El 'Oro del Desierto' de Tabernas que se exporta a medio mundo y tiene más de 250 premios

El AOVE de la familia Alonso Barrau, que cumple 25 años apostando por la agricultura ecológica, es un ejemplo, además, de la defensa del medio ambiente y rural

Ezequiel Martínez / Paco Casero

En primer término, la familia Alonso Barrau. Tras ellos, miembros de la Fundación Savia. Autor: CEDIDA
En primer término, la familia Alonso Barrau. Tras ellos, miembros de la Fundación Savia. Autor: CEDIDA

“Durante los últimos 20 años hemos constatado cambios significativos en las condiciones climáticas en el desierto de Tabernas (Almería). Tenemos una media de precipitación menor de 180 mm/año, y una temperatura media en aumento, con veranos más largos y calurosos. Desde 1995 apostamos por la agricultura ecológica. En 2003, en colaboración con la Universidad de Almería, mejoramos el sistema de riego por goteo ahorrando hasta el 35% con respecto al riego convencional. Contamos con una estación climática, sensores y un software para controlar los parámetros y usar el agua eficientemente". Quien así habla es Rafael Alonso Aguilera, gerente de Oro del Desierto, patrono de la Fundación Savia, y artífice de la transformación de un desierto en un vergel. En la finca El Vicario, en Tabernas, dispone de 130 hectáreas de olivar y 36.000 olivos de las variedades picual, hojiblanca, lechín y arbequina.

"Para transformar el monte desértico —agrega Rafael Alonso Aguilera—, construimos paredes de piedra, a modo de represas para retener el agua que baja por las cañadas cuando hay tormentas, con lo que evitamos la erosión y aprovechamos el agua que almacenamos en una balsa de agua transparente en la que hoy nadan patos, pues hemos introducido una alga que oxigena el agua embalsada. En los 80, sembramos 800.000 plantas, matorrales y árboles, de los que han prosperado más de 20.000 árboles y arbustos, no son muchos, pero estoy orgulloso de ver el verdor que producen, y la biodiversidad que generan. Hemos plantado 830 palmeras para resaltar los caminos entre los olivares. La finca y nuestra almazara disponen de instalaciones solares fotovoltaicas que producen más Kwh que los que necesitamos. Somos autosuficientes”. 

En 1978, Rafael Alonso Aguilera (1953) cogió un avión y se plantó en el norte de Francia, cerca de Bélgica y cual Romeo, le pidió a Carmen Barrau Cruz que se fuera con él a vivir a Tabernas. Llevaban años tonteando en vacaciones pero les separaban 2.200 kilómetros. Al año siguiente se casaron. Así empezó la historia de un hombre y una mujer emprendedores, que crearon Oro del Desierto.

Impresionante vista del olivar en Tabernas.
Impresionante vista del olivar en Tabernas.

En 1981, nació Rafa, Y en 1986, Juan José. El hijo mayor, Rafa Alonso Barrau lleva la dirección comercial y la exportación. Y Juan José se encarga del trabajo en la almazara como maestro y jefe de producción. Hoy, el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) ecológico Oro del Desierto se exporta a 33 países de Europa (el último Letonia), EEUU, Canadá, Asia y América. Tienen una cartera de 3.400 clientes. Sus aceites de oliva vírgenes extra ecológicos han cosechado más de 250 premios nacionales e internacionales.

La finca El Vicario, heredada de sus abuelos, ha sido transformada por Rafael Alonso. Son 700 hectáreas en propiedad y más 600 hectáreas en arrendamiento, en el desierto de Tabernas. Dedican 130 hectáreas a olivar, con 36.000 olivos. Tienen 30 caballos asturcones, 200 ovejas segureñas, y gallinas, que abonan y limpian de hierbas el suelo de los olivares. En la finca se utiliza el laboreo de conservación y en la almazara, procesos de molturación, y decantación ecológicos y sostenibles. El alperujo se utiliza junto con hojas de olivo y estiércol para abonar la tierra, y también como biomasa para calefacción. Desde hace años, Rafael y sus hijos desarrollan lo que hoy se conoce como economía circular y economía verde.

Un momento de la visita y al fondo los olivares de 'Oro del Desierto', en Tabernas.
Un momento de la visita y al fondo los olivares de 'Oro del Desierto', en Tabernas.
Oro del desierto es un aceite elaborado con las variedades picual, hojiblanca, lechín, y arbequina, de una calidad suprema. Han empezado ya la recolección para obtener los primeros AOVE verdes de Andalucía. Más que la cantidad, buscan la calidad. Emplean a una quincena de trabajadores y maquinaria vibratoria, y cada trabajador cobra unos 80 euros de jornal. En Los Albardinales, km. 474 de la N-340, en Tabernas, Almería, se halla la almazara, el restaurante con excelentes sugerencias gastronómicas, en las que el AOVE es esencial, y tienda-museo con las piezas y maquinaria de una almazara de la primera mitad del siglo XX, de 1925. Disponen también de alojamientos rurales con encanto, ese encanto que transmite la familia Alonso Barrau, ejemplo de constancia, buen hacer, y de pasión por la tierra y el cultivo y elaboración del AOVE.

La Fundación Savia viene apoyando desde su creación a estas empresas familiares que apuestan por su tierra, por una producción ecológica garante de alimentos sanos y protectora del medio ambiente, y por unas condiciones de trabajo dignas para sus empleados. En esta ocasión, visitamos las instalaciones de Oro del desierto, Francisco Casero, presidente de la Fundación Savia; el secretario general Antonio Aguilera; Salvador Torres y Ezequiel Martínez. La familia de Alonso Barrau es todo un ejemplo de tenacidad y compromiso en la defensa de la producción ecológica y del Medio Ambiente. En Tabernas, Almería, los hijos de Rafael garantizan el relevo generacional, y luchan contra el despoblamiento y contra los efectos del Cambio Climático, pensando en sus hijos y en las futuras generaciones.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído