Titania, el laboratorio 'made in' Cádiz que trabaja con las principales empresas aeronáuticas

El químico Miguel Ángel Rodríguez comenzó aportando soluciones para Airbus desde un laboratorio de la Universidad de Cádiz y ahora dirige una empresa con 60 empleados

El director general de Titania, Miguel Ángel Rodríguez, junto a una autoclave que comprueba las características de la fibra de carbono.
El director general de Titania, Miguel Ángel Rodríguez, junto a una autoclave que comprueba las características de la fibra de carbono. MANU GARCÍA

Miguel Ángel Rodríguez (Cádiz, 1972) nunca soñó con ser empresario. Lo suyo es la química, y se licenció como tal en la Universidad de Cádiz, primero, para luego pasar una etapa como investigador, concretamente en el laboratorio de ensayos, corrosión y protección (Labcyp) de la UCA. De aquello hace más de una década, y por entonces no imaginaba que terminaría fundando una exitosa empresa, llamada Titania, que daría trabajo a 60 personas, aunque serían más de no ser por el coronavirus. El catedrático Francisco Javier Botana lideraba el grupo de investigación en el que trabajó Rodríguez, que empezó a asumir retos tecnológicos y a solventar problemas a la empresa aeronáutica Airbus.

“Querían renovar sus laboratorios y buscaron la solución en la universidad”, recuerda Rodríguez. “Nosotros como respuesta a eso adaptamos nuestros procedimientos universitarios para trabajar con la industria”, agrega. “Mis inquietudes eran las mismas que las de cualquier químico”, cuenta Miguel Ángel Rodríguez, director general de Titania, una empresa nacida como spin off de la UCA, creada tras cinco años de duro trabajo en el laboratorio de la universidad, donde testaban materiales que la industria aeronáutica adquiría para sus procesos de fabricación.

“Cuando creamos la empresa, el crecimiento fue exponencial”, recuerda Rodríguez, quien reseña que no han dejado de crecer desde entonces gracias a su “agresiva” política de inversiones, ya que dedican el 10% del presupuesto anual a adquirir maquinaria e implementar mejoras. Así han logrado tener más de 60 empleados y ocupar seis naves industriales en el parque tecnológico TecnoBahía de El Puerto, donde empezaron ocupando solo una. “El covid nos ha cogido en nuestro momento más alto de facturación y creación de empleo”, recalca el director general de Titania, quien asegura que están “tratando de mantener el equipo”, formado sobre todo por trabajadores de la provincia. “Nos motiva crear empleo en una provincia como Cádiz”, dice.

Titania se empezó a gestar en los laboratorios de la UCA y ahora trabaja con clientes de 23 países de cuatro continentes

La producción en el sector aeronáutico, durante la pandemia, ha caído un 40%, lo que ha provocado que empresas del sector como Airbus haya anunciado su intención de ejecutar miles de despidos, o que otras como Alestis estén negociando recortes de plantilla. Todo ello afecta a Titania que, de momento, resiste. En los laboratorios que la compañía tiene en Tecnobahía se realizan distintos ensayos de materiales empleados en la industria aeroespacial, sobre todo, pero también naval.

“En nuestros laboratorios de ensayo se determinan las diferentes propiedades de los materiales”, explica Rodríguez. Las propiedades van desde su naturaleza química, pasando por sus propiedades físicas, tecnológicas, microestructurales y de comportamiento durante su uso, como pueden ser la corrosión o diferentes ensayos climáticos. “Hemos conseguido cubrir todos los materiales que se usan en un avión. Esa es parte de nuestro éxito”, reseña el director general de la empresa.

“Ensayamos diferentes materiales”, cuenta Miguel Ángel Rodríguez durante la visita de lavozdelsur.es a las instalaciones, que ocupan unos 2.000 metros cuadrados. Pasando por distintos laboratorios, se pueden ver pruebas con composites, materiales compuestos que refuerzan así sus propiedades. “Hay equipos para ver la composición de los materiales compuestos, que tienen un proceso particular”, desgrana el director de la firma. “Hay que comprobar bien los parámetros físicos. El proceso de curado de esos materiales es muy delicado y lleva muchos controles”, insiste.

Un empleado de Titania, durante un proceso de simulación de transformación de materiales.
Un empleado de Titanita, durante un proceso de simulación de transformación de materiales. Autor: Manu García

En otro laboratorio, donde hay varias cubetas, se simula el proceso de transformación de los materiales. “Hacemos los tratamientos químicos en baños pequeños”, dice Rodríguez. "Con estas muestras realizamos los ensayos y comprobamos si los materiales tienen las propiedades que se les requieren y aguantan cuando se implantan en un avión”. Así, en esta zona se hacen baños de tratamientos superficiales, ensayos de adherencia o se provocan daños en la pintura para comprobar cómo reaccionará ante las inclemencias meteorológicas. En otro laboratorio, el de microscopía, se comprueba la microestructura de los materiales y en el de metales, que su composición química es la correcta.

Titania, cuenta orgulloso su director general, aunque empezó con “un componente muy local”, ahora trabaja con clientes de 23 países distintos de Europa, América, África y Asia. “Un tercio de nuestros ingresos procede de la actividad internacional”, explica. Los laboratorios de la firma están certificados para trabajar con los principales fabricantes aeronáuticos del mundo —Airbus, en Europa; Boeing, en EEUU; Bombardier, en Canadá; y Embraer, en Brasil—. “Para poder trabajar con estas firmas tenemos que estar certificados” reseña Rodríguez, algo que no es nada fácil.

En todo el mundo hay 100 laboratorios que trabajan con estos fabricantes. Titania es el tercer laboratorio en cuanto a cantidad de capacidades para Airbus y el segundo para Bombardier. “Esto explica por qué estamos en 23 países sin ser una multinacional”, señala el director de la firma, que fue el primero laboratorio andaluz y el segundo español en conseguir la acreditación National Aerospace and Defense Contractors Accreditation Program (NadCap), que le permite ahondar en la investigación y ensayo de productos innovadores.

Miguel Ángel Rodríguez, director general de Titania, con una tabla periódica con ilustraciones de los empleados de la compañía.
Miguel Ángel Rodríguez, con ilustraciones de los empleados de Titania al fondo. Autor: Manu García 

“Andalucía tiene una alta concentración de laboratorios de alto nivel”, incide Miguel Ángel Rodríguez, quien recalca que en Sevilla están sus principales competidores, algo que dice con orgullo. Titania, además, recalca que está formada por trabajadores formados en la UCA o en institutos de la provincia de Cádiz, ya que se surten principalmente de licenciados en Química y de estudiantes de Formación Profesional de Industrias de Proceso Químico. “Solo un empleado, el encargado del Reino Unido, no es de aquí”, dice. “Es muy satisfactorio crear empleo en esta provincia”, incide Rodríguez.

“Nuestro trabajo está basado en el conocimiento, por lo que siempre eres capaz de ponerlo en valor. Ahora hay que saber a qué mercado te vas a dirigir, porque la aeronáutica va a estar unos años con muchos problemas, por eso tendremos que ver a quién le interesa lo que hacemos aquí”. “Al dedicarnos a muchas ramas tenemos más oportunidades para reinventarnos”, añade. “Con esta situación puedes lamentarte o buscar soluciones”. Ellos optan por la segunda opción.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído