza  todo por lo que han pasado para hoy, construir una consultoría desde cero. Incluso se detuvieron en escribir la biografía del pingüino, historia con la que ellos buscaban transmitir su situación de precariedad y de resurgir. De renovarse o morir. 

Comenzaron su aventura junto a un salvavidas llamado CADE. "Les estamos muy agradecidos, te ayudan a elaborar el proyecto y nuestros compañeros también. El CADE te abre puertas", estima Lidia. Y es que una vez instalados en la Cámara de Comercio de Jerez, estrenaron su consultoría con otros emprendedores del centro, como la firma folclórica Cirope de Freza. Alberto también recuerda que uno de los primeros clientes que llegaron fue una empresa de tuppersex. "Querían los típicos bolígrafos de merchandising, donde apareciera el nombre de la entidad. Pero nosotros queríamos darle algo diferente. Busqué y les encontré un bolígrafo con forma de pintalabios. Se llevó 300 unidades, pero al poco tiempo volvió a por 500". Lidia destaca que desde el minuto uno han querido diferenciarse de los trabajos de los demás. "Atrévete a ser diferente y logra distintos resultados", es la carta de presentación de su web. Por ello, apuestan por lo último en marketing: el neuromarketing, la ciencia que estudia el cerebro ante un comportamiento y decisión de compra.
"Un ejemplo de neuromarketing es la estrategia olfativa que desarrollamos con la firma Foodeco, que es nuestro compañero aquí en el CADE. Él se dedica a vender alimentos ecológicos en cajas, entonces pensamos: ¿Qué es lo primero que huele la gente cuando está en el campo? Y dijimos: césped recién cortado. Lo que hicimos entonces fue que cuando la gente abriese su caja, oliera a césped", explica Alberto. "Así creas una experiencia con la marca y con el producto", enlaza Lidia. A ambos les parece esencial importar estrategias que utilizan las grandes marcas para desarrollarlas en la provincia con las PYMES. "Queremos traer la innovación", espeta uno de ellos. Sr. Penwin (señor y pingüino en danés) ofrece un servicio de marketing online —expertos en posicionamiento SEO, redes sociales, diseño web...—, marketing estratégico —branding, asesoramiento, plan de lanzamiento...— y publicidad —imprenta, serigrafía, rotulación, diseño gráfico, merchandising...—. Pero además, está en constante contacto con las asociaciones de empresas como Acoje, Adecosur, Mujeres Empresarias de Cádiz (AMEP) y la Asociación de Jóvenes Empresarios de Cádiz (AJE) y con los estudiantes dando charlas sobre su proyecto, con el objetivo de incentivar el emprendimiento. 

Después de dedicarse en cuerpo y alma a un "bebé empresarial" durante estos últimos nueve meses, ambos hacen un pequeño balance de cómo ha sido su experiencia inicial. "Yo me quedo con las palabras que le oí a otro compañero: Tengo sueño, pero no me cuesta levantarme por las mañanas. Trabajo en lo que me gusta y para mí es muy satisfactorio", resalta Alberto. Lidia comparte sus palabras, pero también incide en esa sensación agridulce de trabajar sin ver beneficios económicos durante un largo tiempo. "Es nuestro, y quiera que no, cualquier cosa que hacemos te satisface, pero esto tiene su parte dura". No obstante, en tan poco tiempo han trabajado con una veintena de empresas de Jerez y la provincia, de todos los sectores: desde hostelería, pasando por medioambiente, hasta juguetería. Para ellos el señor pingüino es su amuleto, como mascota que es, les acompaña a todas las ponencias para que no se quede solo. La gente lo abraza, lo estruja y se hacen hasta selfies con él. Es un gentleman. Y se podría decir que el señor de pajarita y sombrero se ha metido a todos en el bolsillo, que por las calles muchos conocen a la consultoría como "la empresa del pingüino". 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído